Rosario, Martes 21 Noviembre 2017
Viernes, 26 Julio 2013

Un golpe donde el gobierno no esperaba

Escrito por 

Las acusaciones contra el jefe del Ejército, César Milani, pegaron dura y sorpresivamente en un lugar donde el gobierno no esperaba. La arraigada vinculación entre la Casa Rosada y la defensa de los derechos humanos fue desde el 2003 un atributo positivo del kirchnerismo, casi como una nave insignia del declamado modelo.

La designación de Milani, casi en paralelo con la aparición de denuncias en su contra —por la desaparición del soldado Alberto Ledo en Tucumán, durante el Operativo Independencia, en 1976; y por el secuestro de Ramón Olivera en La Rioja, en 1977— no sólo generó la inédita situación de observar a la defensiva al gobierno ante el repiqueteo de los medios fervientemente opositores por la cuestión de los derechos humanos, sino que levantó olas —no demasiado voluminosas, pero olas al fin— en el propio reservorio del kirchnerismo.

Algunos pocos dirigentes del espacio, el Cels y muchos simpatizantes de la causa K se permitieron por primera vez lanzar una mirada crítica hacia un designio presidencial. Ese contexto comenzaba a repiquetear entre senadores oficialistas que debían aprobar el ascenso de Milani a teniente general, hasta que la propia presidenta tomó intervención directa en el caso y envió al freezer el pliego, por ahora sin pedirle al militar un paso al costado.

Para ingresar de lleno a la cuestión, Cristina utilizó la fórmula más requerida a la hora de separar la realidad entre buenos y malos, probos y réprobos: culpó a opositores y medios de prensa de llevar adelante una conspiración.

Al postergar el tratamiento del ascenso de Milani, la presidenta busca descomprimir la situación, sacarla de la campaña electoral y trasladarla a una estación más reposada. Sin embargo, el gobierno remitió el informe del Cels a los Tribunales de Justicia.

Existen varios razonamientos respecto a los porqués de la designación. La propia presidenta admitió en su discurso del martes la intención de darle al Ejército una impronta diferente: "Incorporar a las Fuerzas Armadas al proyecto nacional". Algo que fue de la mano de lo que dijo el propio Milani el día de su asunción, cuando proclamó su pertenencia y simpatía "al proyecto nacional".

En verdad, no es la primera vez que el peronismo intenta incluir al Ejército en sus planes. Habrá que esperar para saber si Milani es el personaje indicado.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}