Rosario, Miércoles 22 Noviembre 2017
Domingo, 24 Noviembre 2013

Cristina movió la estantería peronista

Escrito por 

Contra todos los pronósticos, la presidenta de la Nación volvió una tarde y movió toda la estantería. Los efectos colaterales llegan, incluso, al peronismo santafesino.

La designación de Jorge Capitanich como jefe de Gabinete operó como un bálsamo para los gobernadores del PJ, que ven en el chaqueño a uno de los suyos y se entusiasman con poder tener un rol de interlocución privilegiado a la hora de las grandes decisiones.

La salida durante 45 días de la esfera cotidiana del ejercicio del poder por motivos de salud le dio a Cristina la perspectiva concreta y perfecta para airear un gobierno que se estaba asfixiando por su propia naturaleza confrontativa, al margen de la economía y de los vaivenes electorales. Y, en base a esa realidad, eligió los instrumentos y ejecutó.

Desde el "vamos por todo" que la jefa del Estado inauguró un atardecer de febrero de 2012 (mientras la intendenta rosarina hablaba de las virtudes cívicas de Belgrano) hasta el módico "vamos por más", que pronunció el miércoles tras la jura de los ministros , pasaron demasiadas cosas, muchas más de lo que sugiere el calendario recorrido.

Cambio y fuera. Hiperquinético, Capitanich parece darles la razón en sus primeras horas de gestión a los que sugieren que Cristina pondrá en práctica acciones delegativas y un rol más destacado para el cargo de jefe de Gabinete. Juan Abal Medina se limitaba a actuar más como secretario personal de la mandataria que como lo voceado por el nuevo integrante de la primera línea oficial a la hora de hablar con los periodistas.

"La misión principal del jefe de Gabinete de ministros está expresamente establecida en la Constitución nacional. Debemos cumplir y hacer cumplir con lo que la Constitución prescribe en su artículo 100, que es que el jefe de Gabinete de Ministros es el jefe de la administración del país", marcó la cancha de entrada en un mensaje multidirigido.

Se introduce aquí el primer interrogante. ¿Hasta dónde, hasta cuándo, navegará con las velas izadas sin que aparezcan roces y/o cuestiones de cartel con otros estamentos del gabinete?

Si la presidenta tuvo un gesto hacia el peronismo clásico con la designación de Capitanich también debe decirse que le dio el absoluto control de la Economía al cristinismo paladar negro, del que Axel Kicillof es el principal bastonero.

Los movimientos en el gobierno, que van a la par de la salida del funcionario emblema de las peores críticas al kirchnerismo, Guillermo Moreno, obligan a los opositores a levantar la vara en el camino hacia 2015. "Si nos va bien en la gestión habrá no menos de dos o tres postulantes nuestros dirimiendo la candidatura presidencial en la Paso; eso obligará a que (Hermes) Binner y los radicales tengan su competencia y los pondrá a (Mauricio) Macri y a (Sergio) Massa ante una encrucijada", afirmó a LaCapital una fuente del gobierno. "¿Y si les va mal en la economía?", repreguntó este diario. "Si Kicillof no endereza el barco, no hay más kirchnerismo ganador", completó el informante.

Por lo pronto, en el siempre tumultuoso andarivel del radicalismo, las internas ombliguistas que tanto les gustan a los hombres y mujeres de boina blanca empiezan a hacer de las suyas. El único presidenciable con chances de disputarle una compulsa en primarias a Binner es Julio Cobos, pero el internismo ya dejó al mendocino afuera de la presidencia del bloque.

"Vamos camino a un clásico: nosotros nos despellejamos adentro del comité nacional y el socialismo nos hace morder el pasto", se quejó amargamente un dirigente radical rosarino.

Nadie sabe por ahora si los movimientos de Cristina ordenarán al PJ. En realidad, casi nadie conoce si la salud de la jefa del Estado le permitirá trajinar la cancha como antes de su operación y del reposo médico para disipar el estrés. Pero, las nuevas instantáneas se colaron hasta en el peronismo santafesino que, el jueves, abrió las puertas de su sede central en Santa Fe para que se encuentren cara a cara María Eugenia Bielsa, Jorge Obeid, Omar Perotti y Alejandro Ramos, entre muchas otras referencias.

Aunque desde el perottismo negaron que esa reunión pueda convertirse en el camino de ingreso hacia algún enclave común, cerca de Bielsa admiten que es un paso necesario ponerse a trabajar en una construcción colectiva "a partir de la lectura negativa de los resultados electorales de octubre".

El peronismo santafesino tiene que responder en lo inmediato una agenda impuesta desde el gobierno provincial, que tiene que ver con el presupuesto y la reforma constitucional. La surrealista división en la Cámara de Diputados (con once sub-bloques) y el juego cada vez más propio que llevan adelante los senadores se convierten en aceitunas de una picada sabrosa para el Frente Progresista.

"La idea que tenemos es ponernos de acuerdo en algunos ítems: reforma constitucional, seguridad, impuestos y presupuestos. En enero nos vamos todos a Mar del Plata o Mar de las Pampas y volvemos con la energía recargada. Ojalá que o sea para jodernos entre nosotros, como siempre ocurre", se floreó un diputado cercano a Bielsa.

Pese a la división —que impide caminar sobre bases firmes—, de acuerdo al relevamiento que hizo LaCapital entre legisladores de las policromáticas bancadas peronistas en Diputados, no le será fácil al Ejecutivo lograr consenso para la convocatoria a la necesidad de la reforma.

Desde las filas del ministro Agustín Rossi aseguran que "no habrá apoyo ni para la reforma ni para aumento de impuestos", al tiempo que Omar Perotti se plantó: "Si hay una convocatoria a los partidos debe ser para llevar adelante políticas de Estado en materia de seguridad".

Esa posición refractaria —que se suma a la ya manifestada por Miguel Del Sel, presidente de Unión PRO— no parece bajarle el ánimo a Antonio Bonfatti, quien convocará en los próximos días a los partidos políticos con representación legislativa. La novedad en el Frente Progresista vino desde la ciudad de Santa Fe. El intendente radical, José Corral, declaró que está en contra de la reelección del gobernador.

Empiezan a comprender en las veredas no socialistas, que una reforma constitucional con reelección incluida alfombrará el camino para 20 años de socialismo en el poder. La sucesión es lo único no resuelto en el partido de la rosa. Para todo lo demás extiende —cada vez con mayor facilidad— la capacidad electoral de Hermes Binner.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}