Rosario, Sábado 18 Noviembre 2017
Lunes, 22 Septiembre 2014

La impensada agenda de la realidad

Escrito por 

Fein resolvió de un plumazo la situación de Néstor Trigueros al despedirlo del gobierno, congeló la vacante en ese cargo e, inesperadamente, la interna radical la sacó del centro de la escena.

Por primera vez luego de muchísimo tiempo, el socialismo gobernante tuvo que ponerse a la defensiva, obligado por una agenda impensada que derivó en la renuncia del coordinador del Gabinete municipal y que, por otro lado, obligó a una contraofensiva dialéctica contra la monja Marta Pelloni, quien espolvoreó un durísimo ataque contra el poder político.

La intendenta Mónica Fein resolvió de un plumazo la situación de Néstor Trigueros al despedirlo del gobierno, congeló la vacante en ese cargo e, inesperadamente, la interna radical la sacó del centro de la escena.

Aunque minutos después de haber despedido a Trigueros los radicales comenzaban a ejercer presión para que el rol de coordinador siguiese quedando en sus manos —el concejal Martín Rosúa había ensayado una batería de críticas al gobierno municipal— las durísimas acusaciones del diputado provincial Julián Galdeano contra su correligionario Jorge Boasso encallaron el escandalete en la UCR. Podría decir Fein, ¿con amigos así, quién necesita enemigos?

Curiosamente, o no tanto, el episodio se transformó en una perfecta foto para el análisis político que explica mejor que cinco mil caracteres cómo el socialismo se trasforma en eficiente pescador del río revuelto por las internas que suele ser el radicalismo santafesino.

Caso único. Santa Fe debe ser el único escenario político mundial en que un partido coalicionista que tiene la mayor cantidad de legisladores, intendentes y presidentes comunales termina siendo furgón de cola en los principales cargos: Gobernación y Municipalidad de la principal ciudad.

Las explosivas declaraciones de la monja Martha Pelloni respecto a la existencia en Santa Fe de "un poder político mafioso del crimen organizado" que actuó en torno al caso de los mellizos de Casilda también impactaron firmemente en la escuadra socialista. El sacudón fue parecido al que pronunció alguna vez el diputado de La Cámpora Andrés Larroque (reciente visitante papal) cuando habló de "narcosocialismo". En el caso de Pelloni, se trata de una religiosa de la Congregación de Carmelitas Misioneras Teresianas, que siempre abrevó en las aguas del progresismo, con lo cual sus palabras calan hondo en el reservorio frenteprogresista.

El que mejor definió el cuadro político de situación hacia futuro fue Miguel Lifschitz, quien tras los episodios de Trigueros y de Marcelo Vorobiof (debió dejar el Ente Administrador del puerto de Santa Fe por ser investigado y luego procesado por la Justicia), señaló: "De aquí en más deberemos ser muy cautos y precavidos a la hora de designar funcionarios. Cuando hay alguna objeción, sospecha o denuncia, inmediatamente se debe dejar la función".

La gran razón. A la hora del análisis de por qué el socialismo hace casi 25 años que gana en Rosario y de las razones de su instalación en la provincia hay un fundamento que pesa mucho: no tiene funcionarios procesados ni escándalos de corrupción resonantes. Y eso hoy en día es una carta de las buenas, casi un as de espadas.

Como anticuerpo a los malos tragos, los socialistas decidieron de buenas a primera reunir a todo su personal con cargos en la ciudad de Santa Fe, pisarle el territorio a los radicales e iniciar de hecho la campaña electoral dando señales de unidad interna. Como para seguir metiendo una cuña en la interna radical, ayer Lifschitz blanqueó que busca a un dirigente de boina blanca para que lo acompañe en la fórmula como candidato a la vicegobernación. Esa historia continuará.

El hijo y el Papa. A nivel nacional, la semana transcurrió con el gobierno volviendo a controlar la agenda real e imaginaria. Intentando desvirtuar las alusiones al pato rengo (teoría que indica que los gobernantes que carecen de reelección pierden poder a medida que se acerca el final), el kirchnerismo impuso sus mayorías en el Parlamento para darles luz verde a las leyes de abastecimiento y de sede local para el pago a los bonistas, al tiempo que subió a las tablas a uno de sus personajes más emblemáticos, el hijo mayor de Néstor y Cristina.

Cristina se dio todos los gustos en siete días: instaló a Máximo como continuador de la saga de los Kirchner y llevó a los dirigentes de La Cámpora al exclusivo Domus Sanctae Martha, residencia del Papa Francisco. Enrevasado intríngulis el de la política argentina: el mismo sector político que acuña el mote "pibes para la liberación" es el que ingresa al Vaticano para rendir tributo y honor a Su Santidad.

Todas las señales de la presidenta apuntan a no perder peso ni poder específico hasta minutos antes de la entrega del poder, estrategia que no permite definir el futuro del espacio, con siete precandidatos a sucederla. Los futuros pasos de la presidenta y el estado de la economía serán cruciales para definir también la proyección de quien hoy por hoy se ubica en lo más alto de la tarima que dejan ver los encuestadores: Daniel Scioli.

Mirando el horizonte. Cuanto más se recueste en el discurso y la simbología kirchnerista más necesitará el gobernador bonaerense no depender de un ballottage. En ese escenario final, el uno contra uno puede jugarle en contra atento al voto antikirchnerista rabioso que, en la competencia previa, podría esparcir voluntades entre varios postulantes.

Por sobre los deseos imaginarios, las tácticas y los tableros de arena se posa la economía que, en las últimas semanas, no le trajo ninguna buena noticia al gobierno nacional. Desde el mismo momento en que el kirchnerismo se hizo poder navegó con vientos de cola, consumo en alto y empleo en alza. Ninguno de esos tres beneficios se posa hoy sobre la economía argentina.

No es una casualidad que las derrotas del oficialismo hayan provenido en 2009 —crisis del campo mediante— y 2013, cuando ya los números en alza empezaban a caer.

Las encuestas más serias —si es que existe tal cosa— repiquetean el día a día con triple empate técnico entre Scioli, Mauricio Macri y Sergio Massa, en un escenario de tres tercios que obliga al Frente Amplio Unen (FAU) a dejar de lado amateurismos y bosquejar caminos de real politik para evitar malos recuerdos de la Alianza que gobernó al país durante dos años.

Por ahora, la mayoría de la sociedad mira con preocupación a la economía, se siente desprotegida cada vez más. con la inseguridad galopante y observa sólo de reojo a los que prometerán paraísos desde 2015.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}