Rosario, Domingo 19 Noviembre 2017
Lunes, 20 Abril 2015

La ola amarilla y los escenarios abiertos

Escrito por 

Una ola amarilla atravesó la provincia Santa Fe aupando las chances de Miguel Del Sel, el precandidato a gobernador más votado en las primarias, quien superó a Miguel Lifschitz y Omar Perotti, los dos restantes protagonistas de la jornada. Sin embargo, la lectura inmediata también se posa irrefutable: un escenario de marcada paridad entre el Frente Progresista y el PRO.

Una ola amarilla atravesó la provincia Santa Fe aupando las chances de Miguel Del Sel, el precandidato a gobernador más votado en las primarias, quien superó a Miguel Lifschitz y Omar Perotti, los dos restantes protagonistas de la jornada. Sin embargo, la lectura inmediata también se posa irrefutable: un escenario de marcada paridad entre el Frente Progresista y el PRO.
El sistema de las Paso —que en los hechos opera como una primera vuelta— deja estampada de cara a los comicios del 14 de junio una encuesta real, pulimentada, de contenido ciertamente empírico. La cosecha de Del Sel es un techo firme y sólido pero que necesariamente deberá sumar algunos puntos más para repetir la diferencia o consolidarse como nuevo gobernador santafesino.
El ex líder de los Midachi otra vez mostró un trabajo de campo en la campaña que (otra vez y van...) no registró ninguna encuesta. La geografía santafesina tan repleta de matices, franjas sociales y modos de vida debería exigir algo más de rigor a la hora de los muestreos.
No todo está perdido para Lifschitz, pero deberá trabajar y mucho para revertir el actual posicionamiento, atraer para sí casi la totalidad del voto que ayer fue a Mario Barletta y lograr el 100% de conocimiento que no tuvo para esta instancia.
Y surge aquí un dato que, a priori, sorprende pero tiene sus explicaciones y sus antecedentes. Antonio Bonfatti, como precandidato a diputado, logró una cosecha superior en casi 100 mil votos a Lifschitz pero, en Rosario, el ex intendente superaba a la lista del gobernador. Una fina lectura de esa situación demuestra —además del triunfo de Anita Martínez sobre Mónica Fein— que el que está enojado con las gestiones es el rosarino. Y el rosarino de las clases medias, esas franjas que históricamente votaron a los socialistas y que hoy vive a salto de mata con el tema de la inseguridad.
Aquí deberá operar —y mejorar— en los dos meses que faltan el gobierno municipal pero, sobre todo, el provincial. Y tal vez allí se encuentre una explicación pertinente de orden global a los resultados de ayer. En otras elecciones, las caídas del Frente Progresista en los territorios del centro norte se compensaban con abultadas victorias en Rosario, con porcentajes abrumadores.
Lifschitz necesitará de Barletta pero más de los votos del propio gobernador, quien deberá pegarlo a su candidatura a diputado nacional como Hermes Binner hizo con él en los comicios de 2011.
Pero quienes creen que se trasladan mecánicamente los votos de unos a otros cometen un error estratégico: la política nunca es una ciencia exacta salvo a la hora de contar los garbanzos. También los macristas santafesinos operarán con los radicales enojados con el oficialismo frenteprogresista, que tienen en Jorge Boasso al primero que desembarcó en la isla amarilla del PRO.
A diferencia de 2011, cuando las aguas en el peronismo santafesino eran navegadas por kirchneristas y reutemistas, hoy ese islote quedó —en buena parte— despejado. Por ende, la buena performance de Perotti les hace creer a los peronistas santafesinos que no habrá otra vez una fuga de votos hacia Del Sel o hacia Lifschitz.
El ex intendente de Rafaela estuvo arañando el segundo lugar pese a que su candidatura se subió a la marquesina semanas después que las de Del Sel y Lifschitz y compitió en soledad en la interna del Frente Justicialista para la Victoria.
A la hora del análisis, el factor nacional jugó su influencia a favor de Del Sel: el notable crecimiento de Mauricio Macri como figura presidencial derribó algunos prejuicios con el humorista y consiguió venderlo mejor en los sectores de clase media. Anoche, en el socialismo, alguien decía que la influencia de Macri tenía más que ver que una gestión fallida del oficialismo santafesino a la hora de gobernar.
Otro dato de la realidad fue la pobrísima performance del massismo. El Frente Renovador no estuvo a la altura de las circunstancias, lo cual fue una pésima noticia para el ex intendente de Tigre, Sergio Massa. Pero allí alguien sí tiene motivos para festejar: Oscar Martínez, quien le ganó a Eduardo Buzzi.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}