Rosario, Lunes 20 Noviembre 2017
Domingo, 24 Marzo 2013

Las elecciones no se ganan en el púlpito

Escrito por 

El espectacular giro del kirchnerismo a la hora de posicionarse sobre la humanidad de Francisco volvió a mostrar que en ese colectivo sólo talla la voz de Cristina. Por encima de convicciones, percepciones equivocadas y acciones tomadas bajo el imperio de la emoción violenta.

El abrupto cambio de recorrido posicional de las referencias que alborotan el espacio del oficialismo desde el minuto uno del nombramiento de Jorge Bergoglio hasta el momento de escribirse esta columna es tan sorprendente como el pretendido talón que se le hizo al hincha más famoso de San Lorenzo desde el instante en que se coló el "Habemus Papa". Una extensa cadena de desmesuras, solipsismos e imprecaciones.

Tras la gélida bienvenida presidencial a Francisco desde una plataforma de Tecnópolis, con coro de silbidos incluidos cuando se mencionó al "Papa latinoamericano", la jefa del Estado recibió encuestas sobre lo bien qué había caído entre los argentinos la designación pero, fundamentalmente, percibió que bajaba un nuevo clima desde el Vaticano. La mayoría de los argentinos recibió la extraordinaria noticia como debió haber sido recibida en el gobierno. Un acontecimiento extraordinario y único, al margen de creencias y supercherías.

Ese giro sobre sus talones que produjo la presidenta desde que se apareció en la oficina del Papa con el equipo de mate bajo el brazo, dejó como patrullas perdidas en medio del campo a buena parte de la iconografía kirchnerista, y en falsa escuadra a los llamados pitbull del firmamento mediático cristinista. La crónica puntual de los episodios debería iniciarse con la negativa del bloque de diputados nacionales del kirchnerismo a recibir de cuerpo presente la designación de Bergoglio mientras se hacía un homenaje al ex presidente venezolano Hugo Chávez.

"Créame que a muchos colegas del kirchnerismo les costó poder digerir el almuerzo; se escucharon cosas increíbles", comentó a LaCapital un legislador por Santa Fe que, a esa hora, se encomendaba al menú del día en el comedor de la Cámara de Diputados. Al final del día, el presidente del bloque oficialista, Agustín Rossi, pudo consensuar una nota de beneplácito por la llegada de Francisco. Al fin, el propio Rossi y Julián Domínguez formaron parte de la comitiva que tuvo el privilegio de dar el presente en la entronización.

La elipsis más rampante del cambio de posición estuvo a cargo del escritor José Pablo Feinmann, quien no trepidó en conminar a apoderarse del Papa, a hacer de él un nueva pieza del relato, a ir en busca de Francisco dejando atrás a Bergoglio. En otras palabras, a lograr con Su Santidad lo que se hizo con algunos organismos de derechos humanos: cooptarlo. Un reduccionismo como pocos a la hora de tratarse de un filósofo.

Los que se diferenciaron nítidamente de la bronca inicial fueron el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, y los principales popes del Movimiento Evita. Rápidos de reflejos, se golpearon el pecho para reivindicar al "Papa peronista y argentino". Los efectos inéditos que provocó la designación también se hicieron sentir en Carta Abierta, la task force intelectual del kirchnerismo, donde Horacio González quedo solo, refutando leyendas, ladrándoles a las supercherías del cielo.

Ya lo decía el primero escéptico y luego ultramontano escritor Giovanni Papini: "Si es cierto que en cada amigo hay un enemigo potencial. ¿Por qué no puede ser que cada enemigo oculte un amigo que espera su hora?".

Más allá o más acá de las cuestiones emocionales, de las rabietas y lágrimas, y de los litros de tinta utilizados para describir qué dijeron unos y otros, poco se ha dicho y escrito sobre cómo influirá —si es que influye— la nueva realidad en el futuro de la presidenta de la Nación que, en octubre, sabrá si su horizonte en el poder se termina o no en 2015.

Encuentra al fin Cristina en su remozada relación con Bergoglio una puerta de ingreso inesperada a un suprapoder internacional. Ese intersticio le puede resultar clave a la hora de pensar en su destino personal. Cuando un gobernante que partió en dos la realidad (entre buenos y malos, amores y odios) debe retirarse del lugar que ocupó necesita invariablemente seguridades, apoyos certeros. Las puertas de salida siempre deben tener garantías para todo gobernante que quiera tener un futuro aliviado.

Santos, demonios y votos.

Al margen de bendiciones, santos y demonios, el futuro político del kirchnerismo y de la presidente se definirá en las urnas y no en el altar del Vaticano. Y ahí es donde se les oscurece un tanto el optimismo a determinadas voces antikirchneristas. El tiempo pasa y sigue sin aparecer algún elemento atractivo que pueda finalmente enamorar a un sector de la sociedad que busca una alternativa superadora del kirchnerismo. Hay en escena construcciones locales y geográficas que hacen pensar que el día después de los comicios tendrá varios rostros en condiciones de cantar victoria. Pero lo más importante será determinar si finalmente el oficialismo consigue número para ir en busca de un más allá de la mano de Cristina.

En los laboratorios políticos se habla de victorias opositoras en Santa Fe, Córdoba, ciudad de Buenos Aires y Mendoza. Se considera que el kirchnerismo saldrá triunfante en el resto de las provincias chicas, y que el estratégico distrito bonaerense será el encargado de inclinar el fiel de la balanza. Hasta junio unos y otros tendrán tiempo de seguir barruntando estrategias, hipótesis y candidaturas. Al momento de tener que conformarse las alianzas (en junio) comenzará la cuenta regresiva para lo que serán las elecciones de medio mandato más trascendentes desde el retorno de la democracia.

A esa hora se habrán morigerado los estertores del huracán Francisco que hoy parece salcondimentar a la política argentina hasta tornarla inocua, con una pléyade de conductas adolescentes y sin una luz brillante al final de las polémicas de salón. Pero a no entusiasmarse: los protagonistas de la historia electoral que se viene seguirán a Dios rogando y con el mazo dando.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}