Rosario, Domingo 19 Noviembre 2017
Jueves, 09 Enero 2014

Lifschitz, el primer candidato natural

Escrito por 

Como una adaptación de la película Casablanca, a los rosarinos siempre nos quedará el Dakar.

El show del rally internacional cambió por un fin de semana la escenografía neblinosa y violenta derivada del narcotráfico que viene perfilándose desde algunos años. A diferencia del Dakar, que desde hoy lleva su glamour hacia otros destinos, permanecerá en la ciudad la preocupación y la incertidumbre por un clima de violencia irracional.

La realidad rosarina de la primera semana de enero estuvo salcondimentada por las derivaciones de la ejecución virulenta de Luis Medina, uno de los personajes en las sombras más enigmáticos y sugerentes de esta casta de actores que han aparecido de la mano de los negocios rápidos.

El entramado posterior huele malamente: un par de juezas pasándose las causas como en una derivación peligrosa del "yo señoría, no señoría" y todo el derrotero de la notebook de Medina, con desbloqueo incluido de un funcionario político del gobierno provincial.

Debe decirse de una vez que sin una actuación del Estado relevante en todas sus formas y con todos sus poderes a pleno será imposible combatir al narcotráfico. Diversificar la tarea, hoy en un juzgado y mañana en otro, sin protocolos férreos en cuanto a las contaminaciones de las pruebas sólo seguirá abonando al mantenimiento del actual estado de las cosas. Vale como ejemplo empírico un solo dato : durante las nueve horas posteriores a la ejecución de Medina el caso no tuvo juez.

La sucesión. La situación que se generó en las últimas horas de 2012 puso en segundo plano algunas novedades de importancia para la política santafesina del día a día vinculadas a la futura sucesión en lo más alto del poder provincial. El gobernador Antonio Bonfatti había revelado la semana anterior, por primera vez, que el socialismo tenía más de un candidato en condiciones de sucederlo, echando por tierra la teoría de que Miguel Lifschitz era el postulante natural.

Incluso, Bonfatti referenció por primera vez el nombre del ministro de Gobierno, Rubén Galassi, como potencial aspirante en una interna abierta. El nombre de Galassi como candidato propio del gobernador había ganado terreno en las últimas semanas, y fue una de las comidillas tras la reunión que socialistas, radicales, el GEN y Libres del Sur mantuvieron en Rosario para despedir el año. Sugestivamente, Lifschitz no fue invitado a ese encuentro.

"No fue invitado porque se trató de una reunión del Frente Amplio Progresista nacional, allí se evaluaron estrategias y modus operandi para reposicionarnos como alternativa al kirchnerismo en 2015", despejó un diputado nacional del socialismo, quien con lógica pragmática, recurrió al latiguillo: "Para definir candidaturas falta mucho".

La apertura de un nuevo capítulo de conjeturas, alineamientos y expectativas quedó cerrada momentáneamente con la sorpresiva irrupción pública de Galassi descartando su candidatura y elevando a las nubes el precio de Lifschitz: "Miguel es el mejor candidato que tiene el socialismo".

En verdad, el funcionario siempre le decía a quién lo quisiera oír que las noticias sobre una postulación eran conjeturas periodísticas. "Yo no soy candidato", sintetizaba. La novedad es que el viernes cerró esa posibilidad hacia futuro: "No voy a ser postulante a gobernador".

El pronunciamiento de Galassi se produjo el mismo día en que arreciaron las acusaciones por el desbloqueo de la computadora de Medina, tarea que le cupo al secretario de Tecnología de la Casa Gris, Javier Echaniz, dependiente en la escala del Ministerio de Gobierno, por lo que no faltan las interpretaciones respecto de que los dichos del titular de la cartera política estaban destinados a descomprimir la crítica novedad.

En lo más alto del socialismo ofrecen una explicación concreta a la desmentida de Galassi: el horizonte electoral encontrará al PS intentando la proeza de llegar a la Presidencia de la Nación, para lo cual Hermes Binner debería sortear una competencia en primarias con un referente radical de peso como Julio Cobos, opción que no se compadecería con una lucha intestina en la provincia de Santa Fe.

"Lo de Galassi fue como una nube de espuma que crece y que nunca sabés cómo empezó. Pero es una locura que se haya hablado de él como candidato. A lo mejor podrá serlo en otro momento, no en lo que viene", reveló una fuente desde el campamento en Oliveros.

Pese a que los socialistas les ponen algodón a las peleas internas, muchos se sorprendieron —y se molestaron— por los dichos del senador Rubén Giustiniani, quien adelantó que su corriente de opinión presentará candidatos propios en todas las categorías.

"Giustiniani ya nos armó un lío bárbaro en 2011 con su decisión de ir a una interna contra Bonfatti. Aquella confrontación nos hizo perder legisladores en la Cámara de Diputados de la provincia y no sería buen momento para repetir esa experiencia", reveló otra fuente partidaria.

Todo el microclima de verano alrededor de la sucesión de Bonfatti termina como empezó: Lifschitz es el candidato natural del socialismo. Lo admiten por lo bajo muchas de las espadas socialistas consultadas en las últimas horas por LaCapital. A esa opción la blanqueó en público Binner, cuando al comienzo de 2012 dijo que no sólo "era candidato natural sino también candidato obligado".

A dos años de los comicios a gobernador todos interpretan una música natural de la política santafesina: exponer un nombre implica comprarse un problema con los socios radicales y ofrecerle un blanco fijo a la oposición para que pueda limar las chances del protagonista.

Y es en ese punto, en el rol de los opositores, donde se puede abrir un enorme paréntesis. El Frente Progresista parece haber logrado el objetivo central que los manuales de política moderna le asignan a los gobiernos: desdibujar a la oposición.

Miguel Del Sel, el rossismo, Jorge Obeid, María Eugenia Bielsa y Omar Perotti (por nombrar cabezas visibles) no se hicieron escuchar ni tuvieron acto de presencia ofreciendo alternativas en momentos muy complicados para el oficialismo, fundamentalmente por la cuestión energética. Si la oposición reaparece sólo en vísperas electorales sus chances quedarán aún más limitadas.

Por lo demás, con la presidenta de la Nación ausente, con gobiernos provinciales que deberán afrontar meses durísimos bajo el imperio de demandas salariales crecientes y recursos escasos, el 2014 asoma con demasiadas señales de precaución.

La única buena noticia fue la luz verde del Dakar, que le dio a la recargada agenda rosarina un fin de semana de tregua. Aunque mañana vuelva el pobre a su pobreza, el rico a su riqueza y el señor cura a sus misas.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}