Imprimir esta página
Lunes, 14 Diciembre 2015

Una Leona para defender al Frente

La militante radical que finalmente se quedó con la conducción del cuerpo cuestionó que su contendiente no votara el Presupuesto, y lo consideró "un indicador" de un posible quiebre legislativo en el Frente Progresista Cívico y Social.

Para la flamante presidenta del Concejo Daniela León, que la concejala María Eugenia Schmuck no haya votado a favor del presupuesto municipal "es un indicador" de un posible quiebre dentro del armado legislativo local del Frente Progresista Cívico y Social. Pero en un intento componedor, la edila radical adelantó que trabajará "para achicar esa supuesta brecha" que se abrió con su correligionaria y derrotada en la disputa por el cargo máximo del Palacio Vasallo. De todos modos, en diálogo con Rosario/12, le recordó una y otra vez su falta de apoyo al cálculo de recursos y erogaciones del Ejecutivo.

--¿Cuál será la impronta de su gestión en la presidencia?

--Una gestión de mucho diálogo, el norte va a ser puesto en el diálogo, es un Concejo con muchos bloques, con una gran diversificación de bloques, pero además con una pluralidad muy importante, con nuevas fuerzas políticas que se incorporan por primera vez al cuerpo legislativo. Como presidenta del Concejo, muchísimo trabajo puesto en la posibilidad de lograr el consenso para los grandes temas que se vienen para la ciudad y desde el punto de vista institucional, mostrar toda la gestión y el trabajo que importa un cuerpo legislativo de la segunda ciudad más importante del país. Así que hacer reuniones permanentemente con los secretarios ejecutivos de todas las áreas, visitar todos los hospitales en el área de la Salud, retomar las sesiones en los distritos municipales, generar tecnología de punta, abrir nuevos canales de comunicación como son las webs y las redes sociales, que achican la brecha entre la sociedad y quiénes hacemos la política.

--¿Hubiera preferido ser elegida de otra manera, con todos los votos frentistas?

--Yo creo que el proceso fue absolutamente impecable desde el punto de vista de las reglas de juego de la democracia. Mejor no hubiera podido ser. Honestamente, cuando uno pertenece a un espacio político y pretende imponer su idea y no lo logra, porque otra idea prospera y obtiene la mayoría, uno se somete a la decisión de la mayoría. En nuestro caso, a la mayoría del interbloque del Frente Progresista que se expidió sobre mi nombre. Respecto de los votos obtenidos, fue una muestra de madurez política porque hemos obtenido los votos de la mayoría del Frente, los votos del PRO y de la mayoría del Frente Para la Victoria. Es decir, las tres fuerzas políticas más importantes del país y de la ciudad de Rosario reconocieron en la banca de la presidencia al Frente Progresista como la primera fuerza de la ciudad, luego en el segundo cargo de autoridad al PRO y luego a Ciudad Futura. El proceso fue impecable, un reconocimiento no a las personas, sino a la distribución y al lugar que ocupa cada fuerza política en la ciudad. Y quiénes quisieron llegar a la presidencia aún por afuera de las decisiones de la mayoría evidentemente lo hicieron en el marco de decisiones personales.

--¿La postura que tomó María Eugenia Schmuck y compañía puede provocar que el Frente se parta en dos en el Concejo?

--Habría que preguntárselo a María Eugenia, que no hayan votado el presupuesto del Frente Progresista para gobernar la ciudad es un indicador, pero luego al otro día solicitaron ellos mismos más participación en las comisiones y quien habla hizo todo el esfuerzo para que logren tener las comisiones que nos habían solicitado. Es decir, yo voy a trabajar para achicar esa supuesta brecha que a lo mejor se abrió entre María Eugenia y yo. Insisto, uno no tiene que poner la institucionalidad por encima de las cuestiones personales, pero yo voy a trabajar desde la institucionalidad para que ella se sienta contenida y sea una concejala igual a todos los concejales que están en el cuerpo, si es que ella siente alguna situación de desigualdad.

--¿Hay margen para una recuperación, para alcanzar un único bloque frentista?

--Yo no lo veo difícil, para nada. Si uno tiene la pertenencia política al espacio que representa, una elección no puede romper toda una trayectoria y todo un esquema de trabajo.

--¿Schmuck tiene rasgos no oficialistas?

--(Silencio) Mirá, honestamente ha venido este año acompañando los Mensajes del oficialismo, no ha votado la herramienta más importante de la ciudad, que es el presupuesto. No sé qué significa rasgos oficialistas, pero ha aportado a la gobernabilidad, lástima que no votó el presupuesto.

--El PRO fue vital para que el Frente obtenga el presupuesto y revalúo, ¿es la llegada, al menos al Concejo, del frente Cambiemos?

--Cambiemos es un espacio nuevo, político, a nivel nacional que aún no ha derramado en la provincia, no se ha institucionalizado, veremos a futuro cual es la decisión del radicalismo a nivel provincial. Esas son decisiones que se toman en el seno del partido, la verdad que no me animaría... Nunca el radicalismo en un cuerpo legislativo va a generar un espacio que no está consolidado en el partido.

--¿Particularmente, se siente más frentista que parte de Cambiemos?

--En realidad yo soy radical y siempre he sido muy orgánica de las decisiones de mi partido, en la provincia de Santa Fe el partido ha ratificado al Frente Progresista Cívico y Social. Hacia el futuro daremos la discusión en el partido sobre qué esquema político elige la UCR para seguir en el trabajo.