Rosario, Domingo 19 Noviembre 2017
Martes, 22 Mayo 2012

La estrategia del PRO para Santa Fe

Escrito por  Antonio Abbatemarco / DesarrolloyRegion

Propuesta Republicana, el espacio político liderado por el Jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri a escala nacional, avanza resueltamente en territorio santafesino.

Incentivado por el óptimo bautismo de fuego vivido en las últimas elecciones generales a gobernador, busca asentar definitivamente motores para acelerar tranquilamente hacia los comicios intermedios nacionales del año entrante y porqué no hacia el seductor 2015, o sea pelear por el manejo de la provincia.

Tiene bastante a favor. La imagen de Miguel Torres del Sel, presidente del partido de color amarillo en el distrito Santa Fe, no contaminada por la verborragia mediática de políticos de carrera, entendidos en la gimnasia de la lengua pero no en la práctica rutinaria de la acción concreta, penetra decididamente en el gusto del habitante promedio, que sólo busca sobrellevar una vida tranquila llendo del trabajo a la casa, y los fines de semana de la casa hacia algún divertimento familiar; eso sí, sin temer por su seguridad, en una realidad cada vez más insegura.

El humorista devenido en dirigente, desde un planteo de centro; centro-derecha; o derecha (como le parezca al matiz ideológico del lector) aparece como la única alternativa regional (desmembrado el reutemismo, luego del retiro de su líder) ajena al bando progresista compuesto por el socialismo, parte de un Frente Progresista gobernante con fuertes inconvenientes financieros que cursa su quinto año ininterrumpido como ocupante de la Casa Gris; y el kirchnerismo, espectador privilegiado del estancamiento de la economía argentina producto de la crisis internacional que se traslada a lo micro en un constante aumento de precios. Este peronismo de centro-izquierda, aún no ha encontrado una figura aglutinadora que contenga todas las aspiraciones dirigenciales pejotistas para retomar el ejecutivo en la provincia, si es que ese es el verdadero deseo.

Tanto el socialismo como el kirchnerismo, asimismo, por el mandato inclaudicable de sus principios constitutivos son incapaces de abordar la cuestión de la seguridad desde un enfoque realista que contemple los reclamos cotidianos de la ciudadanía en la materia, resignándose al debate filosófico, cuando no a la comparación reiterada con tiempos oscuros de nuestra historia como nación que -por suerte- no corren en la actualidad.
Estas limitaciones ideológicas autoimpuestas no anidan para nada en el discurso del “productor pecuario” (tal cual gusta definirse), representante de la fuerza macrista en la provincia. Rememoremos: la política aplicada para combatir el flagelo de la inseguridad por el oficialismo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) no se ha privado de jugar al límite de la ley en un alarde manifiesto de implacabilidad. Por ende, no se evidencia porqué el ex Midachi debiera corregir esa aparente fortaleza, saludada por la paranoia de la muerte que se ramifica como un cáncer al interior de la sociedad.

Con todo, volviendo a lo estrictamente constructivo, Santa Fe es para el PRO una plaza importantísima en vista de satisfacer sus apetencias presidenciales a futuro. El primer sitio de la geografía argentina fuera de la provincia de Buenos Aires que abre sus brazos para recibir hospitalariamente a esta novel fuerza, con amplias posibilidades de progreso. Algo así como una inversión a largo plazo.

Entre los activos de esta empresa se encuentra un gran porcentaje de habitantes de pueblos y ciudades del interior productivo que aborrecen al kirchnerismo y que no están conformen con la “tibieza” gubernamental del socialismo, más aún a la luz de la amistosa relación de Bonfatti con la primera mandataria argentina. Suma puntos extra la formidable cosecha de bancas en las últimas elecciones que le permitió quedarse con siete diputados en la Cámara Baja santafesina, y con tres ediles en el Concejo Municipal de Rosario, que sumados a la banca que ya poseía (Laura Weskamp), hacen un total de cuatro, número valioso para la aprobación de cualquier iniciativa.

El pasivo (los puntos flacos), pasan por la falta de un programa explícito que compendie las principales ideas económicas, sociales y políticas del espacio pensando una provincia a largo plazo; y por la necesidad del mismo Del Sel de tomar el ciento por ciento de la responsabilidad que implica capitanear un armado en proceso de expansión como el PRO. Esto conlleva arbitrar entre los diversos sectores del partido, con la conocida preponderancia del peronista en la provincia (ex referentes y militantes identificados tradicionalmente con el reutemismo), planificando un crecimiento paulatino ordenado.

El 2013 está a la vuelta de la esquina, y tal cual sucede en el mercado con todo nuevo emprendimiento transcurrido un tiempo desde su aparición, el PRO ya no es novedad; es un actor más en el mapa político santafesino que deberá revalidar sus logros como cualquier competidor. Para esto deberá adaptarse a la medida del desafío. La verdad, parafraseando al mítico jugador y técnico de River Plate, Ángel Labruna: “se verá en el verde césped”.

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}