Rosario, Sábado 18 Noviembre 2017
Lunes, 13 Julio 2015

La puja que viene en Santa Fe

Escrito por 

Claves. Binner, Reutemann y Perotti dirimirán el liderazgo político en la competencia de octubre a senador nacional. Clima de indiferencia ante las primarias tras el traumático proceso electoral en la provincia.

Será muy difícil, casi imposible, que el remanso poselectoral del que hoy goza la provincia de Santa Fe sea roto por las primarias nacionales.

Ha sido demasiado traumática, ríspida, bullanguera y poco sutil la salida del proceso eleccionario que, luego de transcurridos quince días desde el 14 de junio, consagró a Miguel Lifschitz como gobernador electo.

Poco les importa esta situación de abulia a los precandidatos a legislador nacional que empiezan a trajinar redacciones, gacetillas y espacios audiovisuales para decirles a los futuros electores que se vienen las primarias para designar candidatos a diputado nacional, a senador y un representante santafesino al Parlasur, este último un artificio latinoamericano que nadie sabe muy bien para qué sirve.

Sin dudas, más cerca del 25 de octubre (fecha de la primera vuelta) que del 9 de agosto (día en que se celebrarán las primarias) los santafesinos se encontrarán ante una triple competencia más atractiva por los nombres en pugna que por el cargo de senador nacional. Que sí es por demás atractivo para los competidores, que gozarán de 6 años en la Cámara alta.

Aquel duelo que todos esperaban en momentos cruciales anteriores de la vida política provincial llegará en esta instancia. Hermes Binner, el gran elector de los últimos procesos electorales, al fin tendrá posibilidad de enfrentar a Carlos Reutemann, el último gran elector del peronismo santafesino, ahora vestido de amarillo tras su fichaje con el PRO. Como para poner más candente la marquesina, Omar Perotti, el tercero en discordia, viene de levantar las chances y los ánimos del justicialismo, hoy transformado en Frente para la Victoria (FPV), tras la tercera posición que logró en la parada a gobernador, muy cerca del primero y del segundo.

Rarezas. Además de la cuestión biológica que hará que Binner y Reutemann se enfrenten más allá de los 70 años, ambos llegarán a los comicios a senador con particularidades extrañas. El líder del socialismo competirá con una boleta corta, esto es sin llevar candidato a presidente, lo que lo obligará a un máximo esfuerzo para romper la tendencia nativa de no apostar masivamente al corte de boleta.

Quien quiera sufragar por la boleta del Frente Progresista y por un candidato presidencial, deberá cortar la boleta del frente elegido para jefe del Estado y no podrá introducir dos postulantes diferentes para un mismo cargo. Volverá a hablarse en la provincia de Santa Fe del voto quirúrgico como modo de evitar la boleta sábana.

El regreso de la boleta sábana hará que los electores santafesinos vuelvan a merituar el sistema de boleta única que existe en los comicios provinciales, a todas luces —y a pesar de las críticas interesadas— un formidable adelanto respecto del modo de votación nacional.

En el caso de Reutemann, la particularidad reside en que por primera vez desde que ingresó a la política jugará su destino por afuera del peronismo que lo cobijó. El Lole quiere compensar la rareza de su pertenencia actual al macrismo reforzando su entorno con algunas referencias que siempre lo acompañaron.

El ex gobernador rechazó varias propuestas que le hicieron desde el PRO para ocupar el segundo lugar de su lista e impuso allí a la justicialista Alejandra Vucasovich, actual diputada provincial en funciones y electa para un nuevo período en la Cámara baja provincial. En Santa Fe, el amarillo puro que el consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba fogonea para el macrismo no tiene cabida. En las filas del PRO Santa Fe actúan hoy, además de Reutemann, los dos últimos presidentes del PJ provincial (Norberto Nicotra y Ricardo Spinozzi).

Ese traspaso de dirigentes del Peronismo Federal al macrismo liberó al PJ para imponer usos, sello y costumbres del kirchnerismo. Con la particularidad de que el nuevo hombre de la tapa, Perotti, nunca fue identificado en demasía con "el modelo" que llegó de Santa Cruz para quedarse durante 12 años.

Lo cierto es que, al elegirse tres senadores —dos por la mayoría y uno por la minoría— uno de los tres pesos pesados de la política provincial se quedará afuera. Hoy, nadie podría aventurar con pleno raciocinio y sentido común quiénes serán los ganadores y perdedores de la disputa que se viene.

La transición. Mientras los precandidatos a senador y a diputado intentan retomar agendas de campaña que sintonicen con el ciudadano común, comenzó la transición que derivará en diciembre en la asunción del nuevo gobernador de Santa Fe. Miguel Lifschitz regresará la semana entrante de sus vacaciones y comenzará una intensa y extensa ronda de consultas con la UCR para intentar bosquejar un borrador con nombres para su gabinete, pero sin dejar de observar a potenciales funcionarios que puedan provenir de otros vectores de la política o del mundo de la actividad privada.

En verdad, todo el proceso de negociaciones entre los partidos aliados siempre fue foco de disputas, amagues y desafíos de ruptura, pero, sin embargo, nunca cruzaron el Jordán. Los radicales presionarán por ministerios y secretarías de Estado pero será el gobernador electo (el socialismo, al fin) el que escribirá todos los trazos gruesos. Nada que no sea historia conocida desde el 2007 hasta aquí.

Lifschitz ha dicho "aquí estoy yo" marcando la cancha en algunas cuestiones vinculadas al derrotero del Estado santafesino. "Vamos a cambiar la impronta que tiene la EPE, que trata a los inversores privados como si fueran una molestia", dijo el gobernador electo, aun conociendo que eso dispararía críticas desde el sindicato de Luz y fuerza.

Sabe Lifschitz que necesita dar señales contundentes a buena parte del 70 por ciento que no lo votó el 14 de junio y que, al margen de la gran demanda por una mejor política de seguridad, los servicios públicos generan reclamos. Seguridad, servicios públicos e infraestructura vial son las tres patas sobre las que se asentará el futuro gobernador a la hora de buscar legitimidad en la acción.

La otra cuestión que intenta salir a escena por estos días tiene por escenario a la Legislatura. El diputado socialista Eduardo Di Pollina admitió que trabaja en un proyecto para implementar el voto electrónico en Santa Fe, aunque no son pocas las voces que aluden a un intento por reformar el sistema de boleta única.

Pese a que a socialistas y a radicales los desvela la idea de "darles mayor protagonismo a los partidos políticos" y culpan a la boleta única por esa realidad, no deberían experimentar demasiado con algo que no sólo fue bien recibido por los santafesinos, sino que, además, ha sido tomado como una conquista y un avance real respecto de otros distritos.

En lo que sí deberían trabajar a fondo unos y otros —al margen del promocionado proyecto sobre voto electrónico— es en evitar el carnaval de precandidaturas que se producen en primarias, casi siempre en las categorías a concejal e intendente. La aparatosa necesidad de querer quedar bien con todos hizo que a principios de año se vuelva atrás con los umbrales electorales y se regrese al festival de postulaciones.

Al fin, Santa Fe ingresa, ahora en sintonía con la Nación, en la segunda etapa de un extenso cronograma electoral que hará de este 2015 un año políticamente inolvidable.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}