Rosario, Jueves 23 Noviembre 2017
Lunes, 30 Marzo 2015

El rompecabezas electoral rosarino

Escrito por 

El socialismo decidió replegarse sobre sus dos bastiones: la Gobernación y el Palacio de los Leones. El PRO, el peronismo y el Frente Renovador buscan convertirse en alternativa entre 15 ofertas para la Intendencia.

Acción de repliegue sobre los bastiones en peligro. Eso es lo que ha hecho el socialismo.

Hermes Binner primero comprobó los riesgos de perder la Gobernación y, durante unas horas de un día tórrido de enero, fue candidato a la Casa Gris. De inmediato se dio cuenta de que no eran tiempos de regreso a la arena santafesina y todo quedó como estaba: el aquí y ahora es de Miguel Lifschitz.

Pero el repliegue para blindar la comarca tendría un gesto posterior con su renuncia a la candidatura presidencial, sabedor de que el radicalismo partía hacia nuevos puertos. Ahora, la campaña para retener la Gobernación y la Intendencia de Rosario vuelve a intentar llevar a la práctica una experiencia probada con éxito en 2011: Lifschitz Mónica Fein Antonio Bonfatti Binner.

En Rosario, el amplio abanico de precandidatos (15 en total) no es una mala noticia para las chances de la intendenta. Una curiosidad de estos días: si hasta hace pocas semanas parecía que lo que estaba en riesgo era el Palacio de los Leones, hoy hay algún grado mayor de certeza respecto de un triunfo en la ciudad y vocean intramuros una suba módica de Fein en intención de voto.

Hay encuestas, decenas de encuestas, cada una con su propio valor muestral. Darles crédito o valor empírico sería caer también en la desmesura de un análisis político sesgado o poco relevante a la hora del resultado final. Es casi imposible abrevar en sondeos previsibles cuando es tanta la oferta y es tan alta la toma de distancia del ciudadano común a esta hora.

La pregunta del millón. Los escenarios en cambio, parecen perfilarse sin demasiados cambios abruptos, aunque para la aproximación a una conclusión más o menos verosímil habrá que saber cómo se posiciona la mayoría de los rosarinos ante el gran interrogante: ¿apostará a la experiencia de gestión o a la novedad?

Fein carga con los pros y los contras de llevar adelante una gestión a la que le tocó pagar los costes de una realidad históricamente extraña para Rosario, como es el de la inseguridad en cualquiera de sus variantes. Hoy es, además del exclusivo tema de campaña, la principal preocupación de los habitantes de la ciudad. Como se escribió hace mucho en esta columna: el oficialismo tendrá el desafío de mejorar esa variable en la gestión y los opositores de presentar propuestas alternativas que atraigan a los electores. Los resultados de esos desafíos aún siguen en veremos.

Fein deberá sortear las Paso en una competencia atractiva con el coalicionista cívico Pablo Javkin, dueño de una buena imagen, pero que deberá ser equiparada en términos cuantitativos con la intención de voto. El discurso de Javkin está cargado de objeciones a la gestión, pero sin que aparezcan adjetivos rupturistas. Si la intendenta gana las Paso del Frente Progresista necesitará de los votos que en primarias fueron a su adversario coyuntural.

Anita Martínez, la espada del PRO para intentar ganar la Municipalidad, cuenta con el aval de su cosecha electoral pasada y con la instalación del sello partidario, mucho más a partir del envión que cobró la candidatura presidencial de Mauricio Macri. Pero, Martínez a la hora del voto a voto para convertirse en opción de poder deberá ir mucho más allá de la novedad que fue hace dos años y lograr enhebrar propuestas y acciones para un cargo ejecutivo.

Ese sendero de "lo nuevo" que hábilmente transitó el macrismo en las elecciones a concejal, hoy tiene un protagonista que le puede disputar la franja, el periodista Alejandro Grandinetti, quien, como él mismo dice, no tiene ahora "techo de referencia, pero sí piso, porque era cero antes de ser candidato". Pese a eso, tiene fe el ex conductor de LT8 de haber abrevado a una intención de voto de dos dígitos.

En el peronismo rosarino también hay un verdadero salpicón de encuestas entre Roberto Sukerman y Fernando Rosúa, que disputarán las primarias intentando morder votos que en las últimas paradas fueron a Héctor Cavallero. Tanto Cavallero como Jorge Boasso son dos históricos protagonistas de tendidas electorales rosarinas que, esta vez, no estarán en las boletas.

En lo único que se ponen de acuerdo las encuestas que han saturado los casilleros de mail de los periodistas políticos es en ubicar entre los primeros cuatro lugares a esas geografías frentistas. Después, cada uno de los protagonistas vocea sus propios porcentajes. Siempre, cuando se cuentan los votos, hay un factor "sorpresa" que los sondeos no merituaron previamente, por interés o deficiencia del muestreo. Se verá si el 19 de abril aparecen esos números ocultos que inclinen las balanzas.

La única encuesta pulimentada, y cargada de valor empírico, será la que arroje el resultado de las primarias. Las Paso serán para los que sigan en el camino una prueba de tanques llenos y, para los derrotados, una oportunidad para negociar cargos hacia futuro. O, lisa y llanamente, una derrota sin más allá.

Por la Casa Gris. Esa misma fotografía servirá para ilustrar el segundo tiempo de los comicios a gobernador. A diferencia de días atrás, en la mesa de arena de Lifschitz ya no hablan de "dos o tres puntos abajo" de (Miguel) Del Sel sino que refieren a un "empate técnico". Aluden allí al peso territorial de la mano de 7 de los 8 senadores del espacio que apoyan al ex intendente rosarino. "Estamos palo a palo con Del Sel y confiamos en sumar todos los votos que, en la interna vayan a (Mario) Barletta", es la nueva lectura que hacen en el socialismo.

Como una obviedad, esa visión cargada de optimismo oficialista no es compartida en el PRO. Allí siguen hablando de una diferencia holgada y revelan números afables en localidades que le sonreirían al ex Midachi. "Muestran esos datos porque en las ciudades medianas o grandes Lifschitz empieza a sacar diferencia", intentan contrarrestar en las vereda frenteprogresista.

El estado de las cosas también acicatea a Omar Perotti, quien confía en retener todo el voto kirchnerista y expandirse hacia electores que en 2011 sufragaron por el PRO. "Es muy difícil que un peronista vote esta vez al macrismo, que acaba de hacer una alianza nacional con la UCR. Las cosas ahora son diferentes", dicen cerca del rafaelino que, a su vez, insiste en señalar que "la estructura política está firme, más allá de lo que muchos esperaban, de que esto vuele en mil pedazos o que se pasaran un montón al otro lado. No se ha pasado nadie".

En el massismo hay un mojón inmediato: la puja entre Eduardo Buzzi y Oscar Cachi Martínez. Mientras el Frente Renovador busca su lugar en la grilla santafesina, en lo últimos días renunció el apoderado Carlos Carranza, un dirigente experiente en esas lides. La interna, a quién gane, le permitirá recargar la adrenalina necesaria para el difícil objetivo de pujar entre el Frente progresista, el PRO y el Frente Justicialista para la Victoria.

A tres semanas de las Paso que definirán algunas candidaturas y muchos posicionamientos todos tienen derecho al optimismo y a las visiones subjetivas de la historia. El 19 de abril las urnas dirán quienes tendrán su pasaporte de acceso a la gran final. Al fin, la única encuesta que no podrá ser refutada.

 

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}