Rosario, Jueves 23 Noviembre 2017
Lunes, 15 Julio 2013

Fantasmas y anzuelos de campaña

Escrito por 

El gobierno nacional jugará su presente, pero mucho más su futuro, en la provincia de Buenos Aires, dueña del 40 por ciento de los votos: la llave que permite (o no) abrir la puerta al sueño kirchnerista de ir más allá de 2015. En Santa Fe, la gran pelea del peronismo anclado en el Frente para la Victoria comienza a confirmar las presunciones en torno a la necesidad de quitarle peso específico a las chances de Miguel Del Sel.

Los primeros juegos de poder de la campaña demuestran que el temor fantasmal al crecimiento de Sergio Massa logró ordenar lo que Cristina no había podido: arrancarle a Daniel Scioli una definición de kirchnerismo puro y duro, más propio de personajes como Carlos Kunkel y Diana Conti (dos fanáticos de la causa) que del hierático gobernador bonaerense.

"Se está o no se está con el modelo. Una mujer no puede estar medio embarazada; esto es lo mismo", exclamó el gobernador, en un sorpresivo alineamiento con el discurso de la Casa Rosada. Detrás de la declaración, quedó formateada la estrategia política y electoral que llevará adelante el ex motonauta para no perder definitivamente el combustible que lo lleve a la Presidencia de la Nación.

Scioli entendió que un triunfo amplio, sin atenuantes, de Massa no solo dejaría en el peor de los mundos a Cristina Fernández sino que también sus chances de sucederla quedarían gravemente ajadas. Ante esa eventualidad, se calzó el ropaje kirchnerista y ensayó sus modos dialécticos. Tras la verbalización de la novedad, Scioli deberá trasladar al empirismo de la campaña el apoyo concreto al candidato de la presidenta, Martín Insaurralde.

Imagen de amianto. Aunque todas las encuestas marquen una ventaja de Scioli sobre el intendente de Lomas de Zamora de casi diez puntos, nadie puede desconocer la importancia territorial y de aparato que le aportarán Cristina y el gobernador. La imagen de amianto que posee Scioli parece no haber sido rasgada por el barquinazo dialéctico en defensa del modelo.

Esa buena imagen es necesitada por Cristina para inflar a Insaurralde. Y Scioli sale a defender los trapos del relato para evitar que Massa (quien parece haber sido construido políticamente a su imagen y semejanza) pueda resultar ampliamente victorioso y llevarse los laureles que el peronismo suele ofrendar a quien se para en el escenario de la sucesión con votos y territorio.

Tal vez por estas horas, Scioli crea que levantar a Insaurralde y llevarlo a la victoria logrará inclinar el apoyo de Cristina hacia su figura a la hora de la sucesión por la Presidencia, algo que no figura hasta acá en el manual del kirchnerismo puro y duro, que cree a pie juntillas en la frase evangélica que sostiene que a los tibios los vomita Dios.

La aspiración kirchnerista de sumar al ex motonauta a la campaña como anzuelo a la hora de lograr votos se complementa con la decisión de la Casa Rosada de despejar el primer lugar de la lista del Frente para la Victoria santafesino a alguien que lejos está de haber sido o de convertirse en cristinista de paladar negro. Pese a las recurrentes prédicas en torno a la inexistencia de un lugar en el paraíso para los más o menos neutrales, Jorge Obeid fue ungido por la propia presidenta para defender en la bota los logros del gobierno.

Las primeras horas de la campaña formal en Santa Fe de cara a las primarias confirmaron lo que se escribió en esta columna hace siete días: el desvelo del PJ pasa por vaciar de peronismo la estrategia de Miguel Del Sel, quien en 2011 estuvo a un tris de llegar a la Gobernación por la masa crítica justicialista que privilegió su candidatura por sobre la de Agustín Rossi.

Acicateado por una encuesta que ya lo ubica en segundo lugar, por detrás de Hermes Binner, Obeid se golpeó al pecho al sostener que los votos peronistas ya regresar al hogar de pertenencia. En verdad, el ex gobernador sabe que su desafío central en las primarias es superar al ex Midachi para intentar polarizar luego con el Frente Progresista, captando el voto camiseta pero también el de los electores independientes que no están conformes con la administración santafesina.

Las encuestas, con tanto camino por recorrer, apenas tienen un valor de instantánea fotográfica. En lo único que coinciden todos los muestreos (los más serios y los poco creíbles) es que Binner marcha cómodamente a la cabeza de la preferencia de voto.

Curiosa situación la del líder del Frente Progresista. Al tiempo que el PJ privilegia sus dardos contra su figura a la hora de reseñar los problemas de la provincia, y con Hugo Tognoli —ex jefe de Drogas Peligrosas y de policía— procesado y preso, el primer candidato a diputado nacional recoge altísimos índices de adhesión. "Es una situación sólo comparable a los mejores tiempos de (Carlos) Reutemann", admitió a este diario una referencia del peronismo rosarino.

La pelea entre Obeid y Del Sel por el voto peronista hará que desde el justicialismo le recuerden al cómico su pertenencia al macrismo, como ayer lo dijo sin ambages Fernando Rosúa, candidato a concejal del Movimiento Evita. Se entiende por qué desde hace muchísimo tiempo Mauricio Macri no desembarca en Santa Fe en plan de campaña. Habrá que observar al final del camino si esa táctica se convierte en estrategia y si el hecho de que Del Sel peronice su discurso no le hará perder voluntades de clase media no referenciadas en el PJ.

Fuera de Binner, Obeid y Del Sel no aparece a primera vista una referencia de fuste para pujar por por los primeros lugares. La renuncia de Osvaldo Salomón a encabezar una nómina por afuera del FPV habrá sido bien recibida en el ajuar de 100 por Ciento Santafesino, espacio que llevará a otro peronista histórico, Raúl Carignano, dotado de un mediomundo para pescar sufragios del otrora movimiento nacional.

Sin competencias internas de fuste a diputado nacional, la parada electoral del 11 de agosto se transformará, apenas, en una gran encuesta nacional y provincial que les permitirá saber a los candidatos y a la ciudadanía dónde está parado cada uno.

Se dice en los arrabales del análisis político que en las primarias se vota con el corazón y en las elecciones generales con la razón, teoría que alimenta las chances de quien sale segundo e intenta polarizar con el ganador de las Paso.

La adrenalina, por estas horas, sólo incrementa la frecuencia cardíaca de los candidatos y de sus operadores. Políticamente hablando, desde aquí al 11 de agosto falta una eternidad.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}