Imprimir esta página
Domingo, 13 Mayo 2012

Primer respiro de Bonfatti

Escrito por 

El gobernador Antonio Bonfatti tuvo el primer respiro desde que asumió al frente de Casa Gris. La oposición le concedió en la Legislatura la chance de tomar deuda y, con ese oxígeno, se apresta a remontar una gestión que llegó encorsetada por vaivenes económicos y financieros que sólo permite detenerse en el aquí y ahora.

La venia de la mayoría de los legisladores peronistas y del PRO a la emisión de Letras que propuso el oficialismo es, apenas, una mirilla que le permite a Bonfatti mirar con un poco más de optimismo el futuro inmediato, pero no podrá volver a inflar las velas si es que el PJ no se aviene a votar la reforma tributaria, el verdadero tesoro escondido que, de encontrarlo, permitirá al gobierno del Frente Progresista circular a velocidad crucero, como les gusta a los socialistas. Hoy esa chance surge claramente limitada por los efectos políticos de los comicios de julio de 2011.

En efecto, todas las consideraciones teóricas que se escribieron respecto al nuevo cuadro institucional que asomaría tras la victoria de la oposición peronista en el Senado y en la Cámara de Diputados, con una inédita mayoría opositora, muestra ahora su configuración práctica. El gobierno deberá consensuar todas y cada una de las leyes que se proponga.

El peso de la mayoría. Se lo hizo conocer con estrépito y sin demasiadas vueltas la oposición a la hora de rechazar el pliego del mediáticamente instalado Enrique Font. "Acá cambiaron las cosas. Se discute todo y no se aprueba nada más a libro cerrado. Ese fue el mensaje", admitió a LaCapital una legisladora que no reporta ni al socialismo ni al radicalismo.

Sin embargo, el rechazo al pliego de Font, un nombre que produce urticaria en el peronismo santafesino, se compensó rápidamente con el aval legislativo a las Letras. Durante el debate, aparecieron posiciones políticas ricas para evaluar cómo será el futuro de la relación. En Diputados, Cámara en que el trámite le resultó y le resultará más imbricado al oficialismo, el justicialismo centró sus críticas en el "altísimo" nivel del gasto y sembró la voz de alerta. Para muchos legisladores, el problema de Santa Fe no se saldará con una reforma tributaria que mantenga los egresos actuales. Es, para ellos, una cuestión de costos y no de ingresos.

Fueron ocho los justicialistas que se abstuvieron de votar (Lacava, Obeid, Mirabella, Bielsa, Panella, Dibert, Daniele y Abello) y votaron rechazando el proyectos los tres legisladores de Ciento por Ciento Santafesino, además de la peronista federal Miriam Cinalli. En cambio, en el Senado hubo unanimidad de criterios.

Con la oposición en el avión. Bonfatti deberá articular durante su viaje a Arabia Saudita determinadas garantías políticas para que la reforma tributaria tenga el mismo tránsito que las Letras. De eso seguramente conversará el gobernador con Luis Rubeo (presidente de la Cámara de Diputados) y Armando Traferri y José Baucero ( titulares de los bloques oficialistas en el Senado), compañeros del viaje al exterior.

La reforma tributaria es considerada por la mayoría de los opositores (peronistas y macristas) como un mero programa para aumentar impuestos, algunos de los cuales se irían a las nubes. Hacen eje en los tributos rurales y urbanos. La recepción al proyecto ha tenido hasta ahora rechazos lógicos en algunos reservorios vinculados al agro y al campo empresario, pero no puso en pie de guerra a los productores rurales, como sí sucedió en la provincia de Buenos Aires.

El caso bonaerense. Los incidentes entre militantes de La Cámpora y productores rurales en la Legislatura bonaerense escondieron el problema de fondo que corroe al gobernador Daniel Scioli, quien además sufre un piquete en su propio patio trasero, a cargo del vicegobernador Gabriel Mariotto: la caja. Con un déficit estimado en 12 mil millones de pesos, el aumento en el impuesto inmobiliario rural busca dar una respuesta a la baja en la coparticipación nacional con los municipios y las cuentas en rojo de las arcas públicas. Ese antecedente es analizado con lupa por los legisladores que deberán levantar la mano para darle a Bonfatti alivio a su propia caja.

"¿Cómo hacemos para recorrer el interior el año que viene pidiendo el voto a nuestros partidos o candidatos a diputado nacional si votamos aumentos del 500 o 600 por ciento? No sabemos todavía cómo se votará, pero tiene que haber muchas modificaciones", sostienen desde el obeidismo. El proyecto se propone aumentar la recaudación tributaria de la provincia entre 800 y 1.000 millones de pesos durante 2012. Ante la sorpresa que generan los porcentajes de incremento, la Casa Gris trata de instalar su leit motiv: "un régimen tributario más justo, para que paguen más lo que tienen más".

El andarivel discursivo por el que transitó esta semana la realidad santafesina (cómo administrar eficazmente recursos cada vez más escasos ante demandas cada día mayores) mantuvo en segundo plano el derrotero estrictamente político de los partidos y frentes que empiezan a observar con preocupación el decurso del almanaque.

Las elecciones legislativas de 2013 comienzan a hacer centrar las miradas en los pasos de Hermes Binner y de Mario Barletta. ¿Dividirán sus votos como cabezas de lista permitiendo que se les filtre por el andarivel Miguel Del Sel o el candidato que presente el PJ? Desde uno u otro sector (el socialismo y el radicalismo) admiten que concurrir divididos a las elecciones nacionales sería una estrategia suicida, pero poco se avanzó en las últimas horas para la conformación de una nómina común.

El camino opositor. Desde la semana próxima, el ARI nacional (léase la Coalición Cívica) tendrá un nuevo presidente, nacido y criado en Rosario. Pablo Javkin reemplazará a Adrián Pérez con el objetivo de cambiarle la cara a un espacio deshilachado tras la flojísima performance de Elisa Carrió en los comicios de 2011. La Coalición Cívica-ARI está cada día más cerca de participar en el Frente Amplio Progresista y, de hecho, Hermes Binner fue invitado al congreso de la Coalición. "Invitamos a Binner, a Pino Solanas y a Mario Barletta. Hay que hace todo lo posible para que la oposición se reagrupe", meritúa Javkin por estas horas.

La política empieza a mirar con desvelo las cajas, el estado de las cuentas, los números de la economía, al tanto de que en pocos meses más unos y otros deberán volver a recorrer las rutas de la provincia pidiendo el tan ansiado voto para sobrevivir.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital