Rosario, Miércoles 22 Noviembre 2017
Lunes, 01 Septiembre 2014

El Frente Progresista largó primero

Escrito por 

El lanzamiento de la precandidatura de Mario Barletta preanuncia una interna competitiva en la coalición oficialista entre el radicalismo y el Partido Socialista y debería acelerar los tiempos en el resto de los vectores políticos de la provincia.

A poco menos de un año de las primarias santafesinas, el Frente Progresista ya puso en cancha a sus dos actores fundamentales para disputar la candidatura final por la Gobernación: Miguel Lifschitz y Mario Barletta. La rápida definición de nombres y apellidos en el oficialismo debería extremar las decisiones en el peronismo atento a que Miguel Del Sel renunciará a su banca de diputado nacional y sólo se dedicará a recorrer la provincia buscando el plus necesario para igualar las chances de 2011.

Barletta blanquea en la edición de hoy de LaCapital su decisión de presentarse por segunda vez como precandidato a gobernador intentando cerrar los corrillos que aludían hasta aquí a "una fórmula de consenso" entre Lifschitz y un radical que, en los pasillos de la política, también tenía nombre propio: Hugo Marcucci, senador por el departamento La Capital. Marcucci pertenece al mismo sector político que Barletta por lo que esa especulación sobre una fórmula compartida le daba aún más aire a la ausencia de una interna en el Frente Progresista.

En verdad, la salida a la cancha de Barletta le permite a la UCR, más allá del resultado final de la historia, cumplir con la obligación natural de presentar un candidato propio. Será ahora tarea de la dirigencia partidaria evitar fugas como las que se produjeron en 2011 cuando el mismo Barletta debió competir contra una fórmula socialista-radical integrada por Antonio Bonfatti y Jorge Henn.

Se ha escrito en esta columna que la situación institucional del radicalismo santafesino no registra antecedentes ni elementos comparativos en ninguna provincia de la Argentina y, tal vez, constituya una rareza extra-nacional.

El más que centenario partido tiene la mayoría de las municipalidades y comunas del Frente Progresista bajo su ala, contabiliza la mayor cantidad de legisladores provinciales y, sin embargo, no puede evitar que el socialismo haga pata ancha a la hora de imponer los candidatos a la Gobernación.

Al margen de los beneficios de instalación que les provee a los precandidatos socialistas el poder traccionador de los aparatos territoriales de la administración provincial y de la principal ciudad, el peso específico de Rosario permite que al momento de largarse la campaña un precandidato que gobernó la ciudad consiga niveles de instalación superiores a los que distritalmente se referencian en otros lugares.

Pasó con Hermes Binner en 2007, con Bonfatti en 2011 y pasa ahora con Lifschitz.

Sin embargo, tanto para Barletta como para Lifschitz el desafío es tener niveles de conocimiento más amplios fuera de sus lugares de pertenencia. A ese inconveniente no lo tiene ni remotamente Del Sel, quien por provenir de las tablas y el humor popular arrancó con un piso altísimo. El problema de Del Sel no es de instalación sino de aceptación en algunos sectores de clase media urbana. Pero ese es tema para otra columna.

"Es un error circunscribir el futuro electoral y las chances de cada uno a la pertenencia partidaria, le aseguro que cada vez que Lifschitz recorre los departamentos es bienvenido por los senadores radicales e, incluso, por los peronistas. Los senadores quieren ser reelectos y la boleta única no los obliga a ir en la misma boleta que los candidatos a gobernador", dicen cerca del dos veces intendente rosarino.

En ese vector, si se frustra el tándem con Marcucci amagan con ofrecerle la precandidatura a vicegobernador al presidente del Concejo Municipal de la capital provincial, Leonardo Simoniello. Todas estas especulaciones serán desmentidas rotundamente al momento de tomar difusión pública esta columna.

La confirmación de la precandidatura de Barletta y las recorridas constantes de Lifschitz por el territorio santafesino tal vez obliguen a una definición inminente de parte del tercer protagonista de la historia: Rubén Giustiniani. El senador nacional socialista ha dicho que recién a principios de 2015 dirá a qué cargo se presentará como postulante, pero la aceleración de los tiempos tal vez lo haga cambiar de opinión.

De no haber renunciado públicamente a una candidatura a gobernador, por estas horas se pondría el ojo avisor en el ministro de Gobierno, Ruben Galassi, como delfín de la Casa Gris, pero hasta el propio Bonfatti manifestó públicamente hace 15 días el aval a Lifschitz. Galassi concurre a la inauguración de obras y se reúne con los intendentes, algo que en los manuales de la política siempre es leído como abono para una postulación futura.

¿La realización de una interna en el Frente Progresista es el reconocimiento de unos y otros de que no está en riesgo la continuidad de la coalición en el poder en 2015? Una lectura rápida permite abrigar una respuesta positiva, aunque debe decirse que —a diferencia de lo ocurrido en el PJ—, socialistas, radicales, coalicionistas cívicos, y otras agrupaciones menores, mantuvieron su mapa de ruta en las generales. En el caso del Frente, lo que la interna desune lo une la general.

El gran desafío para el gobierno a la hora de la sucesión es mejorar la gestión en el rubro más problemático: la seguridad. En los últimos días, con el temible recrudecimiento de la violencia en episodios de robo, algunos opositores empezaron a vislumbrar la posibilidad de endurecer el discurso. Fue en ese marco que el concejal Roberto Sukerman y el diputado provincial Marcelo Picardi pidieron la renuncia del ministro Raúl Lamberto. El presidente de la Cámara baja, Luis Rubeo, y el diputado del PRO Norberto Nicotra no coincidieron con esa mirada de la realidad y apuntaron que la cuestión excede los nombres propios.

La cuestión de la seguridad estará en boca de todos los candidatos opositores en la próxima campaña electoral. Por esto, el oficialismo necesitará mejores resultados y la oposición mejores propuestas. Fue la diputada nacional oficialista Alicia Ciciliani la que describió la realidad con honestidad brutal: "Va a haber muchos otros Mariano Bertini, a eso lo tenemos que tener muy en claro".

Es el mientras tanto hacia el 2015 el que definirá posicionamientos y favoritismos.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}