Rosario, Martes 21 Noviembre 2017
Lunes, 18 Enero 2016

Entre dislates y culpas ajenas

Escrito por 

Claves. La secuencia de la fuga y recaptura de los condenados por el triple crimen demostró alto grado de amateurismo en materia de seguridad. Papelones que, al fin, derivaron en tensión política. El gobierno nacional busca su destino

El período que medió entre la fuga y captura discontinuada de los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci volvió a mostrar la eterna pasión nacional por el dislate.

En el término de 15 días, los tres condenados por el triple crimen que se escaparon de una cárcel de "máxima seguridad" con un revólver de juguete mantuvieron en vilo al país, atravesaron con naturalidad rutas y retenes, balearon gendarmes, estuvieron unas horas en la capital santafesina y, al fin, desencadenaron por vía indirecta un conflicto político interprovincial.

Afortunadamente para el gobierno de Santa Fe, y para la provincia toda, dos de los tres delincuentes fueron atrapados en un arrozal de Cayastá.

Si lograban permanecer prófugos y escabullirse hasta traspasar las fronteras, todas las miradas y las voces inquisitorias de los gobiernos nacional y bonaerense habrían caído sobre la Casa Gris y la policía santafesina, como pareció comenzar a esbozarse por medio de operaciones políticas y mediáticas que quedaron reflejadas en los principales medios nacionales.

Ese juego absurdo de seguir manteniendo encendida la brasa una vez que todo había pasado derivó en un intenso cruce de acusaciones que cargó de tensiones innecesarias la relación entre los tres Estados. Lo que debería haber sido un momento de profunda autocrítica por la ausencia de coordinación entre las fuerzas federales y provinciales, resuelto entre cuatro paredes, se transformó en un Don Pirulero, en el que cada sector atendió su juego, pero de manera pésima.

Leña al fuego. Como un aporte más al descalabro declarativo, apareció en escena Elisa Carrió denunciando que la policía santafesina retuvo de manera ilegal durante dos días a Cristian Lanatta y Schillaci, merced a una operación montada por el ex gobernador Antonio Bonfatti, a quien vinculó con el rey de la efedrina, Mario Segovia. La misma Lilita que hace menos de dos años consideró que Bonfatti era el mejor gobernador que tenía la Argentina.

Cuando pase el temblor, y de manera urgente, Nación y provincia de Santa Fe deberán cerrar las heridas, protocolizar las tareas en conjunto y trabajar con seriedad en el tema que más preocupa a los ciudadanos: la seguridad.

Esa visión casi naif con la que asumió el gobierno de Cambiemos en materia de seguridad chocó de inmediato con la realidad. A tal punto que el propio presidente de la Nación le dijo a LaCapital la semana pasada, durante una entrevista en Olivos, que "todo el sistema está podrido". Habrá que esperar para saber si Mauricio Macri y la gobernadora María Eugenia Vidal recurren a las purgas masivas en las fuerzas de seguridad —algo que no dio mucho rédito, como reconoció el propio Macri en esa charla— o si hay sobre la arena algunas iniciativas novedosas.

Curiosamente, los sinsabores para el flamante gobierno no vieron por el lado de la economía —como todos pronosticaban— sino por ribetes diferentes.

Al ataque. Al margen de los vaivenes y del desenlace de la fuga más loca del mundo, Macri sigue activando la táctica de ir a fondo contra los aparatos simbólicos del kirchnerismo. En conversaciones a grabador cerrado con funcionarios macristas se confirma que esa jugada tacticista les permitió elegir al adversario, casi como en una remake, pero a la inversa, de lo que hizo Cristina Fernández de Kirchner con Macri durante los dos últimos años.

Confrontar con Martín Sabbatella por la Afsca, no renovar contratos a militantes del gobierno, ir por Milagro Sala y actuar como contraplano gestual del Cristina le permite a la nueva administración mantener dividido al peronismo y buscar operar con las individualidades que reportan al otrora Movimiento Nacional Organizado.

En ese marco se entiende la invitación a Sergio Massa como compañero de vuelo a Davos, la recepción a Miguel Pichetto en la Casa Rosada y las señales de amor y paz a los gobernadores. Pero estas señales, estos gestos y cursos de acción sólo servirán para pasar el verano si es que no se complementa con consensos sólidos y específicos cuando el Parlamento nacional levante el cartel de cerrado por vacaciones.

El inicio de las sesiones ordinarias irá en paralelo con las paritarias: en esos dos territorios se jugará la suerte inmediata del gobierno de Macri. El presidente utilizó el DNU cuatro veces (disolución de la Afsca, escuchas a la Corte Suprema, grilla de nuevos ministerios y prórroga del Código Procesal). Todos deben ser confirmados por el Parlamento, y de ahí la feroz discusión por las autoridades de la comisión de Trámite Legal.

El oficialismo tendrá que enhebrar acuerdos no solamente con el massismo y otras vertientes peronistas extra K, sino también con legisladores no peronistas que abrevan en vertientes provinciales, tales los casos de los socialistas santafesinos, Margarita Stolbizer y otras fuerzas. Por eso, cobra importancia la resolución de la crisis temporal en la relación entre el gobierno nacional y el Ejecutivo santafesino tras las acusaciones cruzadas.

Pero, al margen de acuerdos, roscas y alianzas pasajeras, todo tendrá que tener un oído destinado a la política y otro a la economía. Alfonso Prat Gay proyectó que en 2016 la inflación se va a ubicar dentro de un rango de entre 20 y 25 por ciento, algo que sin embargo no convencerá a los gremios, y con razón: los meses previos a 2015 tuvieron índices muy superiores.

Otra cuestión que mencionó el titular de Hacienda también generará polémica. Dijo que propondrá en marzo una reducción en el impuesto a las Ganancias para que queden exceptuados los que ganan hasta 30 mil pesos mensuales, algo que se utilizó con el aguinaldo y que solo benefició a 300 mil trabajadores.

Esta vez, y antes de juicios definitivos, habrá que observar si se ajustan las escalas que determinan la alícuota que debe pagar cada asalariado. Prat Gay también determinó que se ampliará la asignación por hijo, incluso alcanzará a monotributistas, y modificará las asignaciones familiares. El gobierno quiere que todas esas variables sean tenidas en cuenta a la hora de las paritarias, además de algunos cargos estratégicos que fueron consensuados con las dos CGT.

"Con (Hugo) Moyano estamos más que bien. Hemos acordado algunas cosas, no creemos que nos salga con un Martes 13", dijo la semana pasada a este diario un estrecho colaborador del presidente en la Quinta Presidencial, un rato antes de la fisura de una de las costillas del jefe del Estado.

Al fin, el impacto que siga teniendo la devaluación en los bolsillos de las clases medias —y ni hablar de los sectores bajos— será lo que verdaderamente mueva —o no— el amperímetro de la voluntad de las mayorías.

Con buen inicio, aunque con varios flancos abiertos, el gobierno apuesta y se aferra a una frase de Perón: "Al carro hay que dejarlo andar para que se acomoden los melones".

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}