Rosario, Jueves 23 Noviembre 2017
Miércoles, 18 Septiembre 2013

El segundo tiempo del socialismo

Escrito por 

La campaña electoral a diputado nacional no logra remontar la expectativa de cara a los comicios de octubre, y será muy difícil que lo logre luego de que los candidatos, los partidos y los frentes consumieran casi todas las energías en las primarias del 11 de agosto. Ajeno a esta situación, el gobierno provincial festeja por estas horas la realidad que dejaron los números, se regocija con las encuestas y empieza, lentamente, a intentar dibujar escenarios para los dos últimos años de Antonio Bonfatti en el poder. En Rosario, las derivaciones políticas y judiciales de las tragedias de calle Salta y del International Park configuran un nuevo laboratorio político, hoy cargado de incerteza.

 

   Como se escribió en esta columna hace varias semanas, la alianza de socialistas y radicales de cara a los comicios del antepenúltimo mes de 2013 sumó a la campaña al gobernador Bonfatti, quien en primarias no había aparecido demasiado. Ahora, cuando los intendentes ponen en debate sus cargos, la presencia del titular de la Casa Gris tendrá un protagonismo mayor.

   El triunfo de Hermes Binner en la parada de agosto no sufrirá alteraciones en el segundo tiempo de la competencia. Salvo un episodio político o extrapolítico de consecuencias trascendentes, el líder del Frente Progresista aparecerá en la escena el día después de las elecciones revalidado y en condiciones de ofrecerse como presidenciable en 2015.

   Esa circunstancia no es un dato menor para la política santafesina. Binner se ha convertido en la gran referencia del socialismo a la hora de ganar elecciones, pero también para traccionar a candidatos que —sin esa circunstancia— deberían trajinar más del doble para alcanzar posiciones de poder.

   Así como su candidatura a diputado nacional le permitió a Miguel Angel Cappiello hacerse conocido y ganar las primarias a concejal en Rosario, una campaña presidencial volverá a aumentar las chances para mantener las intendencias y la Gobernación santafesina.

   Pero, en lo inmediato, todos los esfuerzos están centrados en repetir la victoria, lo que será leído como un plebiscito a la gestión Bonfatti, necesario para que el gobernador no transite estos años con el fantasma de la teoría del pato rengo. En la jerga política de los Estados Unidos se denomina pato rengo (“lame duck”) a aquellos gobernantes que, a dos años de culminar su segundo mandato, comienzan a sufrir una fuerte pérdida de poder ante la imposibilidad constitucional de ser reelegidos.

   De acuerdo a una encuesta de Management & Fit en todo el territorio provincial, el 82 por ciento de los santafesinos no piensa cambiar el voto en los comicios de octubre, algo que, de corroborarse en la práctica, no produciría cimbronazos a la hora de saber quién ganó. Sí entran en discusión las diferencias entre Miguel Del Sel y Jorge Obeid. En el campamento de Unión PRO confían en ampliar el drenaje de votos peronistas hacia el ex Midachi, mientras que el peronismo sabe que su suerte está atada también a la tracción de los intendentes justicialistas.

   El mantenimiento en el tiempo de un escenario compuesto por tres polos es la mejor garantía de triunfo para el Frente Progresista, y no hay demasiadas perspectivas de que esto vaya a cambiar en el corto plazo.

   La profunda división del PJ en la Legislatura lejos estuvo de darle dolores de cabeza al Ejecutivo. Bonfatti domesticó a un sector importante del peronismo hasta neutralizar el hecho de que el Frente Progresista actúa como minoría en las dos Cámaras.

   La realidad empírica de la Legislatura no se condijo para nada con aquellos mensajes de campaña en 2011 en los que el socialismo alertaba sobre “amenazas a la gobernabilidad” si se imponía el PJ en la elecciones de legisladores.

   El Frente Progresista hace uso de un pragmatismo pulimentado que, además, le permite aceitar la maquinaria electoral. Así como la ley de lemas se constituyó en un instrumento decisivo para que el peronismo ganase elecciones pese a la diferencia conceptual en su interior, las primarias abiertas parecen funcionar a gusto y paladar de socialistas, radicales y sellos menores.

   El crecimiento de la coalición (o la caída del PJ) debe leerse con el mapa extendido de la provincia de Santa Fe. Ha desaparecido uno de los clásicos de las paradas electorales: el estruendoso predominio del peronismo en el centro norte. Sí deberá resolver el gobierno la espiral de inseguridad (trágica y de las otras) en la ciudad, que día a día bate las peores estadísticas.

   En agosto, la alianza oficialista se impuso en todos los departamentos (salvo 9 de Julio), lo que se suma a las victorias en los grandes centros urbanos de la bota. Por estas horas hasta se ilusionan con ganar las elecciones en Rafaela, un territorio históricamente vinculado al peronismo más clásico.

   Ese cielo azul del que disfruta Bonfatti en las encuestas no es el mismo que por estas horas aparece en Rosario. Cappiello deberá trajinar un poco más que en las primarias para ganar con contundencia, atento a que la lucha electoral aparece aquí más competitiva. Además, las derivaciones políticas y judiciales de las tragedias de calle Salta y del Internacional Park no habían formado parte de la agenda en las internas.

   Pese a que los postulantes de la oposición han empezado a hablar sobre responsabilidades municipales por los sucesos del Parque Independencia, en un in crescendo declarativo, no está claro cómo tomará la cuestión la ciudadanía rosarina. Sobre esto, aparecen las voces del oficialismo acusando a los acusadores de “hacer política con los muertos”.

   Fuentes de la primera línea socialista criticaban por lo bajo ayer al juez que decidió la citación a indagatoria del director de Inspección Municipal, Gregorio Ramírez, y a la directora municipal de Concesiones, Hilda Gontín. “Esto es jurídicamente insostenible. Todavía no se sabe si lo que ocurrió fue o no un accidente y el juez (Juan Carlos Curto) ya plantea sospechas directas”, manifestó un ex funcionario del Palacio de los Leones.

   Ante este horizonte, los comicios rosarinos serán clave para la intendenta, Mónica Fein, quien también necesita ser plebiscitada antes del envión de los últimos dos años de mandato. Al socialismo se le hace indispensable nutrirse de voces políticas más arraigadas en el Concejo, capaces de dar un debate a la altura de los tiempos que se vienen. Además (y a diferencia de Bonfatti en la provincia) Fein tiene la posibilidad de competir por la reelección, opción de la que han hecho uso sus antecesores.
  A 40 días de la gran final electoral, el abanico político en Rosario sigue demasiado abierto.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}