Rosario, Martes 12 Diciembre 2017
Martes, 01 Abril 2014

Todo por dos votos

Escrito por 

Daniel Scioli entendió a la fuerza esta semana que no es el heredero forzoso del kirchnerismo. Luego de 17 días de paro de los docentes, a los que se sumaron trabajadores de todo el sector estatal y de la salud, el gobernador de Buenos Aires quedó expuesto en sus debilidades como administrador de los servicios esenciales de un Estado provincial.

Daniel Scioli entendió a la fuerza esta semana que no es el heredero forzoso del kirchnerismo. Luego de 17 días de paro de los docentes, a los que se sumaron trabajadores de todo el sector estatal y de la salud, el gobernador de Buenos Aires quedó expuesto en sus debilidades como administrador de los servicios esenciales de un Estado provincial. Si bien nadie explicó de dónde surgieron los fondos para elevar a cinco mil pesos el sueldo de un maestro inicial en el territorio más poblado del país, se presume que una promesa de ayuda especial de la Casa Rosada puede haber destrabado este ignominioso conflicto. La asistencia habría sido prometida luego de tres semanas de irrecuperable desgaste. De paso: sería hora que la clase dirigente que tuvo responsabilidad de gobierno desde 1983 reconociera el fracaso estrepitoso de su hacer si es que como toda respuesta económica se le conceden escuálidos cinco mil pesos a los maestros, tan invocados en campaña como despreciados en el día a día.

La presidenta de la Nación no le alcanzó antes un salvavidas al otrora compañero de fórmula de Néstor Kirchner, dejando al descubierto una vez más que no es su preferido. Esto, dicen en los pasillos de la Casa de Gobierno, significa que Cristina sigue teniendo recelos con Scioli, pero esencialmente que no está dispuesta a consagrar a un candidato del PJ a 19 meses de tener que entregar la banda presidencial. Todo un modo de retener poder. Mezquino, pero modo al fin. "La jefa nos va a hacer jugar a todos en una interna", confiesa en reserva uno de los aspirantes a la candidatura peronista para 2015. "Y cuando las encuestas o las mismas primarias lo indiquen, puede que baje la mano en señal de bendición", concluye.

El episodio del paro docente y tantos otros sirven en estos días para utilizar el cristal de la sucesión de Cristina en el seno del partido de gobierno. El viejo dicho de que se gobierna para las próximas elecciones y no para las futuras generaciones es tan patente aquí como lejano en lo que parece reclamar la mayoría de los ciudadanos. "Si fuera por Cristina, su candidato natural sería Axel o alguno de los chicos de La Cámpora", confiesa con pesar el mismo hombre de gobierno que trabaja por su candidatura. "Ese sería su sueño", grafica la misma fuente. El ministro Kicillof puede ser un creativo a la hora del rebautismo de la realidad. No deja de ser pintoresco que a la devaluación él la llame deslizamiento cambiario o al tarifazo y a la poda de subsidios al gas y al agua (puro gesto de equidad con el fin de evitar privilegios insoportables para porteños y bonaerenses) los titule readecuación de recursos. Pero el ministro de Economía o la juventud comandada por Máximo Kirchner encabezando una boleta del PJ deviene quimérico. Tanto como la miopía de no ver que la seguridad, la inflación y la falta de servicios esenciales como las escuelas abiertas son la mayor demanda popular.

Otro huracán: Hermes Binner anunció este fin de semana el acuerdo partidario Frente Amplio Unen del que participarán, entre otros, el socialismo, Julio Cobos, Martín Lousteau, Pino Solanas y Elisa Carrió. La idea es recrear la formación de listas hacia el 2015 tomando la experiencia de las candidaturas porteñas del año pasado que permitieron competir limpiamente a dirigentes de la talla de Rodolfo Terragno, Alfonso Prat Gay, Ricardo Gil Lavedra o los mismos Carrió y Solanas. Nadie se atreve a vaticinar si el encuentro de Binner y Lilita en un mismo espacio generará plafón para verlos trabajar juntos. Hay que recordar que la diputada chaqueña descalificó con dureza al ex gobernador santafesino al punto de considerarlo lo más antiguo e indeseable de la nueva política. Binner, cuando ambos eran candidatos, dijo que a Carrió no había que prestarle atención. El socialismo está dispuesto a hacer borrón y cuenta nueva. La mujer de la Coalición ha prometido evitar adjetivaciones, pero avanza en algo mucho más irritante para los hombres del partido de la rosa: conversa con el macrismo.

"Lilita quiere una foto con Gabriela Michetti, Federico Pinedo y María Eugenia Vidal", dice un asesor de ella que la acompaña desde los 90. "No va a ser fácil sentarla al lado de Binner para que la retraten", concluye el mismo dirigente. Raro modo, si es así, de comenzar un trayecto de convergencia política.

Este panorama de fragmentación oficial como de una parte de la oposición envalentona al Frente Renovador de Sergio Massa. Y se nota en el discurso de muchos de sus dirigentes, que se mueven como si se tratara de los refundadores del modo de hacer política en la Argentina. A algunos de ellos, ubicados en segundas y terceras líneas del massismo, les vendría bien un baño de humildad y, sobre todo, abandonar los micrófonos y las cámaras para recorrer los caminos de la realidad cotidiana. Es cierto que hoy el ex intendente de Tigre lidera todas las encuestas con diferencias holgadas sobre Daniel Scioli y Mauricio Macri. Ha tenido un inteligente modo de instalarse en el conocimiento de todo el país aprovechando la coyuntura adversa para el gobierno y la todavía ausente presencia seria del resto de la oposición. Todavía, ya se dijo, falta un año y medio y eso en nuestro país suele ser más que una eternidad.

En medio de tanto cálculo interesado que domina a la política fue muy saludable la directa y convencida decisión del fiscal de la Nación Ramiro González, quien imputó hace horas al juez Norberto Oyarbide y a Carlos Liuzzi, número dos del secretario legal y técnico Carlos Zanini. El procurador no puede entender que un allanamiento haya sido parado de un telefonazo, luego de un llamado del hombre del Ejecutivo que se entrometió groseramente en la esfera judicial. Ni eso, ni que Liuzzi fuera beneficiado por Oyarbide archivando varias de su causas penales; ni que siempre, pero siempre, el vicesecretario llegue a los Tribunales Federales obteniendo en el sorteo de causas la bolilla de Oyarbide para ser juzgado por él. Enorme valentía la del fiscal González. Se espera idéntica actitud del juez que analice sus pedidos.

Luis Novaresio

Periodista en C5N, Radio 10 y Radio Dos. Columnista del diario El Ciudadano de Rosario.

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario y GlobalPorts. El desarrollo de la Hidrovía Paraguay – Paraná en los últimos tiempos volvió a formar parte de la agenda de los principales decisores gubernamentales a nivel nacional y regional. El[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}