Rosario, Viernes 24 Noviembre 2017
Domingo, 23 Junio 2013

Las listas, las ambiciones y el poder

Escrito por 

Como la mítica Puerta 12 del estadio Monumental de Núñez, en 1968, pero sin tragedia. Sí con muchos heridos. Así puede parangonarse el anárquico cierre de listas que se produjo anoche, cuando el sábado se transformaba en domingo.

En Santa Fe, debe escribirse, las cosas resultaron un poco más claras en la mayoría de las listas. El Frente Progresista hizo gala de su cada vez más acendrado disciplinamiento a quien es, por lejos, el acaparador de la mayoría de los votos de ese espacio: Hermes Binner. En verdad, la lista que lidera el ex gobernador estaba escrita desde hace varios meses.

Binner se dio todos los gustos. Logró encaramar entre los cuatro primeros lugares de la nómina a los otros dos tres presidentes de los partidos que abonan al Frente (Mario Barletta, de la UCR; Pablo Javkin, de la CC-ARI) y volvió a sumar al PDP como para que no hubiese problemas a la hora de inscribir el nombre de la alianza. Tendrá en ese ámbito una interna que —si finalmente se concreta la presentación— lo hará competir con una nómina íntegramente radical encabezada por el intendente de Santo Tomé, Palo Oliver, lo que serviría para aceitar los aparatos electorales de cara a la final de octubre.

El extenso galimatías que rodeó el cierre de listas del PJ santafesino por debajo de Jorge Obeid es propio de una construcción que, a nivel nacional, deja poco espacio para el vuelo propio. Sólo la Casa Rosada, el laboratorio de Olivos y la lapicera de unos pocos (Cristina Fernández, Carlos Zannini y Máximo Kirchner) autorizan nombres y apellidos. aunque sean desconocidos para el gran público santafesino. En el cierre de medianoche quedó claro que la concentración vertical y radial que ejerce la presidenta no deja huecos, tampoco, a la hora de jugar las cartas para la confección de las listas.

Tendrá la provincia de Santa Fe una de las competencias más atractivas del país. Binner deberá revalidar sus galones para estar en la primera fila de los presidenciables, jugando su último desafío político. Obeid, por haber sido dos veces gobernador, deberá ganar o ganar. No sólo para dejar atrás la mácula que constituye para el PJ salir tercero en las elecciones sino para intentar desde lo personal un tercer mandato en la bota.

Tendrán también muchos intendentes del peronismo santafesino el desafío de demostrar que era válida la justificación que le llevaban a Julio De Vido y a algunos otros funcionarios por la escasa penetración en los comicios provinciales, acusando a Agustín Rossi de no traccionar lo suficiente. ¿La caída del PJ en Santa Fe es atribuible sólo a Rossi? ¿No será que el ahora ministro de Defensa se transformaba en la excusa perfecta para esconder graves errores en la estrategia colectiva a la hora de desalambrar la provincia? Esa pregunta puede contener muchas respuestas teóricas pero la verdad sólo alumbrará el día después de los comicios de octubre, cuando se sepan los resultados.

Con sello K. Al momento de escribirse esta columna — varias horas antes de la hora fiajada para el cierre de listas— Obeid deberá encarar la parada acompañado por una dirigente de La Cámpora (Josefina González) y con el vicerrector de la Universidad Nacional de Rosario y director de la Afsca, Eduardo Seminara. Toda una rareza observarlo a a Obeid compartiendo nómina con el kirchnerismo puro y duro. Claramente, el Movimiento Evita resultó postergado en esta clausura de candidaturas.

Una de las premisas del peronismo santafesino a la hora de encarar la campaña será vaciar de votos justicialistas a Del Sel, quien en los comicios a gobernador cosechó muchas voluntades de ese vector. Es más, la candidatura de Obeid obedece fundamentalmente a la necesidad de descomprimir la relación con los intendentes justicialistas, evitando la conformación de uniones vecinales o espacios destinados a no jugar en el Frente para la victoria.

El cierre de listas a nivel nacional dejó muchas dudas en el justicialismo disidente. El fracaso de un corpus nacional integrado por Roberto Lavagna, José Manuel De la Sota, Francisco De Narváez y Hugo Moyano anclado en un frente electoral con Mauricio Macri se hizo trizas antes de llegar a cualquier puerto. Esa ausencia coalicionista abre el juego hasta el paroxismo en el principal distrito del país: provincia de Buenos Aires.

La aparición de Sergio Massa con lista propia dispersa aún más los votos opositores y abre dudas sobre la performance final de todos. La postulación del intendente de Tigre fue auspiciada por algunos medios nacionales opositores al gobierno como la gran novedad política de los últimos años, tras una estruendosa operación de márketing llevada adelante por el ex jefe de Gabinete de Cristina Fernández de Kirchner. Daniel Scioli, una vez más, parece decidido a no romper amarras con el Cristina.

Los comicios legislativos serán claves para determinar el futuro del kirchnerismo. El discurso de la presidenta de la Nación, el jueves en Rosario, no dejó dudas: si los números le sonríen al oficialismo en octubre, Cristina buscará todos los intersticios para reformar la Constitución nacional.

En cada tema que la mandataria expuso, clavó una trinchera. Desde la relación con el gobierno santafesino (a quien le arrojó culpas por la inseguridad derivada del narcotráfico) a la durísima embestida contra jueces, opositores y medios, la presidenta dejó en claro que su política de dividir y marcar la cancha no se detendrá hasta el último día de su mandato.

El día después de los comicios podría dejar en cancha un escenario poco lineal respecto al futuro de la oposición. De acuerdo a las encuestas y las proyecciones, podría ganar un socialista en Santa Fe, un peronista disidente en Córdoba, el PRO en Capital Federal y la UCR en Mendoza. Las provincias chicas quedarían en manos del kirchnerismo y será el distrito bonaerense el que defina la numerología final.

Esa dispersión opositora confronta con la férrea decisión del oficialismo de ir en todas las provincias (a excepción de La Pampa) como Frente para la Victoria, decisión que —salvo una hecatombe— le aseguraría la primera minoría en todo el país.

Quedará entonces un escenario tan picante como abarcador de un abanico de conjeturas. No son pocos los dirigentes oficialistas que sotto voce empiezan a buscar alternativas si es que los dos tercios de las Cámaras no le sonríen a la presidenta tras las elecciones de octubre. Vuelve a mencionarse la idea de una consulta popular, táctica similar a la que eligió Carlos Menem para arrancarle al radicalismo el Pacto de Olivos.

Cualquiera de estas opciones reverdecerá o quedará en la nada de acuerdo a lo que arroje el escrutinio de las elecciones de mitad de mandato más trascendentes desde 1983 hasta hoy.

Por ahora, todos los escenarios están abiertos.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}