Imprimir esta página
Jueves, 04 Febrero 2016

El Frente para la Victoria sufrió una fractura en la Cámara de Diputados

Temblor en el partido justicialista. Comandados por el ex funcionario kirchnerista Diego Bossio y el salteño Urtubey, quince legisladores formaron una bancada aparte.

El Frente para la Victoria sufrió ayer el alejamiento de 15 diputados que junto a otros tres conformarán el nuevo bloque Justicialista, que se propone ejercer una oposición más amigable al gobierno de Mauricio Macri y realizar "un aporte a la gobernabilidad nacional".

De esta manera, la bancada que conduce Héctor Recalde continuará siendo la primera minoría de la Cámara de Diputados, con 80 integrantes, aunque el interbloque oficialista, Cambiemos, que conforman la UCR, el PRO y la Coalición Cívica-ARI, lo superará, con 88 bancas.

La fractura fue motorizada por el ex funcionario kirchnerista Diego Bossio y los salteños que responden al gobernador Juan Manuel Urtubey, quien de esta manera volvió a jugar fuerte contra el Frente para la Victoria y la ex presidenta Cristina Kirchner.

Recalde admitió la salida de "una docena" de diputados, que a su criterio "están equivocados" y sostuvo que la bancada que conduce sigue siendo la primera minoría del cuerpo.

En la puerta de la sede del Partido Justicialista, donde tenía previsto participar de la reunión del consejo nacional partidario y tras encabezar la reunión del bloque, Recalde señaló que el nuevo bloque Justicialista, "no debilita" al Frente para la Victoria-PJ, que a su criterio sigue constituyendo, con 80 diputados, la primera minoría de la Cámara baja.

El nuevo bloque Justicialista estará conformado por 18 miembros: los bonaerenses Bossio, Alberto Roberti y Oscar Romero; los correntinos Carlos Rubín y Oscar Macías; los salteños Evita Isa, Pablo Kosiner y Javier David; el catamarqueño Néstor Tomassi; los jujeños Guillermo Snopek y Héctor Tentor; el mendocino Rubén Miranda; los riojanos Luis Beder Herrera y Teresita Madera; el chaqueño Gustavo Martínez Campos y la rionegrina María Emilia Soria.

A estos 15 diputados que se fueron del Frente para la Victoria-PJ (que de esta manera se reduce de 95 a 80 bancas) se suman el peronista Alberto Roberti y los pampeanos Oscar Ziliotto y Gustavo Fernández Mendía, con lo cual el nuevo bloque Justicialista sumará 18 bancas.

Acuerdo. La conformación de este nuevo bloque se acordó durante un encuentro en el Sindicato de Peones de Taxis, ubicado en el barrio porteño de Boedo, mientras el bloque del Frente para la Victoria celebraba su reunión en el Congreso.

Con esta ruptura, Urtubey vuelve a mostrarse como la cara más visible del peronismo más conciliador con Macri y con el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, con quienes se encontrará el próximo fin de semana en Jujuy, por los carnavales de Purmamarca.

"Es nuestro deber llevar adelante una oposición responsable desde el espacio político institucional que se nos ha confiado en el Congreso nacional", señaló la nueva bancada opositora en un comunicado que distribuyeron a la prensa tras su reunión.

Señalaron, al respecto, que se opondrán "con todas las fuerzas" y serán "implacables ante proyectos o medidas" que consideren "contrarias al bien común y a los intereses nacionales, o cuando a través de ellas se quiera menoscabar la justicia social, la dignidad del trabajo y los derechos de todos los trabajadores".

"Le hacen el juego a Macri"

La diputada nacional del Frente para la Victoria (FpV) Juliana Di Tullio aseguró ayer que los 15 legisladores que abandonaron el bloque de esa fuerza "le van a dar el número necesario al presidente en esta Cámara para que haga lo que quiera".
A su vez, Di Tullio apuntó contra el diputado Diego Bossio y atribuyó su decisión de separarse del bloque del FpV a "mezquindades personales", al tiempo que agregó: "Le hace el juego político al ajuste, a la desocupación, a la hiperinflación".
Di Tullio calificó como "una mala noticia para el pueblo argentino" la decisión de los legisladores y "una pésima lectura política".
Pero puntualmente cargó contra Bossio al advertir que el ex funcionario K "no" escuchó a la ex presidenta Cristina Fernández cuando pidió que "dejemos las mezquindades de lado para salir todos adelante".
"No me parece bueno para quienes representamos el 49% que no votó a este gobierno. Nos preocupa mucho porque hay una inflación enorme, despidos masivos, gobiernos por decretazo, y la gente nos pide en la calle que los representemos", dijo Di Tullio.
"Los que se van sin que los echen vuelven sin que los llamen", sostuvo Di Tullio y agregó que en el ahora reducido bloque del Frente para la Victoria-PJ "no hay ninguna autocrítica" porque sus integrantes no tienen "ni idea de por qué se fueron" los diputados que ahora conforman el nuevo bloque Justicialista.
Tras la reunión del FpV, el ex ministro de Planificación Julio De Vido afirmó que "es un grave error lo que han hecho estos compañeros de armar un bloque aparte que los constituye en funcionales al macrismo oficialista gobernante".
La reunión del FpV tuvo varios protagonistas K ya que no sólo estuvo Máximo Kirchner, diputado por Santa Cruz, sino también el ex secretario Legal y Técnico, Carlos Zannini, y el ex jefe de la agencia de inteligencia, Oscar Parrilli y el legislador Carlos Kunkel.

Razones de un sonoro portazo

El grupo de diputados nacionales del constituido bloque Justicialista argumentó ayer que abandonó el espacio del Frente para la Victoria para ser "una oposición responsable" e instó a los peronistas a "reconocer errores" y "reencontrarse".
"Seguiremos defendiendo los logros de la etapa que pasó, ello es parte de nuestro compromiso con todos los argentinos. Pero también es sumamente necesario reconocer errores, corregirlos y avanzar", aseguró.
En un comunicado, anunció la decisión de abandonar el Frente para la Victoria y afirmó que elevarán "a consideración de todas las fuerzas políticas los diferentes proyectos de nuestros diputados, siempre orientados desde nuestra óptica justicialista".
"Los peronistas debemos reflexionar juntos, escucharnos y reencontrarnos; pero siempre respetando la representatividad y legitimidad que nos han dado los votos, siendo la opinión de cada uno de los compañeros de banca igual de importante que la del otro", manifestó el flamante bloque justicialista.
En tanto, confirmó su rol "opositor a nivel nacional" y aseguró que "nos opondremos con todas nuestras fuerzas y seremos implacables ante proyectos o medidas que consideremos contrarias al bien común y a los intereses nacionales, o cuando a través de ellas se quiera menoscabar la justicia social, la dignidad del trabajo y los derechos de todos los trabajadores".
En otro orden, el nuevo bloque afirmó que acompañarán "a todos los gobernadores justicialistas y junto a ellos garantizaremos la gobernabilidad de cada una de las provincias gobernadas por nuestro partido, realizando así, nuestro aporte a la gobernabilidad nacional".
"Muchas veces hemos caído y otras tantas nos hemos levantado. Estamos convencidos de que lo volveremos a hacer", dijeron y agregagaron que buscan generar "una propuesta superadora al proyecto del ejecutivo actual".

 

Fuente: La Capital