Imprimir esta página
Lunes, 23 Septiembre 2013

Reutemann, Massa y Santa Fe

Escrito por 

El día después del 27 de octubre podría ser un mojón en el peronismo santafesino, hoy disperso y desordenado como un rompecabezas sin formatear.

Así como hasta su reconversión kirchnerista numerosos dirigentes, sectores y referencias habían comenzado a preparar sus garrochas y tomaban envión en dirección a Daniel Scioli, ahora el objetivo del deseo está enfocada con un norte diferente: el nuevo chico de la tapa, el intendente de Tigre, Sergio Massa.

Una vez más, reaparece en escena Carlos Reutemann, quien encarna una especie de garrochismo a la inversa. Fue Massa quien hace pocos días lanzó el anzuelo para que pique el senador, cuando anticipó que antes de cualquier estrategia pulimentada, y antes de hacer "nada" en Santa Fe, iba a hablar con él. Y en eso están: conversando. "Massa tiene el as de espadas", le comentó ayer el Lole a sus contertulios en un quincho, al costado de la autopista Rosario-Buenos Aires.

Reutemann hizo durante el mediodía una primera aparición pública con Massa en el kilómetro 198, entre san Nicolás y Ramallo, respondiendo a una invitación del intendente tigrense para formar parte de una reunión con la Mesa de Enlace e intendentes de la provincia de Buenos Aires, "El campo viene resistiendo latigazos del kirchnerismo desde siempre y, según se ve y se escucha, Massa quiere pasarle una mano por el lomo a los productores", dijo el legislador santafesino a este diario.

La saga interminable. La relación entre el candidato del Frente Renovador con el Lole se inició hace varios años. "Este pibe va a llegar lejos", le mensuró al oído el hoy senador a un interlocutor en el filo de 2010. Sugestivamente en abril de 2011, cuando se seguía reproduciendo la interminable saga —siempre frustrada por el protagonista de la historia— de una candidatura presidencial del santafesino, sus hijas (Cora y Mariana) tuitiaron la fórmula imaginaria: "Reutemann-Massa".

"Eso no tiene nada que ver, ahora van a venir todo tipo de conjeturas. Para las elecciones presidenciales faltan dos años y medio, y eso es una eternidad. Además yo voto en la provincia de Santa Fe y Massa es candidato en Buenos Aires", amplificó, intentando enviar la pelota afuera de la cancha.

Semanas atrás, seis senadores provinciales santafesinos visitaron al intendente de Tigre y escucharon de propia boca las intenciones de "consultar" al Lole.

Con el meditado silencio como estrategia permanente, Reutemann se las arregla para que todos hablen de él. Su ex compañera de batallas electorales, Roxana Latorre, incluso, comenta por estas horas que el dos veces gobernador podría ser "vicepresidente o senador" en la lista de 2015.

Reutemann no volverá a ser candidato a gobernador en las próximas elecciones. Sabe que el ajustadísimo triunfo de 2009 frente a Rubén Giustiniani le costó demasiado trabajo, que el peronismo santafesino ha perdido potencia para configurarse como alternativa de poder y que el socialismo tiene en Hermes Binner a una figura "blindada" por los votos y la imagen.

Saliendo de boxes. Sin embargo, por primera vez en mucho tiempo el hombre de Llambi Campbell está entusiasmado con una referencia nacional (Massa). El mismo día de las primarias, atendió un llamado a su teléfono y blanqueó mínimamente su perspectiva: "En 2015 en algún lado vamos a estar".

El adelantado en desembarcar en las aguas de Nordelta —en el primer salto de tigre— fue Oscar Cachi Martínez, quien tiene para sí la nada desdeñable vicepresidencia del bloque legislativo. El dirigente de 100 por ciento Santafesino sabe que es mirado de reojo por los senadores provinciales y, ante esto, lejos de atalonarse manda un símbolo de paz. "No tendría ningún inconveniente en que se sumen, siempre se pueden superar las desavenencias", comentó Martínez.

También talla en el espacio el diputado Carlos Carranza, ex ministro de Gobierno de Reutemann, quien llegó al massismo de la mano de Graciela Camaño. No se descarta que tras el 27 de octubre, algunos diputados provinciales de Unión PRO Santa Fe Federal imiten los pasos de Carranza y Martínez. Se habla de Norberto Nicotra y de Demetrio Alvarez. Con tantos aprontes, la isla del Tigre podría quedar saturada de lanchas referenciadas en el peronismo santafesino.

Al margen de los intentos por acelerar el libro de pases en el peronismo, once senadores bosquejan por estas horas la idea de construir un frente amplio para 2015, sabedores de que así como está, el PJ santafesino no logrará arrancarle el poder al socialismo durante los próximos 10 años. "No tenemos apuro en irnos con Massa, tenemos tiempo. Además, les respetamos los espacios y los tiempos a los senadores del bloque que están jugando con (Jorge) Obeid para octubre", confió una fuente de la Cámara alta.

Reforma constitucional. Una de las rarezas de la política santafesina post ley de lemas es que el peronismo pierde votos elección tras elección, pero los senadores adquieren cada vez más poder. Esta realidad es percibida por el gobernador Antonio Bonfatti, quien la semana pasada se reunió con los legisladores y se llevó poco menos que un compromiso para avanzar en la reforma de la Constitución. La idea de la Casa Gris es que tanto el gobernador como todos los legisladores tengan hacia futuro solamente una reelección, entre otros puntos novedosos.

Un dato relativamente nuevo respecto de la autonomía de vuelo de los senadores es el intento que mencionan por estas horas: la construcción de un partido político propio que les permita acordar electoralmente con otras referencias extra partidarias. Incluso, tienen reuniones programadas con candidatos rosarinos a concejal.

El socialismo se restrega las manos de sólo pensar que el peronismo llegará dividido a 2015, tanto o más de lo que está ahora. Eso sucederá si la diáspora se traduce en peronistas con Scioli, peronistas con Massa y peronistas con un candidato ultrakirchnerista. Al tanto de eso, hay quienes proponen en el bloque de los seis senadores iniciar tareas de síntesis con el PRO, algunos sectores del radicalismo y de otros espacios menores de la política local.

"Ustedes lo han escrito muy bien en el diario: para el Frente Progresista es un gran negocio que haya tres polos. De esa forma, los peronistas nunca volveremos a ganar la provincia de Santa Fe", resume una fuente.

Se equivocan fieramente quienes creen que el 27 de octubre se termina el cronograma político hasta la próxima campaña. Allí, en verdad, se empieza a construir otra historia, pletórica en saltos, barquinazos y camaleonismo. La política es así. Y en el peronismo, todos estan hablando con todos.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital