Rosario, Martes 21 Noviembre 2017
Domingo, 03 Junio 2012

Las palabras malditas

Escrito por 

Dólar, inflación y ajuste. Las tres palabras malditas de la política argentina volvieron a resurgir durante la última semana, que terminó con el regreso de los cacerolazos a algunos barrios de la ciudad de Buenos Aires. Precipitadamente, el 2012 empezó a emitir algunas señales de alerta en un calendario que, se sabía, estaría dominado por los vaivenes de la economía.

¿Puede haber cambiado tanto el escenario político como para que el gobierno nacional corra riesgos de esfumar en apenas siete meses el voluminoso 54 por ciento de los votos que logró en las elecciones presidencial? La primera respuesta que debe primar ante este interrogante es la negativa.

Ningún dirigente de la oposición con porte y deseo de ser candidato presidencial ha capitalizado el descontento que algunas franjas de clase media mantienen con Cristina Fernández. Incluso, la cifra mágica del 54 por ciento de los votos indica que casi la mitad de los argentinos que fue a votar el 23 de octubre de 2011 no lo hizo por la actual presidenta. La sobrevaluada oferta de la vereda antikirchnerista ridiculizó el resultado en un poroteo insignificante para quienes no estuvieron a la altura de las circunstancias.

Se busca oposición. Se ha escrito aquí que la carencia de una oposición fuerte, instalada y alternativa parecía camino a constituirse en un drama. Y eso comienza a verse. Al no haber sujetos políticos que intermedien entre el malestar de quienes no se sienten kirchneristas y la política, el resultado empieza a derivar en cacerolazos, violencia verbal, intolerancia y algunas agresiones entre bandos enfrentados. Los caceroleros (pocos en número) que hicieron ruido en la ciudad de Buenos Aires dejaban notar también su desconfianza y malestar hacia los dirigentes enrolados en la oposición.

Tampoco es claro, ni mucho menos unívoco, el reclamo de quienes salieron a la calle, cuestión que es utilizada desde el gobierno para ironizar sobre las motivaciones rebeldes de los grupos caceroleros porteños. "Cacerolean porque no pueden comprar dólares, vaya estupidez", simplifican en los pasillos de Balcarce 50.

En verdad, el hecho maldito de la democracia argentina es la inflación, no la cotización del dólar. Y es por ese sendero que el gobierno ha encontrado piedras en el zapato. A Balcarce 50 se le han disparado variables y sintonías que Néstor Kirchner mantenía con rienda corta. "Pesito a pesito, hacemos el montoncito", solía ejemplificar el santacruceño cada vez que un gobernador lo visitaba, al tiempo que mostraba cuadros y proyecciones sobre el déficit fiscal, los precios y el dólar.

Ajuste provincial. Con otros indicadores temerarios, Cristina habló de la necesidad de emplear "sintonía fina", lo que para algunos economistas apenas significaba un eufemismo que evitaba poner en escena la palabra "ajuste". Todo parece indicar que, sin embargo, la "sintonía fina", el ajuste, está siendo llevado a cabo por la provincias.

Un ejemplo práctico de esta ecuación se dio en la provincia de Buenos Aires, donde el gobernador Daniel Scioli rompió su alianza con los sectores del campo firmando un decreto para el revalúo de las propiedades y liberando las velas al viento para un furibundo aumento tributario. Lo dijo con todas las letras la ministra de Economía bonaerense, Silvina Batakis: "El decreto es una exigencia de la Casa Rosada". Podría decirse en términos de la jerga policial que el kirchnerismo le hizo poner los dedos a Scioli hasta malquistarlo con los productores bonaerenses.

Profesión de fe. El tibio blanqueo que hizo el ex motonauta sobre una candidatura presidencial para 2015 sensibilizó la dermis de la Casa Rosada, puso en estado de éxtasis al vicegobernador Gabriel Mariotto y extremó las sensibilidades de todo el kirchnerismo. "A Scioli no lo van a considerar como propio hasta que diga «Clarín miente»", comentó por lo bajo a LaCapital un diputado provincial santafesino que juega a tiempo completo con el gobierno nacional.

La necesidad del Estado nacional y de los provinciales de hacer caja vuelve a poner en clima de alerta la relación con el campo. La presidenta de la Nación no olvidó ni olvidará la derrota que sufrió Kirchner en 2009 como consecuencia de la resolución 125. ¿Irá por una revancha?

Por las dudas, la Mesa de Enlace dispuso medidas de protesta en la provincia de Buenos aires y sumó en las últimas horas a los productores entrerrianos. Las miradas, a medida que se vaya acercando el momento de la discusión legislativa de la reforma tributaria, empezarán a converger en Santa Fe.

El aumento de impuestos que quiere Antonio Bonfatti necesita de la aprobación de los legisladores peronistas. A medida que pasan los días, la situación de enrarecimiento del clima social se convierte en un bumerán. La reforma tributaria, de aprobarse, será contemporánea al pico más alto de malestar con la situación económica.

Desde esta columna se escribió a principios de año que el juego de roles respecto al poder central de Bonfatti y Hermes Binner (el bueno y el malo) sufriría en algún momentos problemas de guión. Cristina mantiene con el titular de la Casa Gris una muy buena relación que, incluso, le permitió a Bonfatti desactivar lo que parecía ser un conflicto de consecuencias gravosas con Amsafé. El socialista, a su vez, le ha dado plafond con su presencia y aplausos a cuestiones que Cristina necesitaba: Malvinas y la nacionalización de YPF.

Monumento libre. El nuevo capítulo de esta buena sintonía es decisión de Cristina de no estar presente en los actos oficiales por el Día de la Bandera, dejándole el terreno libre a los gobiernos provincial y municipal. Atento a esto es que el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, intenta estar presente en Rosario el 20 de junio.

Las complicaciones que aparecieron en el terreno económico le quitaron visibilidad por estas horas al gran tema que definirá el curso de las acciones en el oficialismo: cómo definirá el peronismo la sucesión de Cristina.

"Es la economía, estúpido", fue una frase muy utilizada en la política estadounidense durante la campaña electoral de Bill Clinton, en 1992, contra George H. W. Bush (padre), que lo llevó a convertirse en presidente de Estados Unidos. en Argentina nunca dejó de ser así.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}