Rosario, Martes 12 Diciembre 2017
Lunes, 17 Marzo 2014

La política santafesina piensa en 2015

Escrito por 

La abrumadora catarata de inseguridad pública sólo deja resquicios —pocos— para que se filtre la política santafesina. Pero, debe decirse, aun con movimientos subterráneos, y con más rumores y operaciones lábiles que realidades concretas, el camino hacia las elecciones de 2015 comenzó lo que será un largo derrotero.

La abrumadora catarata de inseguridad pública sólo deja resquicios —pocos— para que se filtre la política santafesina. Pero, debe decirse, aun con movimientos subterráneos, y con más rumores y operaciones lábiles que realidades concretas, el camino hacia las elecciones de 2015 comenzó lo que será un largo derrotero.

En el Frente Progresista, coalición de gobierno que tiene menos trastornos que el resto de las fuerzas provinciales, todo está por construirse. Si para algunos analistas —incluido quien esto escribe— Miguel Lifschitz es el candidato natural del socialismo para suceder a Antonio Bonfatti, la cuestión lejos está de ser saldada en el interior de la fuerza.

Aunque el ministro de Gobierno, Rubén Galassi, se haya bajado públicamente de cualquier postulación en un intento logrado por esfumar cualquier clima de internismo en la escuadra oficial, en estricto off the record otras espadas socialistas admiten que aún nada está definido.

Es más, el propio Bonfatti se encargó de decir más de una vez que "no hay candidatos naturales", antes de evaluar como posible una interna para definir nombres y apellidos.

Instalación y perfil. Es en las cercanías políticas de Hermes Binner donde la figura de Lifschitz se recorta con más chances. "Olvídese de otro nombre. Miguel (por Lifschitz) está instalado, gobernó ocho años Rosario y tiene un perfil que no se encuentra en otro dirigente. El va a ser el candidato a gobernador", sostuvo una referencia binnerista que talla en el Parlamento nacional.

Es lógico que desde el campamento del ex gobernador despejen los rumores que no descartan que sea él el postulante a la Casa Gris. Binner sigue adelante con sus intenciones presidenciales y, hoy por hoy, es la principal referencia del FAP a nivel nacional. Sólo Julio Cobos podría competir en pie de igualdad en una interna contra el líder socialista.

Sin embargo, así como un ladero político de Binner descartó cualquier chance de regreso, otro dirigente curtido en mil batallas no le cerró la puerta a la opción santafesina: "No hay que dar nada por cerrado. ¿Por qué Hermes va a jugar su última ficha política en una candidatura a presidente que no tenga chances de ser ganadora si sería otra vez ganador con sólo presentarse a la Gobernación? Nadie se lo va a reconocer, pero de esto se habla entre nosotros".

El futuro preelectoral del socialismo también se definirá de acuerdo a lo que haga el socio mayor, el radicalismo, eterno acompañante del partido de la rosa. Allí parece pintada para la guerra interna una constelación de referencias que mantuvo sucesivos encuentros en la provincia, hasta reunirse la semana pasada en Rosario.

La contradicción radical. El nombre de Mario Barletta aparece otra vez como potencial precandidato a la Gobernación, atento a que José Corral aspira a ir por otro mandato en la Municipalidad de Santa Fe. Los radicales quieren resolver una contradicción extraña y casi inédita para la política electoral: tienen, en el Frente Progresista, la mayoría de intendentes, presidentes de comuna y legisladores pero terminan siempre acompañando desde atrás al socialismo en la fórmula a gobernador.

Si el radicalismo logra precandidatos competitivos para las Paso, el socialismo necesariamente deberá ir hacia un candidato único de su sector para no repetir la experiencia de 2011 cuando la postulación de Rubén Giustiniani dividió las aguas hasta complicarle el ingreso de legisladores provinciales. Hoy, Giustiniani aparece blandiendo la posibilidad de presentarse nuevamente a internas, aunque otros indican que su deseo sería repetir una candidatura nacional.

En Rosario, está cada vez más cercana la posibilidad de que el radicalismo (que en los últimos comicios compitió por afuera de la estructura del Frente Progresista), en 2015 regrese al redil oficialista. En ese sentido trabaja la conformación de un eje político entre Miguel Zamarini, Aldo Poy y Martín Rosúa con el sector de Jorge Boasso, María Eugenia Schmuck y Sebastián Chale. ¿Se sumará el peronista Jorge Coscia al espacio?

No les pasó desapercibido a los observadores que siguen los pasos de las votaciones en el Concejo Municipal que Boasso votó de manera diferente a sus aliados respecto a la prohibición de estacionar frente a las escuelas. ¿Será el preanuncio de una ruptura o, apenas, una diferencia en ese proyecto puntual? "Con Schmuck y Chale no hay ningún ruido, hasta hemos construido una relación de amistad", relativiza el edil.

A propósito de Boasso, según pudo saber La Capital recibió un llamado telefónico de Sergio Massa, quien sigue adelante en su tarea de nutrirse de dirigentes radicales.

Por el lado del socialismo rosarino, las fichas están puestas en la gestión de la intendenta Mónica Fein, quien tiene habilitada la posibilidad de reelección, opción de la que hicieron uso sus antecesores. El propio Binner admitió en las postrimerías de 2013 que Fein seguramente irá por otro mandato.

En el peronismo santafesino hay por estas horas un intento —sólo verbalizado— de poner en acción caminos de unidad. Algunos dirigentes pretenden evitar, por ejemplo, que Carlos Reutemann y María Eugenia Bielsa jueguen por caminos separados. En ese sentido, algunos se entusiasmaron con la reunión —luego desmentida— entre Luis Rubeo y Reutemann, algo que para observadores extra PJ se transformó en una especie de herejía.

Para el PJ santafesino la única chance de reconvertirse en opción alternativa de poder pasa por explorar caminos de unidad, algo cada día más difícil de acuerdo a la realidad nacional, dividida entre protagonistas del espacio K, del sciolismo y del massismo. Además de ese tablero, muchos peronistas recalaron en Unión PRO, lo que maximiza esa bifurcación.

Los caminos del Lole. Reutemann no será candidato a gobernador, pese a que en las últimas horas algunos trascendidos originados en Buenos Aires aludían a esa posibilidad. Los caminos del senador pasan por intentar repetir mandato en el Senado o convertirse en el postulante a vice de Massa. Incluso, ayer circuló el rumor de que el ex intendente de Tigre le pidió al Lole que sea su compañero de fórmula.

"Sé que ayer anduvo corriendo fuerte ese rumor. Desmiéntalo, Massa no me ofreció nada. ¿Sabe cuántos candidatos a vice van a pasar? Falta mucho para el 2015", le dijo Reutemann anoche a este diario.

A gobernador, en el massismo volvieron a la carga en las últimas horas para sumar a Horacio Rosatti, ex ministro de Justicia de Néstor Kirchner.

Por estos desfiladeros transita la política provincial y rosarina, aunque con grabador encendido todos los protagonistas de la historia repitan que para el 2015 falta una eternidad.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario y GlobalPorts. El desarrollo de la Hidrovía Paraguay – Paraná en los últimos tiempos volvió a formar parte de la agenda de los principales decisores gubernamentales a nivel nacional y regional. El[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}