Rosario, Domingo 19 Noviembre 2017
Martes, 14 Octubre 2014

Fechas posibles y una silla aún vacía

Escrito por 

Si el panorama nacional está cargado de incertidumbre por la multiplicidad de candidatos con chances, en Santa Fe la cuestión es diametralmente opuesta.

Si el panorama nacional está cargado de incertidumbre por la multiplicidad de candidatos con chances, en Santa Fe la cuestión es diametralmente opuesta.

A casi 4 meses del cierre de listas (operarían a fines de febrero o principios de marzo) sólo Miguel Lifschitz y Mario Barletta (en el Frente Progresista) y Miguel Del Sel (en el PRO) aparecen como relativamente consolidados en la disputa por la Gobernación.

En el ámbito del peronismo, la unidad, que fue voceada por unos y otros, no sólo se hace demorar más de lo esperado sino que atraviesa un espeso frente de tormenta tras el virulento cruce entre seis senadores y el presidente del PJ, José Luis Freyre.

Los legisladores, tras haber acusado a Freyre de no cumplir con su promesa de reunir a los potenciales precandidatos, recibieron una tunda de adjetivaciones. El intendente de Venado Tuerto los acusó de "no trabajar para el conjunto", de "querer irse con el PRO" y de ser responsables de la crisis con los trabajadores del PJ por no pagar la cuota societaria.

En el medio de la disputa, Miguel Del Sel dijo públicamente que no participará de ninguna interna contra el peronismo lo que mandó a fojas cero el plan de máxima que tenían esos mismos legisladores y otros dirigentes.

Esperando al PJ. Hasta que el justicialismo no ocupe la silla aún vacía en la grilla de postulantes, Lifschitz y Del Sel seguirán restregándose las manos, en la previa a una campaña que promete un ítem casi exclusivo: seguridad.

Sí se espera una gran cantidad de listas a diputado provincial, máxime cuando parece haber quedado en la nada la posibilidad de que se instrumenten pisos electorales en las primarias. En el socialismo, el gran objetivo de máxima es volver a controlar las mayorías legislativas y, para la Cámara baja mencionan a Eduardo Di Pollina (espadachín en la defensa del gobierno tras las duras acusaciones al gobernador sobre supuesto financiamiento narco de la campaña electoral) como futuro presidente del cuerpo.

De acuerdo a lo que pudo saber LaCapital la idea de la Casa Gris es alejar la fecha de las generales santafesinas de las Paso nacionales. En la primera semana de mayo podrían realizarse las Paso provinciales y en la primera de junio la gran final. Podría haber algún corrimiento pero no demasiado alejado de esas fechas tentativas.

Cristina y el paso del tiempo. En el plano nacional, sin un escenario de reelección por delante y a 13 meses del adiós al poder, la presidenta de la Nación, Cristina Fernández, vuelve a la ofensiva con una receta que —no por conocida y reiterada— la sigue manteniendo en el centro de la escena: abrir frentes de batalla contra enemigos de cuerpo presente o fantasmagóricos. Sin embargo, esta vez, dos cosas han cambiado: el paso del tiempo y las bondades económicas.

Cuando los efectos de la ley de medios parecían haber quedado atrás, el gobierno desempolvó la dialéctica tensa de su alfil Martín Sabbatella y anunció el desguace de oficio del demonizado Grupo Clarín.

Pese a que se vendrá otra retahíla de acciones judiciales, el cristinismo —la fase más ofensiva del kirchnerismo— busca de este modo mantener la épica de su núcleo militante y enviar una señal a los sectores más moderados que creen depositar una ruta de salida inadvertida con gestos y palabras menos tersas.

A Daniel Scioli no le resultará fácil en este teatro de operaciones encarnar su prédica "con fe, con esperanza, siempre para adelante", aunque nunca hay que subestimar la capacidad de sobrevivencia del gobernador bonaerense, portador de un cuero tan duro que le permitió mantenerse en pie pese a los lonjazos que recibió en todas las etapas del "proyecto".

Cristina ha resuelto que su plan de salida no contemple aterrizajes suaves. Lo blanqueó el hijo de la presidenta en su discurso en el acto de Argentinos Juniors: "Entregar el gobierno pero no el poder". La profundización de las revoluciones imaginarias del kirchnerismo (contra Estados Unidos, Alemania, los fondos buitres, las corporaciones, los grandes medios, y siguen las firmas) le permitirá mantener la masa crítica pero pondrá en duda la adhesión del 15 por ciento de independientes o de componente de voto moderado que Scioli necesita para ganar en primera vuelta. Hasta ahora la mejor noticia para el ex motonauta es el mantenimiento de la constelación de kirchneristas de paladar negro: esa dispersión le permitiría ganar las primarias del espacio casi sin discusión.

Aunque en escenarios de cierta normalidad a 12 meses de la fecha electoral predominan las certezas, hoy la política argentina es un gran signo de interrogante respecto de quién será el futuro presidente.

Encuestas por doquier. Pese a que aquí, allá y en todas partes la verosimilitud de las encuestas están cuestionadas, y casi heridas de muerte en torno a su credibilidad, el análisis de siete sondeos nacionales a los que tuvo acceso este diario en los últimos 30 días sirven para confirmar que, aunque parezca un oxímoron, hoy lo único seguro es la incertidumbre.

Tres de esos sondeos dan ganador a Sergio Massa, dos a Daniel Scioli y otros dos a Mauricio Macri. En lo único que coinciden esos muestreos es en que ninguno de los candidatos llega al 30 por ciento de los votos. Claramente, hay dos explicaciones que se recortan de esta realidad: gran parte de la sociedad que decidió no sufragar por candidatos kirchneristas aún no ha tomado posición mayoritaria por alguno de los postulantes opositores. En muchos aspectos, Massa, Macri —y también los pretendientes a la Presidencia del Frente Amplio Unen (FAU)— comparten electorado y salen a pescar voluntades con la misma red.

Scioli, Macri y Massa se las verán en figurillas para ascender en la cuesta que finalmente los deposite en el ballottage, algo que con tiempos adelantados está experimentando el FAU. Resulta a todas luces incomprensible la nueva herida que se abrió en el ámbito de la centroizquierda tras la sorpresiva selfie entre Massa y el presidente del bloque de senadores ucerreístas, Gerardo Morales. Que fue más que una instantánea de ocasión.

El FAU y el kirchnerismo tienen una ventaja comparativa respecto de Massa y Macri: quien resulte finalmente candidato se verá fortalecido y legitimado tras haber sorteado el tamiz de las primarias, algo que no sucederá (al menos hasta ahora no hay indicios que hagan pensar lo contrario) en el Frente Renovador y en el PRO.

Hagan juego, señores.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}