Rosario, Sábado 18 Noviembre 2017
Jueves, 21 Junio 2012

Cosecharás tu siembra

Escrito por 

Segundos afuera. El conflicto entre el gobierno nacional y Hugo Moyano (léase el moyanismo) tuvo su primer choque explícito y las semanas por venir dirán si esta batalla será el desencadenante de una guerra cruenta.
  El crecimiento de la pelea, sus antecedentes y desenlace, exponen con claridad las diferencias entre Néstor Kirchner y Cristina Fernández a la hora de los posicionamientos con el peronismo clásico que encarna en la CGT. Néstor ungió a Moyano como su preferido desde aquella vez en que el camionero desarticuló la conducción tripartita de la CGT (los otros secretarios generales eran Susana Rueda y José Luis Lingeri) con explicito guiño kirchnerista. Desde ahí, Moyano fue plenamente funcional al gobierno.
  El jefe de la CGT le garantizó a Néstor un tránsito despejado por la Presidencia de la Nación, a tal punto que la alianza quedó estampada en la mismísima conducción del justicialismo: Moyano fue impuesto como vicepresidente segundo del PJ nacional y como presidente del PJ bonaerense. Nadie hace eso con un enemigo.
  Moyano garantizó al gobierno el control de la calle y la moderación sindical pero, además, se convirtió en alfil del poder al bloquear las plantas de Clarín y La Nación (los enemigos preferidos de Balcarce 50). Hasta acuñó la frase de cabecera de todo el kirchnerismo explícito: “Clarín miente”. Pero Moyano es un hueso durísimo de roer.
  Cristina desarmó el acuerdo con Moyano tras aquel cruce público que mantuvieron el 17 de octubre de 2010 en cancha de River. Pocos días después, Hugo y Néstor mantuvieron una discusión telefónica por el armado del PJ. Horas después, Kirchner falleció.
  La presidenta terminó de desmontar la alianza con Moyano, dejó de invitarlo a los actos oficiales, lo chicaneó en público y les prohibió a sus ministros cualquier contacto oficial. El “vamos por todo” que vocea la jefa del Estado irremediablemente tiene en su horizonte a la actual conducción de la CGT, la misma que pretende seguir en funciones.
  Cristina sabe que Moyano es uno de los dirigentes con mayor imagen negativa en la clase media. Y va por él. Moyano necesita diferenciarse del gobierno en su pelea contra los Gordos. En el medio, aparecen sombras en la marcha de la economía que se esparcen sobre salarios y paritarias dándole un contexto diferente a la batalla. Una auténtica pelea de pesos pesado, con la Marcha Peronista sonando a volumen alto.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}