Rosario, Viernes 21 Septiembre 2018
Lunes, 10 Septiembre 2018

Después de la tormenta

Escrito por 

Claves. La política santafesina también depende de cómo le vaya al gobierno nacional. Los aprontes en Cambiemos y la confirmación de que el radicalismo busca un candidato propio en el Frente Progresista.

Buena parte de lo que ocurra electoralmente en la provincia de Santa Fe en el 2019 tendrá que ver con cómo le vaya al gobierno nacional.

La situación económica, en caída libre desde hace algunos meses, reconfiguró el escenario político santafesino, al menos desde los ánimos. Se animan ahora los peronistas y los integrantes del Frente Progresista a intentar remontar la cuesta que dejaron los resultados del 22 de octubre de 2017.

A la salida de esa convocatoria electoral, poco había para esperanzarse en el antimacrismo: Cambiemos había ganado las elecciones a diputado nacional con un candidato desconocido. Es más, en el campamento amarillo se comenta como una gracia el comentario que le hizo Mauricio Macri a Albor Cantard, cuando llegó a la provincia luego de las elecciones, y vio al entonces legislador electo: "Acá está el candidato anónimo".

Toda esa situación creada a partir de la victoria comenzó a esparcirse con la caída vertiginosa de Macri en las encuestas. Ya no alcanza con la marca. Además, habrá que tener candidatos conocidos y con alguna experiencia de gestión, porque lo que se elegirá en 2019 serán cargos ejecutivos, entre una maraña de listas legislativas.

Próxima estación

La clave para el macrismo, aquí, allá y en todas partes, será traspasar la primavera y el verano. "Llegar a marzo, significará para Macri haber mantenido la gobernabilidad", dice con buena lupa un gobernador opositor. Frente a la neblinosa actualidad de la oposición, que no permite trazar perspectivas demasiado optimistas, alcanzar la gobernabilidad significaría para Macri quedar a un tris de la reelección. Pero para eso falta mucho.

Cambiemos tiene en José Corral al más lanzado de sus potenciales candidatos. El intendente de Santa Fe salió a defender todas y cada una de las iniciativas de Macri, incluso el Fondo Sojero, que es como una patada al hígado para la provincia y sus municipios. Corral también señaló que la devaluación era positiva para la provincia, se supone que por los valores de la producción agropecuaria.

"Con la defensa que hace de Macri, incluso en contra de la provincia, ya se ganó la candidatura", chicanean desde adentro mismo de Cambiemos. Antes de todo, el grupo de pertenencia de la universidad, que arropa a Corral y a Mario Barletta, deberá definir ese cuadro de tensión antes de que salgan a la cancha los candidatos.

En Rosario, el PRO se apronta a poder tener en cancha otros postulantes, listos para ir a una competencia interna. Federico Angelini evalúa anunciar públicamente una candidatura a gobernador, y lo propio sucede con el diputado nacional Lucas Inccico, quien en las últimas horas estuvo de reunión en reunión con Daniel Angelici, previo a la conformación de la lista para el Consejo de la Magistratura.

Antes del temblor económico, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, comentó en la capital de la provincia que el deseo del gobierno para las elecciones en Santa Fe era alcanzar consenso para una lista única, y que si eso no ocurría debería tenerse en cuenta la posibilidad de no ir a una competencia entre el PRO y la UCR, sino tener listas mezcladas entre candidatos de los dos partidos.

Debe decirse: todos los movimientos internos y la posterior búsqueda de votos en la sociedad correrá con una indiferencia mayúscula. La extensión de la recesión hasta bien entrado el 2019, se complementará con la campaña electoral santafesina. No será fácil salir a pedir el sufragio.

En el peronismo santafesino falta saber cómo quedarán conformados los sectores que pretenden ir a las urnas. O, más bien, cuántos nombres se presentarán a las primarias. Sólo en el kirchnerismo aparecen Marcos Cleri, Leandro Busatto y María de los Angeles Sacnun. Omar Perotti seguirá las recorridas por la provincia, pero deberá darles señales a los sectores del peronismo que están esperando definiciones. Léase los senadores. Se sabrá dentro de poco tiempo si María Eugenia Bielsa será o no candidata.

Ese esquema de preservación que adoptó el PJ santafesino en 2015 y en 2017 deberá mantenerse si es que quiere recuperar la Gobernación. Para eso, también habrá que seguir las alternativas nacionales respecto a la posible unidad entre kirchneristas y no kirchneristas. Por estas horas, ya casi nadie habla de una posible entente con el socialismo. Mucho más desde que el gobernador Miguel Lifschitz culpó al PJ por el fracaso de la reforma constitucional.

En el Frente Progresista, Antonio Bonfatti se tomará un tiempo antes de aceptar la candidatura a la Gobernación. Las primarias en los otros frentes, obligará al oficialismo a tener su propia interna. Se buscan candidatos radicales. Se adelantó en esta columna que el ministro de Seguridad, Maximiliano Pullaro, podría ser de la partida, algo que blanqueó esta semana el diputado Jorge Henn.

Una candidatura radical, sumada a la caída del macrismo en las encuestas, como consecuencia de la política económica, podría asegurarle al Frente Progresista más masa crítica de boina blanca. "Tenemos que lograr atraer el voto de los que se fueron a Cambiemos. Y para eso debemos mantener en nuestro sector la mayor cantidad de radicales", dijo Lifschitz, cuando parecía que nadie lo escuchaba. Obviamente, las chances de Pullaro dependerán de la calidad de gestión en Seguridad. Una parada dificilísima.

Aunque el próximo hit de la clase política santafesina dirá que no se debe hablar de candidaturas en tiempos en que apremia el bolsillo, por debajo de la superficie comienzan las negociaciones.

Que serán infinitas.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}