Rosario, Martes 21 Noviembre 2017
Martes, 03 Enero 2017

El 2017, con una urna en la cabeza

Escrito por 

Termina un año olvidable en casi todos los planos. Los meses que vienen serán definitorios para el futuro político en general. Las elecciones a diputado, un plebiscito nacional para Macri.

El 2017 será otra historia para la política. El gobierno nacional y el Ejecutivo santafesino deberán revalidarse en las urnas a todo o nada. Y nada será igual.

El año entrante tendrá una urna en la cabeza, aunque no se definan cargos ejecutivos. Las primeras elecciones de mitad de mandato para Mauricio Macri será claves para comenzar a aprehender desde lo empírico si la experiencia Cambiemos en lo más alto de la cúspide del poder tendrá un bonus extra, más allá de los cuatro años de gestión, o si será sólo un intermezzo entre dos gobiernos peronistas.

En el 2017 el gobierno nacional deberá demostrar que esta vez una gestión no peronista no se circunscribirá a hacer el trabajo sucio habitual, aplicando ajustes, políticas monetarias refractarias y poniendo en crisis a la economía, al fin con un efecto boomerang de lo previsto en campaña.

El cuadro habitual con dibujo de péndulo de las últimas décadas pareció casi calcado, como sístole y diástole. A los gobiernos peronistas que queman las naves aplicando políticas populistas que mejoran el consumo de los habitantes, escalando índices inflacionarios, le han seguido gestiones que sólo parecieron destinadas a pagar las fiestas. El final es conocido: el peronismo siempre vuelve.

La caja y el déficit fiscal

No se conocen demasiados antecedentes de gobiernos que hayan ganado sus elecciones inaugurales de mitad de mandato levantando las banderas del ajuste o poniendo como objetivo exclusivo la eliminación del déficit fiscal. Por eso, hay que tomar con pinzas lo que brota de los labios del presidente día a día. Macri tiene que ganar las elecciones de octubre del año en ciernes para que el fantasma de la ingobernabilidad no le empiece a acariciar la piel.

A la par de la gestión cotidiana, del manejo de la burocracia y de los powerpoints de la economía, el gobierno deberá comenzar a meter las manos en la masa de la política. Y, se sabe, no hay forma de cantar victoria sin triunfos en los grandes distritos: provincia de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba, Capital Federal y Mendoza. El resto es el resto.

En el distrito gobernado por María Eugenia Vidal, la chica de la tapa del anuario 2016, el macrismo debe apostar más sus fichas a dividir a la oposición peronista que a elucubrar en el aquí y ahora una candidatura potente.

Para dividir a la escuadra del PJ, necesariamente Cristina Kirchner tendrá que jugar los boletos electorales. Y no hay nada que asegure esa opción. No es menor el interrogante que por estas horas aparece en los campamentos políticos: ¿estará presa o libre como una mariposa? Nadie puede asegurar una respuesta 100 por ciento verosímil.

La gran carta de Cambiemos es Vidal, pero no será candidata. De todos modos, es difícil que un lazarillo electoral de la gobernadora pierda los comicios si ella tiene, como se dice, índices de imagen positiva cercanos al 65 por ciento. La experiencia santafesina es fructífera en ejemplos. El más cercano es el de Hermes Binner, quien hizo gobernador a Antonio Bonfatti pese a que en el arranque de la interna contra Rubén Giustiniani, el entonces ministro de Gobierno tenía el 6 por ciento de intención de voto. La historia, incluso, podría ir más atrás en los ejemplos comparativos.

Si se presentan Cristina, el massismo y alguna otra variante peronista, esa dispersión favorecerá las chances de Cambiemos. Si el peronismo encuentra una fórmula unificadora, con elección de un sólo alfil en las primarias de agosto, la historia podría ser diferente. O no.

Siempre, y 2017 no será la excepción, las primeras elecciones legislativas de un nuevo gobierno son plebiscitarias de la gestión presidencial. Y esta vez no será diferente. En 1985, la campaña de la UCR sólo mostraba a Raúl Alfonsín con las manos casi pegadas. El eslogan era: "No le ate las manos".

Lo importante en este tipo de comicios es que los primeros candidatos de las listas legislativas no espanten votos. La fórmula no escrita del oficialismo a lo largo y ancho del territorio será "Macri sí, Macri no". Así planteado, lo que definirá el resultado de los comicios será, como siempre, el resultado de la política económica.

En Santa Fe, el macrismo tiene un problema y un montón de dilemas. El histórico recolector de votos, Miguel Del Sel, no será candidato. Aunque muchos ningunean sus atributos, no hay en escena quién pueda arrimarse a los casi 600 mil votos que cosechó en 2015. A la vez, Cambiemos deberá modificar su clientela electoral, porque Del Sel penetraba en barriadas pobres y de clase media baja, algo que no sucederá con quién finalmente resulte el primer candidato a diputado nacional.

La decisión de Lifschitz de unificar las elecciones tuvo sentido común: fuera del microcosmos de la política santafesina, a nadie le interesaría una campaña electoral desde el mes de febrero. Pero, además, evitar el desdoblamiento les vino como anillo al dedo a los partidos políticos. Nadie, salvo el kirchnerismo con Agustín Rossi, tiene definidas las candidaturas. En el peronismo no kirchnerista provincial todo está por hacerse.

Al margen de la parada legislativa, en Rosario las elecciones a concejal mostrarán el lugar en que está parado cada frente de cara al 2019. Lo mejor que podría pasarle al socialismo es que se repita el escenario abanicado de 2013, con muchas listas opositoras compitiendo entre sí. Miguel Cappiello ganó entonces con casi el 28 por ciento de los votos.

Para el PRO será a todo o nada: para pensar en gobernar la Municipalidad tendrá que triunfar en la intermedia. El peronismo rosarino no gana desde hace demasiado tiempo y, ahora, afronta una realidad nacional diferente a la de los últimos 12 años.

Se termina el 2016, un año olvidable en casi todos los planos. El 2017 escribirá otra historia, repleta de subtextos, campañas y volatilidades. Tendrá una enorme urna en la cabeza.

Fuente: La Capital 

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}