Rosario, Sábado 18 Noviembre 2017
Domingo, 31 Marzo 2013

Ruidos y ruiditos inéditos del socialismo

Escrito por 

Casi al mismo tiempo en que el gobernador Antonio Bonfatti puso el grito en el cielo por la ausencia de vínculo entre la Casa Rosada y la Gobernación santafesina, la intendenta Mónica Fein recibió la buena nueva que para Rosario significará la largada del Dakar. Además, luego de un largo tiempo, se abrieron para la jefa del Palacio de los Leones las puertas de un ministerio nacional, en este caso el de Justicia. Instantáneas significativas —y contrapuestas— que explican cómo la política va moldeando la realidad.

El gobierno rosarino necesita recuperar el relato perdido o ir a la búsqueda de uno nuevo. Aquella formidable campaña de instalación de la "Barcelona rosarina" fue, apenas, la primera de una larga saga de campañas de marketing exitosísimas que acompañó el indudable crecimiento de Rosario. Aquello que sirvió para poner en escena mediática una cuestión empírica (las buenas gestiones), hoy no tendría razón de ser, pero la administración socialista necesita recuperar aire, abrir las ventanas e intentar cambiar una agenda que tiene a la ciudad diezmada por estadísticas horrendas referidas al crecimiento de la violencia y el narcotráfico, al margen de ciertos vaivenes en la acción diaria.

"Se nos terminó ese relato, pero hay que ir en busca de uno nuevo. Y esto se hace de una única manera: corrigiendo errores y adaptándonos a los nuevos tiempos", le dijo una fuente calificadísima del socialismo rosarino a LaCapital. Los últimos movimientos de la intendenta parecen ir en busca de esa ambición, tras un período de adaptación que, en verdad, demuestra que así como los tiempos cambian también muta la realidad intrínseca de cada partido en el gobierno. Y el socialismo ya cruzó largamente la barrera de los 20 años en la administración de Rosario. Necesita aquello que la ciencia política moderna asemeja a un tigre de papel, siempre necesario a hora de ser y parecer.

Los dichos del presidente del Concejo Municipal, Miguel Zamarini, respecto a la caída de la gestión municipal sacudió los cimientos del Palacio. "Hubo un debilitamiento del trabajo social en los barrios, la intensidad de las intervenciones en el territorio público se debilitó; hablo de cuestiones cotidianas, como zanjeo, bacheo. Siempre hay que mirar al que menos tiene", descerrajó el presidente del Concejo. En verdad, los cuestionamientos estuvieron dirigidos a Miguel Lifschitz. "La relación Zamarini-Fein es perfecta. El cruce con el secretario de Gobierno fue porque (Fernando) Asegurado se sintió tocado, ya que él responde a Lifschitz", dijeron, serpenteantes, en proximidades del edificio de Córdoba 501.

Como un episodio inusual en la dermis dura e impenetrable de los malestares intestinos del socialismo, Lifschitz descargó un par de tuits destinados al eficiente Zamarini: "La política social de proximidad no tiene antecedentes en la Argentina. Los números cantan claro", fue uno de ellos. "Esta mañana un Centro de Convivencia y ahora más alumbrado, todo en La Tablada. ¿Lo sabrá el presidente del Concejo", fue otro de los tuits del senador. Un cruce inédito entre dos espadas del PS que sólo registra antecedentes en aquella tunda que Hermes Binner le disparó a Rubén Giustiniani una calurosa tarde de 2011.

En cualquier otro partido político santafesino un cruce semejante no cotizaría demasiado, pero en el socialismo comienza a ser novedad. Nunca han sido propensos ni afectos a blanquear sus disputas.

En determinado mojón del oficialismo le pasan factura a Lifschitz porque consideran que durante sus gestiones se privilegió otro perfil urbano. En realidad, cuesta entender desde el análisis macro estas diferencias. Lifschitz se fue del gobierno ganando en todas y cada una de las seccionales locales.

Estas peleas de superficie van en paralelo con el crecimiento de un partido que sigue siendo el patrón de la vereda en Rosario, gobierna la provincia de Santa Fe y tiene en sus filas al opositor más votado en las últimas elecciones presidenciales. Se terminó para el socialismo el tiempo de la asepsia, de un partido libre de gérmenes internos.

Al margen de perfiles y polémicas, Lifschitz es hoy el dirigente que le puede garantizar al PS la continuidad en el poder provincial más allá de 2015. No fue un dato menor en la galaxia socialista el contundente respaldo que el propio Binner le dio a su sucesor en la Intendencia. Debe leerse con detenimiento esa gestualidad del líder del FAP. Primero dijo que se trataba del "candidato natural", agregó días después que no sólo era el postulante indicado sino que se traba del postulante "obligado" y decoró el postre con una frase aún más relevante: "Voy a hacer campaña para que sea el próximo gobernador".

Semejantes adjetivos cuando aún le quedan casi tres años al gobierno de Bonfatti está aludiendo a una relación con matices entre Binner y el gobernador que, sin embargo, será desmentida por los dos protagonistas. "La relación es buenísima", dicen desde la Casa Gris, algo que repite también el antecesor en el gobierno.

Un run run alude a que Bonfatti tendría en mente proyectar a un funcionario de la actual administración como su delfín a la hora de mezclar las cartas para la sucesión. Se menciona a Rubén Galassi, titular de la estratégica cartera de Gobierno. También esto será desmentido toda vez que las declaraciones sean públicas. "A Bonfatti no le debe haber gustado mucho que Binner le pusiera a Lifschitz como sucesor cuando falta más de la mitad de su mandato, por eso no hay que descartar que se mencione a Galassi", dice un conocedor de los movimientos diarios del socialismo.

Así como el mandatario provincial piensa que no puede darle aval público a Lifschitz porque, al otro día, se malquistarían con él los radicales, sorprende que el líder político del espacio sí haya ungido tan explícitamente al sucesor.

Peronistas por tres. Mientras tanto, en el PJ, Agustín Rossi será el primer candidato a diputado nacional salvo un llamado desde la Casa Rosada para que ocupe un cargo ministerial. "No hay nada de eso, son todos rumores", se atalona Rossi cuando se alude al rumor que indica que podría llegar a la Jefatura de Gabinete si Juan Manuel Abal Medina se convierte en diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires. Seduce en el rossismo la chance de compartir una lista con Jorge Obeid que potencie y torne competitiva a esa opción. En el vector no kirchnerista del peronismo, hay quienes podrían ir en una lista con el PRO; a la vez que quiere tallar en otro espacio Osvaldo Salomón.

Los ruidos internos inéditos en el socialismo y las formas apriorísticas de una diáspora peronista fueron la única novedad en la semana santa de la política santafesina. El pos-Pascuas traerá roscas aún más sabrosas, pero también más pesadas.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}