Rosario, Jueves 23 Noviembre 2017
Domingo, 19 Enero 2014

El socialismo, entre gestión y política

Escrito por 

Las principales referencias socialistas decidieron hace un par de semanas cerrar la brecha en torno a futuras candidaturas, concentrar las energías en resolver cuestiones muy urticantes de la gestión y sacar de la superficie cualquier vestigio de confrontación interna.

Hasta que explotó la pelea entre el presidente del Concejo rosarino, Miguel Zamarini y la intendenta Mónica Fein parecía que el partido de gobierno había resuelto domar cualquier brote de insatisfacción interna atento a que los dichos previos de Rubén Giustiniani, anticipando competencia plena en las primarias de 2015, no había rebotado lo suficiente en el redil del PS.

La estruendosa acusación de sectarismo político hacia Fein no sólo instaló un conflicto en el aquí y ahora sino que abrió el juego político hacia las futuras elecciones en la ciudad. Zamarini logró abrir una nueva corriente de opinión interna junto a Martín Rosúa (UCR) y Aldo Poy (PDP) que le permite diferenciarse del poder central pero sin romper con la coalición oficialista.

La pelea entre los dos protagonistas institucionales de la ciudad hubiera sido un maremoto en el florero, de no tratarse de dirigentes del socialismo, partido poco proclive a blanquear sus diferencias. De hecho, el único antecedente mediato fue la tunda que Hermes Binner descargó sobre Giustiniani al inicio de la campaña electoral de 2011, cuando el senador se encaminaba a competir en las Paso contra Antonio Bonfatti, delfín político del entonces gobernador.

Calma, socialistas. De hecho, la intendenta referencia el episodio en los dichos previos de Giustiniani y sostiene entre sus íntimos que toda la movida de Zamarini tiene como objetivo adquirir alguna visibilidad política camino al futuro turno electoral. "A Zamarini no lo quería nadie del bloque como presidente del Concejo, no solamente yo", se le escuchó decir a la jefa del Palacio de los Leones.

La movida interna en Frente Progresista habilita una rampa para el regreso de María Eugenia Schmuck, Sebastián Chale y Jorge Boasso, concejales radicales que podrían encarnar con el actual titular del Palacio Vasallo una alianza electoral en 2015.

"Todo puede ser, pero lo que hay que evitar en el socialismo es que tres o cuatro tomen decisiones por sobre el conjunto", mencionó Zamarini en una tertulia reciente.

Por afuera de este episodio, el socialismo arrancó 2014 con un puñado de reuniones destinadas a cohesionar el frente interno y a evitar las dispersiones en el territorio santafesino. "Todo indica que el año que viene vamos a disputar una interna con los radicales para definir el candidato a presidente del Frente Progresista. No nos podemos dar el lujo de confrontar entre nosotros. Y esto se lo vamos a hacer saber al propio Giustiniani", mencionó una fuente socialista.

A un año y medio de las primarias santafesinas el socialismo tiene con Miguel Lifschitz un candidato relativamente instalado para la sucesión, algo que no puede ser copiado por el socio mayor de la coalición.

En efecto, el radicalismo no ha logrado instalar en todos estos años de gobierno frentista un candidato con potencialidad de generarle preocupación al socialismo.

Esa carencia los limita a la hora de disputarles a los socialistas las candidaturas a gobernador y a intendente de Rosario, además del reiterado rechazo del partido de la rosa a institucionalizar el Frente Progresista, una demanda que repiten todos los años algunos dirigentes radicales.

Binner se ha pronunciado más de una vez en contra de dejar establecida la "alternancia" para el cargo de gobernador, lo que condena a los radicales a secundarizar las fórmulas mientras no tengan figuras capaces de ganar las internas.

¿Será otra vez Mario Barletta el postulante radical a gobernador? "Hay que ver si Barletta quiere, máxime después de la operación a la que fue sometido. (José) Corral (intendente de la ciudad de Santa Fe) ya nos dijo que él quiere ir por otro período al frente de la Municipalidad. Estamos muy complicados, pero la culpa es nuestra: nos acordamos de buscar una alternativa a los socialistas sólo cuando se vienen las elecciones pese a que tenemos mayoría de intendentes, presidentes comunales y legisladores", rumiaba en las últimas horas un legislador provincial.

Ese mismo escenario se posa sobre el panorama político rosarino. El socialismo tiene en Fein a una candidata natural para otro período en la Municipalidad pese a los problemas actuales en la gestión. Cerca de la intendenta creen que pagó y paga algunos costos políticos que son más responsabilidad de la administración provincial que del municipio (cortes de energía e inseguridad) aunque admiten trastornos en la gestión que han llevado a algunas franjas de clase media que habitan el centro rosarino a malquistarse con las autoridades.

El peronismo. Por afuera de la coalición de gobierno, el peronismo rosarino intentará convertirse en alternativa por una vez, tras décadas sin ganar la Intendencia y varios períodos concurriendo a comicios sin un candidato propio. Las recurrentes postulaciones del extrapartidario Héctor Cavallero dejaron a la luz la profunda crisis del PJ local.

Para 2015, el candidato que asoma es el actual concejal Roberto Sukerman, quien sabe que cualquier posibilidad de éxito dependerá de la amplitud de su construcción electoral. Temprano, desde el Movimiento Evita anunciaron el deseo de concurrir a primarias con un candidato propio, encarnando esa hipótesis en el diputado provincial Eduardo Toniolli.

En Unión PRO el mejor candidato es el concejal Roy López Molina, quien por edad y perfil constituiría toda una novedad para la potencialidad de la centroderecha rosarina. Sin embargo, adentro de ese espacio algunos prefieren que el edil vaya por otro período en el Palacio Vasallo, ante lo cual el macrismo deberá buscar por afuera de su estructura alguna figura con peso específico propio en la sociedad rosarina.

Las elecciones ejecutivas, a diferencia de los comicios de mitad de mandato, no son demasiado proclives a imponer novedades políticas. Conducir una ciudad, administrar un territorio, limita las chances de quienes se presentan sin una probada currícula a la hora de la gestión.

Al tiempo que la política local intenta mostrar sus músculos, a nivel nacional Cristina Fernández de Kirchner sigue siendo el eje de todos los rumores, de todas las versiones, pero de muy poca información calificada. La presidenta sigue sin agenda pública, sin discursos, y con un curioso derrotero ensayado en los últimos tres días: Olivos, Casa Rosada y el sanatorio Otamendi.

Una suma de rarezas para la ya de por sí extraña política argentina.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}