Rosario, Viernes 17 Noviembre 2017
Domingo, 09 Junio 2013

Elecciones que anticiparán el futuro

Escrito por 

La política ingresa a uno de esos momentos clásicos que tanto seducen a sus protagonistas del círculo rojo: la definición de las candidaturas.

Las elecciones nacionales de mitad de mandato tendrán esta vez un halo distintivo, atento a que se definirá en los comicios a diputado y senador nacional mucho más que una simple composición de las Cámaras. El resultado electoral establecerá el futuro de la presidenta de la Nación, delimitará los caminos de la sucesión y, a la vez, legitimará —o no— las aspiraciones de algunos opositores de convertirse en alternativa.

No es casual que durante los últimos días haya cobrado renovado impulso mediático el tránsito de la relación entre la jefa del Estado, Cristina Fernández, y el gobernador bonaerense, Daniel Scioli. La Casa Rosada sabe que en el pantagruélico escenario del principal distrito del país se define su futuro.

Las previsiones parecen estar cada vez más claras en cuanto a lo que vendrá. Se alimenta la especulación de que el cristinismo sufriría derrotas en Santa Fe, Córdoba, ciudad de Buenos Aires y Mendoza y que ganará con comodidad en las provincias chicas. La misteriosa Buenos Aires (esta vez la referencia no alude al libro de Manuel Mujica Lainez sobre los barrios porteños sino a la provincia conducida por Scioli) tiene el 38 por ciento del padrón nacional y actuará como elemento de peso decisivo para inclinar el subibaja electoral.

Cristina mantiene a raya a Scioli con recurrentes latigazos mediáticos en una estrategia que se repite casi desde el mismo momento en que el ex motonauta quiso convertirse en gobernador. Pocos recuerdan hoy aquel desafío que le hizo Néstor Kirchner en septiembre de 2010: "Que diga el gobernador quién le ata la manos". Aquella vez, el enojo estaba vinculado a la diferenciación que Scioli hacía en materia de seguridad. Hoy, Cristina lo vapulea por motivos más variopintos.

El cristinismo debe querer en el fondo de su alma que el mandatario haga campaña por los candidatos de la Casa Rosada al haber desaparecido la opción de tenerlo en alguna lista como competidor testimonial, algo que sí sucedió en 2009. Hoy, la potencial candidata que se menciona en el laboratorio de Olivos (Alicia Kirchner) no logra mover el amperímetro. La sucesión de tundas sobre la humanidad de Scioli permite prever que en caso de una mala performance kirchnerista en la provincia las voces se alzaran contra él.

En ese micromundo aparece el intendente de Tigre, Sergio Massa, de quien las encuestadoras y algunos analistas políticos hacen creer que se está en presencia de una estrella fulgurante en lo electoral. En verdad, Massa ha hecho una formidable construcción de marketing político.

Sobre la estratégica geografía bonaerense deberá desplegar su plan la oposición. Hoy por hoy, Francisco De Narváez y Mauricio Macri hacen fintas barruntando la posibilidad de una lista en común. Ese acuerdo que en 2009 los llevó a la victoria hoy se demora por una catarata de egos y vanidades. Por el lado de los opositores no peronistas, los acuerdos parecen cercanos entre el FAP y la UCR, siempre con los tiempos cayendo sobre sus espaldas.

Sin acuerdos opositores, la dispersión electoral terminaría beneficiando las chances del kirchnerismo a la hora de convertirse en minoría. Y para llegar a esa estación, incluso, no necesitaría una elección formidable. Como dice un informe del Centro de Estudios para la Nueva Mayoría: "Con el 35 por ciento se puede ganar una elección por 15 puntos si el resto está disperso y en consecuencia la segunda fuerza quedó con sólo 20 por ciento. Pero también con 35 por ciento se puede perder por 15 por ciento si quien está en frente ha obtenido 50 por ciento".

El primer gran indicio de lo que será el futuro electoral y la política de coaliciones llegará el 12 de junio, fecha de cierre para la inscripción de las alianza.

Al margen de construcciones, aprontes y simulacros, si el oficialismo nacional repite la performance electoral de 2011 quedará en condiciones de ir por la reforma constitucional con re-reelección incluida de la presidenta. Desde casi todos los pasillos políticos se le otorga a esa opción condiciones de fantasía, pero lo concreto es que los votos se cuentan de a uno.

Se transforma en una buena estrategia la que parece ir lucubrándose en la ciudad de Buenos Aires, donde la oposición no justicialista dirimiría en primarias los liderazgos y las cabeza de lista. Ese método fue dejado de lado hace dos años con los resaltados conocidos de la paliza electoral propinada por Cristina.

Tablero vacío. Créase o no, en la provincia de Santa Fe el único gran interrogante pasa por la lista a diputado nacional del Partido Justicialista. La salida de Rossi de la escena política hizo pensar a casi todos que la presidenta movió el tablero para alfombrar el ingreso a la nómina de María Eugenia Bielsa. El "no" de la arquitecta ha puesto a Jorge Obeid en la primera fila de las consideraciones, con un reguero de versiones sobre otros candidatos.

Por primera vez en muchísimo tiempo, la lista del justicialismo no se hará en Santa Fe. Los nombres de los candidatos a diputado nacional están almacenados en las lapiceras de Cristina y de Carlos Zannini.

Curiosamente —o no tanto—, el fenómeno de dispersión electoral —que se clava como piedra en el zapato de los opositores al gobierno nacional— es un gran beneficio para las gestiones socialistas de la provincia y de Rosario. El cierre de listas en la ciudad muestra un abanico de opositores lo suficientemente amplio como para que aparezca una primera minoría sin un porcentaje demasiado alto. A nivel provincial, es un dato político la existencia de 10 subbloques peronistas en la Cámara de Diputados.

Un nuevo ingrediente de la realidad santafesina es que el Frente Progresista viene cultivando para sí el pragmatismo político que otras veces se enseñoreó en la vereda del peronismo. La última demostración es el durísimo cruce entre Hermes Binner y Mario Barletta. El líder socialista se mostró "avergonzado" y dijo "sentir pena" por las diatribas del ex intendente hacia Dante Caputo. "No me arrepiento de nada", lo retrucó Barletta. Ambos compartirán la lista de candidatos del espacio frentista.

"Venga la gente de alrededor, reúnanse, dondequiera que estén, y admitan que las aguas han crecido a su alrededor", escribió Bob Dylan en su canción "Los tiempos están cambiando". Aun sin haberlo escuchado, radicales y socialistas santafesino les dan contenido empírico a la letra. Y le ponen la música.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}