Rosario, Miércoles 22 Noviembre 2017
Lunes, 29 Diciembre 2014

Se mueve el tablero santafesino

Escrito por 

El anuncio del gobernador Bonfatti sobre su candidatura a diputado puso en escena la necesidad del socialismo para cooptar radicales. El PRO sacudió el tablero con el ofrecimiento a Boasso.

Las declaraciones del gobernador Antonio Bonfatti admitiendo que será candidato a diputado provincial aceleraron los tiempos de la política santafesina.

Esos dichos blanquearon las dificultades que tiene el oficialismo de cara a la campaña y le recordaron al resto de los partidos que ya no se trata sólo de sumar aparatos a la hora de seducir a los electores. Cada categoría que se deba elegir obligará a los frentes a presentar candidatos aptos, si es que tienen decidido ser competitivos.

Pero, de movida, lo que hizo Bonfatti fue admitir la necesidad extrema que tiene el socialismo de nutrirse de voluntades radicales a la hora de las Paso. La inserción territorial de Miguel Lifschitz en los lugares que se alejan del peso específico de Rosario es un objetivo a cumplir para volver a ganar la Gobernación pero, vaya paradoja, es en esos distritos donde tallan los presidentes de comuna e intendentes de boina blanca.

De no existir esa necesidad con cara de hereje, el gobernador no hubiera desempolvado una opción que sólo fue utilizada por Carlos Reutemann, en 1995, cuando se puso a la cabeza de la lista a diputado provincial para luego renunciar y asumir una banca en el Senado de la Nación, inaugurando una saga de candidaturas testimoniales que culminó con muy mala prensa cuando, en 2009, Néstor Kirchner, Daniel Scioli y Sergio Massa se postularon en provincia de Buenos Aires.

En el nombre del partido. Al margen de la cita bíblica de la política, según la cual nadie que haya sido Papa vuelve a cumplir funciones de monaguillo, no parece ser una costumbre santafesina la que voceó el gobernador que, sin embargo, siempre completa su explicación diciendo que, al fin, hará lo que el partido le pida. Puede que, llegado el 13 de febrero, si es que se cumple el objetivo de cooptar radicales, el partido le pida otra cosa.

Habrá que esperar para saber qué harán los radicales santafesinos ante el gambito de Bonfatti. ¿Se cruzarán rápidamente a abonar la candidatura de Lifschitz, como hicieron varios en 2011, o lo dejarán supeditado a la conquista de lugares clave y numerosos en todas las nóminas? Habrá que ver si la historia que hoy se cuenta en LaCapital respecto de la parada y el desafío al socialismo se mantiene en pie (ver página 14), o si al final del camino muchos se suben al caballo del comisario.

Fuera del rutilante cartel que anuncia "Bonfatti gobernador", otra de las novedades políticas fue el ofrecimiento del PRO a Jorge Boasso para que se convierta en candidato a vicegobernador de Miguel Del Sel. La jugada de los macristas nacionales que intentan convencer al concejal radical tiene una lógica cargada de pragmatismo y valor práctico.

Les permitirá cabalgar nacionalmente con la incorporación del ucerreísta que más votos tiene en la segunda ciudad del país y, a la vez, arrebatárselo a Sergio Massa, quien también intentó que Boasso emigre para el Frente Renovador.

A nivel local, Boasso le permite a Del Sel compensar la fórmula para intentar penetrar en sectores de clase media que les resultaron refractarios en las dos últimas elecciones. Como factor complementario, el PRO podrá evitar en las elecciones a intendente a un potencial rival que competiría disputado la misma franja clientelar en las elecciones a intendente.

La tercera novedad política en la provincia de Santa Fe tiene que ver con los a priori fracasados sueños imaginarios de la unidad peronista, que parecía convertirse en un gran hecho electoral hace un par de meses.

Aquella construcción fáctica de algunos popes partidarios, destinada a tener una/un gran elector en los comicios que sea respaldado por la inmensa mayoría naufragó en la práctica. Ante el silencio de María Eugenia Bielsa respecto de una candidatura a gobernadora, Omar Perotti y el rossista Leandro Busatto decidieron lanzarse a la campaña. Por estas horas, evalúa una decisión similar La Cámpora, atento a que Marcos Cleri blandió esa posibilidad.

Si se agrega a este menú la chance de que el secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos, se presente a la compulsa se llegará a la conclusión de que otra vez se tratará de una primaría encorsetada en el kirchnerismo, pese a que Perotti condicionó en su momento su presentación a un colectivo que vaya más allá del Frente para la Victoria.

El gran interrogante es: ¿hoy el PJ podrá nuclear una masa de votantes en primarias que exceda al kirchnerismo? La primera respuesta es negativa, salvo que Bielsa —dueña de un voto más transversal— decida competir por la Casa Gris.

Las aguas del PJ. Curiosamente, el gobernador bonaerense, Daniel Scioli (quien tiene serias chances de poder ganar en primera vuelta si es que su postulación prende en un 15 por ciento de voto que no reporte solamente al kirchnerismo paladar negro), no juega sus fichas con precandidato santafesino alguno. Una pulimentada demostración de lo poco cristalinas que bajan las aguas en el peronismo local.

El proceso electoral que se avecina recién generará algún punto de atracción masiva días antes del 19 de abril, fecha de las primarias. Las candidaturas se terminarán de tejer a mediados de febrero, en pleno proceso estival y en momentos en que los santafesinos estarán atentos a otras cuestiones o disfrutando del ocio vacacional.

Para lograr ventajas comparativas en una campaña corta y plagada de ofertas sacarán ventajas aquellos que sepan interpretar de modo práctico y efectivo las demandas de la época. Tal vez el uso del plural respecto de las necesidades de los santafesinos esté de más. Todo parece concentrarse en dos ítems: inseguridad y narcotráfico.

Los opositores deberán demostrar que tienen un proyecto alternativo que podrá sacar de la crisis a la provincia, más allá de las críticas recurrentes por los errores o la falta de acción de la Casa Gris. Para los candidatos oficialistas, el desafío será mayúsculo: modificar el estado de las cosas manteniendo los principios generales.

Pero antes de que llegue ese estadío, la política local deberá atravesar un alucinado proceso de negociaciones, roscas y nuevas alianzas que demostrarán que —salvo la excepción socialista— los partidos ya no son los ordenadores de las candidaturas.

Al fin, está a punto de decir presente el año en el que todo se vestirá de campaña electoral. Estén prevenidos.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}