Rosario, Lunes 20 Noviembre 2017
Lunes, 09 Marzo 2015

Las subas y bajas de la campaña

Escrito por 

El desbande radical hacia Macri y Massa hizo que Binner desista de sus aspiraciones presidenciales. No será la última novedad antes de las Paso. La campaña santafesina aún no genera entusiasmo ni adrenalina

Mauricio Macri, Daniel Scioli y Sergio Massa. Y unos boletos para Florencio Randazzo si es que la presidenta de la Nación decide consagrarlo como su delfín en verba y acto. De esos nombres sale el sucesor de Cristina. No hay lugar en la gran marquesina para nadie más. Ahora, la cuestión nacional comenzará a derramar efluvios sobre la campaña santafesina.

El renunciamiento de Hermes Binner a su candidatura presidencial es una admisión gestual del estrepitoso fracaso del Frente Amplio Unen (FAU), que volvió a chocar dos veces contra la misma pared en menos de 6 años. En 2009, la pretendida centroizquierda arrojó al vacío su potencialidad competitiva bajo el nombre del Acuerdo Cívico, y en el amanecer de 2015 volvió a estrellar la calesita (Jorge Asís dixit) de la mano de sus conductores suicidas. Una verdadera lástima que la Argentina no pueda terminar de bosquejar un esquema socialdemócrata revitalizador.

Binner fue candidato a gobernador por unas horas en el mes de enero tras su planteo a la mesa chica del socialismo de su pretensión de volver al ruedo santafesino. Finalmente, en una charla con el titular de la Casa Gris, Antonio Bonfatti, éste lo persuadió de que esa opción era imposible con Miguel Lifschitz ya lanzado a la gobernación. El líder socialista tenía in péctore la decisión de no competir en la presidenciales —por razones de contexto político y personales— por un 10 por ciento de los votos que tornarían en testimonial su nueva presencia en la boleta a jefe de Estado.

Sin demasiado margen. La decisión de la mayoría del radicalismo de ir hacia los brazos de Macri, y de otros de buscar un lugar expectable bajo las fauces de Massa, ponían a Binner en la poco saludable tarea de trajinar decenas de miles de kilómetros en busca de algo que podía convertirse en nada a la hora de abrir las urnas.

Tampoco podía el ex gobernador santafesino llevar adelante un discurso crítico hacia el desbande radical hacia el macrismo cuando en Santa Fe la UCR es la principal garante para que el Frente Progresista no pierda la provincia a manos de Miguel Del Sel.

"El desbande de los radicales obedece a su extraordinaria falta de conducción política. Ahí nadie lidera nada. Pero tampoco podemos encarnizarnos públicamente con nuestros aliados locales". Así de contundente y taxativa se expresó una calificadísima fuente socialista al ser consultada por LaCapital.

Una foto sirve mejor que mil palabras para entender la dinámica que ha tomado la política y los nuevos tiempos de la realidad. Juntos, posaron el viernes en la Expoagro Del Sel, Macri, Carlos Reutemann, Luis Juez, Alfredo De Angeli, Oscar Aguad, Héctor Baldassi y María Eugenia Vidal. Ni el más temerario de los analistas políticos hubiera imaginado semejante instantánea hace un año atrás. "Si algo ha cambiado, eso es nosotros", podría cantar Lito Nebbia.

Binner, quien le ha cedido verbalmente la ofrenda de presidenciable a Margarita Stolbizer es, sin embargo, un protagonista clave para el rediseño que el Frente Progresista elucubra para la campaña provincial. No se entiende muy bien por qué —al menos hasta aquí— el dos veces intendente y ex mandatario santafesino había quedado tan relegado de las acciones.

El socialismo podrá perder los comicios con Binner involucrado en la campaña sin ser candidato pero no podrá ganarlos sin él, traccionando desde donde sea. Permítase la redundancia: suenan ciertamente ridículos los intentos de algunos por ridiculizarlo. Binner logró destronar al peronismo tras 24 años en el poder y posicionó una marca que parecía destinada a un breve paso por el municipalismo. El socialismo, en su difícil campaña para retener la Gobernación y la Municipalidad de Rosario, necesitará de su presencia.

Al margen de figuras de campaña, lo que el oficialismo necesita para poder volver a triunfar es, al menos, enderezar una gestión traumatizada por ese potro hasta aquí indomable que sigue siendo la inseguridad. El diagnóstico suena repetitivo hasta el paroxismo, pero lo peor es que la realidad se repite hasta el hartazgo.

Lifschitz es el mejor candidato que hoy podría tener —y tiene— el Frente Progresista pero como nunca necesita de un rápido paso sin heridas del filtro a veces hiriente que resultan las primarias. El postulante del socialismo lo entiende así y, por eso, al inicio de la semana envió señales de buena vecindad hacia su competidor interno, Mario Barletta. Socialistas y radicales no pueden perder un voto.

Del Sel, a diferencia de 2011, cuenta hoy con el espaldarazo de Macri-candidato, primero en intención de voto según las encuestadoras más reconocidas, y con el envión que le proporciona el salto hacia el PRO de Reutemann. Es un dato inédito el respaldo del Lole hacia un candidato que no sea él mismo o que no pertenezca a su riñón político, máxime cuando se alejó de Massa aduciendo que no quería involucrarse en la cuestión provincial. Macri no lo dejó hacer ni lo dejó pasar como el presidenciable del Frente Renovador: le dio un lugar rutilante pero con la condición de que juegue abiertamente en la etapa santafesina respaldando a sus candidatos. La foto del viernes con Del Sel fue la primera contraprestación gestual. Y a prueba de desmentidas.

El quid radical. Por lo pronto, la próxima estación reveladora de futuros pasos en la política nacional será la convención del radicalismo programada para el 14 de marzo en Gualeguaychú. Habrá que esperar para saber cómo influye _si es que influye en Santa Fe_ la decisión nacional que tomen los radicales, justo en medio de la farragosa tarea proselitista local.

Por el lado del peronismo santafesino, la fórmula Omar Perotti-Alejandro Ramos confía en que los últimos contactos con Scioli y Randazzo permitirán potenciar al binomio. La llegada del tren es una buena noticia para el traumatizado justicialismo santafesino, como también lo sería el reenvío a la ciudad de los gendarmes que el secretario de Seguridad, Sergio Berni, dispuso retirar de Rosario.

Volver. "Está claro que los gendarmes se fueron y que en la provincia empeoró el tema seguridad. Si vuelven nadie podría volver a culpar de nada a la Nación y todo estará más que claro. Tenemos que ser inteligentes y no permitir que (Mónica) Fein y (Antonio) Bonfatti se arroguen la vocería del reclamo", sostuvo, astuto, un candidato provincial del Frente Justicialista para la Victoria.

En el massismo santafesino ruegan que no se hagan realidad algunos pronósticos sobre un regreso del tigrense a la provincia de Buenos Aires pero, por ahora, el mojón inmediato de quienes se abroquelan alrededor de Eduardo Buzzi y Oscar Cachi Martínez es superar las primarias sin que la interna genere rupturas posteriores.

Pese a lanzamientos interminables (las listas cerraron hace casi un mes), stands en las peatonales, tormentas de gacetillas e invasiones de candidatos a los barrios, la campaña aún no logra involucrar al ciudadano común que, por ahora, sólo se asoma a balconear el show electoral esperando algún tigre de papel.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}