Rosario, Martes 20 Noviembre 2018
Lunes, 29 Octubre 2018

Ruidos y ruiditos santafesinos

Escrito por 

La política preelectoral santafesina repite, casi de memoria, todos los tics.

La política preelectoral santafesina repite, casi de memoria, todos los tics. Un gobernador que no quiere ser pato rengo, algunos diputados que quieren modificar el sistema de boleta única y otras cuestiones paralelas y, muchos, pero muchos, rumores que no son otra cosa que sueños inconclusos.

Miguel Lifschitz se dio cuenta de que le quieren armar un castillo a sus espaldas, intentando modificar algunas normas e intentando germinar otras. Como adelantó el jueves pasado LaCapital en esta columna, circula en los aledaños de la Legislatura —que ni siquiera tiene cafeterías al paso— la idea de algunos de incorporar un sistema de doble vuelta (ballottage) y de hacer posible que una misma lista de candidatos a diputado pueda ser "añadida" a un solo postulante a gobernador.

Ejemplo: si en las primarias de cualquier frente hay más de un candidato a gobernador, podría haber una misma nómina para todos.

Esa lucubración (con diferente formato) ya circuló en varias estaciones preelectorales. En 2012, incluso, el entonces diputado (y hoy también) Santiago Mascheroni presentó un proyecto para que en vez de cinco categorías separadas haya tres, pegando al candidato a gobernador con los diputados en una misma boleta, y haciendo lo propio con intendentes y concejales".

El viernes, mientras el atardecer se hacía presente, Lifschitz admitió que "hay unos pícaros dando vueltas en la Legislatura, tratando de cambiar las reglas de juego. Y siempre es sospechoso cuando eso sucede a pocos meses de una elección".

Cuando se le pidió identificación partidaria de los "pícaros", el gobernador habló de radicales, peronistas, macristas e, incluso, socialistas. "No se dan cuenta de que el horno no está para bollos, la sociedad ni quiere hablar ni escuchar de elecciones y estos andan con esas picardías", se le escuchó decir al rosarino, mientras regresaba de una inauguración.

Antes de que firme el decreto de convocatoria a elecciones (que sucedería en diciembre), Lifschitz monitorea el posicionamiento de precandidatos a intendente de Rosario (muchos más que los que, de verdad, quieren ser intendente). "Todos los que se nombran son buenos. Estoy tranquilo en ese sentido", revela.

Lo que no le dio tanta tranquilidad fue la reunión en el Cemupro porteño (think thank socialista) con Sergio Massa, evento al que concurrió para no desairar a Antonio Bonfatti. Al margen de la tonelada de especulaciones que hacen los medios porteños, cualquier alineamiento de los socialistas con el panperonismo ni siquiera está en pañales.

El titular de la Casa Gris no desalienta a ningún dirigente que se quiera presentar como precandidato a gobernador. "Hay conversaciones con todos los partidos del Frente Progresista, es bueno que no todo se canalice en un solo postulante", le escucharon decir a Lifschitz, quien cree que lo mejor es "contener" a todos los sectores. En verdad, la táctica del gobernador es similar a la que empleó con la reforma constitucional: llevar todo hasta el límite para mantenerse arriba del caballo. "No nos conviene ni a Antonio ni a nosotros lanzar la candidatura a gobernador. Además, hay tiempo", argumentan en la Gobernación.

Un rumor recorre el ombligo de la política santafesina. Dicen las lenguas bífidas que habría un ofrecimiento para que José Corral vuelva a su lugar de origen y se presente por tercera vez como candidato a intendente de Santa Fe. Y que, si es así, el periodista Emilio Jaton, se correría de esa candidatura. Lifschitz está al tanto de esa versión, pero niega haberle hecho semejante propuesta a Corral. "Si quiere volver, no lo voy a vetar. Pero me parece que ya se decidió a ir con el macrismo", toma distancia el ex intendente rosarino.

En la vereda de Cambiemos, los pasos se van acelerando. El diputado provincial Federico Angelini ya avisó en Buenos Aires que tiene intenciones de presentarse como candidato a gobernador y, de hecho, se mostró junto al presidente de la Nación en su última visita relámpago a Rosario. En ese andarivel de Cambiemos, el diputado nacional Lucas Incicco también quiere jugar la carrera a gobernador. Habrá que ver cómo termina de diagramarse la primaria macrista, atento a que no sería muy aceptable que la UCR vaya por un lado y el PRO por el otro.

En el peronismo, Omar Perotti ganó tiempo respecto al resto, camina la provincia desde principios de año y anudó compromisos y vínculos con intendentes y presidentes comunales. "Se trata de escuchar a todos, no de andar haciendo campaña. No hay que vestirse de Papa Noel cuando no es Navidad", suelta el rafaelino, quien tendrá una estrategia amplia con el peronismo rosarino.

No hay que ser demasiado perspicaz para saber que Perotti está buscando una candidata a vicegobernadora rosarina y peronista. Todo el physique du role encaja en Alejandra Rodenas, algo que el senador nacional no descarta, pero tampoco anuncia. Si el ajuar peronista se mantiene en su sitio, las primarias serán muy atractivas y convocantes.

Más, si es de la partida María Eugenia Bielsa, quien será apoyada, además, por sectores externos al PJ, como Nuevo Encuentro, de Martín Sabbatella. Dicen que mantuvo reuniones "con peronistas, radicales, gente del Movimiento Evita, de Ciudad Futura, del partido de Carlos del Frade".

Si el lector se toma el trabajo de auscultar nombre por nombre, partido por partido, llegará a la conclusión de que no hay ninguna sorpresa ni cara nueva en la política santafesina. Quedan tres meses y medio de roscas infinitas, de operaciones cruzadas y de toneladas de carne podrida, intentando ser vendidas a algunos compradores trémulos

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}