Imprimir esta página
Lunes, 26 Octubre 2015

Empieza otra historia, otra película, pero sin actores de reparto

Escrito por 

Empieza otra historia, otra película, otra elección. Quedan sólo dos protagonistas arriba del escenario: Daniel Scioli y Mauricio Macri.

Empieza otra historia, otra película, otra elección. Quedan sólo dos protagonistas arriba del escenario: Daniel Scioli y Mauricio Macri.

La extraordinaria performance de Cambiemos no sólo le permitió llegar al ballottage sino que logró quedarse con la provincia de Buenos Aires, la más grande del país, la madre de todas las batalles.

Pero hay otro plus que consigue Macri: instalar la sensación de victoria luego de que la mayoría de las sensaciones dejó instalada en la campaña un triunfo casi seguro de Scioli en primera vuelta.

La realidad, al fin la única verdad, les dio la razón a los dirigentes macristas —y, obvio, al propio Macri— que rechazaron un acuerdo con Sergio Massa en primera vuelta frente a los analistas —y a muchos simpatizantes de Cambiemos— que reprobaban la estrategia de pureza amarilla inoculada desde la teoría por el asesor ecuatoriano del PRO, Jaime Durán Barba.

En esta nueva historia que terminará el 22 de noviembre Scioli deberá barajar y dar de nuevo. El candidato del FpV no logró atraer un voto más allá del fidelizado en primarias, pese a que en su derrotero hacia las generales motorizó un hecho inédito en el historial electoral: anticipar los nombres de un eventual gabinete. Para llevar algo de certidumbre hacia votantes peronistas no kirchneristas, la inmensa mayoría se referencia en el sciolismo. No le alcanzó.

¿Cómo será de ahora en más su discurso? ¿Qué rol tendrá Cristina? ¿Cómo hará de ahora en más para nutrirse de votos que no fueron ni a Macri ni a él? Esas respuestas empezarán a develarse en las próximas horas.

El acicate de haber ingresado al ballottage y pelear palmo a palmo el primer lugar en primera vuelta también obligará a Macri a extremar sus movimientos de cintura, a negociar con los otros frentes y a consolidar un discurso de gobernabilidad para después del 10 de diciembre.

Ni el operador de campaña más optimista de Cambiemos aseguraba en off the record la posibilidad de un resultado como el de ayer. Una explicación de lo que sucedió tiene que ver con algo que sí había mensurado Marcos Peña, el cerebro político del PRO.

En una entrevista que concedió a La Capital hace quince días el funcionario macrista revelo que casi el 10 por ciento de los argentinos había decidido su voto en primarias el mismo día de la elección. Y que esa historia podría volver a repetirse el 25 de octubre. Y así sucedió.

Además, como casi siempre sucede con los oficialismos pero pocas veces con un opositor, esta vez muchos electores mantuvieron en reserva el deseo de pulsar el voto útil. Pero, al fin lo hicieron y sacaron a la luz en las urnas los votos que les ocultaron a los encuestadores.

Ningún análisis puede evitar el contexto que esta vez llegó de la misteriosa provincia de Buenos Aires. Allí, Aníbal Fernández fue un pelotazo en contra para generar tracción de abajo hacia arriba.

La mala imagen del jefe de Gabinete entre los independientes —y en el propio peronismo— puso en problemas a los barones del conurbano y logró que Vidal se convirtiese en una aspiradora de votos de electores que a presidente sufragan por otras referencias extraCambiemos.

En Santa Fe, Macri revirtió los resultados de las Paso y se impuso por casi 4 puntos, aunque Omar Perotti logró el primer lugar para Senador, superando a Carlos Reutemann. El FpV tendrá dos senadores santafesinos en la Cámara alta. Lole logró mantener la banca.

Hermes Binner quedó relegado al cuarto lugar, en una pobre performance que deberá obligar a replanteos de estrategias en el socialismo, máxime tratándose del padre de la criatura de continuos éxitos, que permitió hegemonizar las victorias en Rosario y gobernar Santa Fe. El socialismo no logró ingresar ningún diputado. El que ingresa es radical, Hugo Marcucci.

¿Qué grado de preferencia tendrá el gobernador electo, Miguel Lifschitz, a la hora de la gran final entre Scioli y Macri? ¿Mantendrá Antonio Bonfatti, su decisión de no votar "al candidato de la derecha"? Sugerentes preguntas que devendrán en respuestas clave.

Scioli o Macri. Macri o Scioli. Segundos afuera.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital