Rosario, Domingo 19 Noviembre 2017
Domingo, 09 Diciembre 2012

Tácticas fallidas para el 7D que no fue

Escrito por 

Pasó el 7D. Y no pasó nada. La excesiva carga adrenalínica que el gobierno nacional depositó en el jueves pasado constituyó, al fin, su peor error. En verdad, la resolución de la Cámara Civil y Comercial es apenas un eslabón de la larga cadena de eslabones que todavía faltan enhebrar antes de que se sepa si el poderoso Grupo Clarín desinvertirá algunas de sus naves insignia. El fallo fue una extensión de una medida cautelar que al multimedio le permite ganar tiempo. Sólo eso, ni más ni menos.

El hecho de que el episodio haya adquirido ribetes de espectacularidad, de sabor a contundente derrota para la Casa Rosada, se debe a la rimbombante campaña previa que hacía creer que existiría un antes y un después en la vida del país. Ese fue el error táctico y estratégico de las usinas de Balcarce 50. Tanta fruición verbal y mediática por el 7D hizo que ese día la desinversión de Clarín tuviese un parto frustrado. “La mesa chica de la presidenta sabía lo que se venía, de otro modo no se puede entender semejante pirotecnia verbal contra los jueces. Y si no sabían nada, tantas amenazas sobre la Corte y los camaristas indican que hay una severa mala praxis a la hora de resolver cuestiones que para ellos son tan trascendentes”, merituó el jueves a La Capital un integrante del Consejo de la Magistratura. En la previa al 6D de la Cámara, la Justicia había alfombrado el camino para una resolución negativa.

Hubo el día martes un abanico de fallos contrarios al gobierno nacional que tuvieron que ver con la apertura del banco de datos del Pami, la obligación de contratar publicidad con un medio opositor y la ratificación de un juez objetado por la Ansés. Los supremos llegaron a esas resoluciones en medio de una ofensiva furiosa de dirigentes oficialistas. El ministro de Justicia, Julio Alak, se pintó para la guerra y acusó a los jueces de prohijar en su vientre un “alzamiento” contra el gobierno nacional. Horas después, el diputado ultrakirchnerista Carlos Kunkel disparó la bomba al acusar a la Corte de estar tanteando un “golpe institucional”. Tras eso, las asociaciones de jueces y fiscales se abroquelaron como método de supervivencia y llamaron por todos los medios a que la Casa Rosada respete la independencia de los poderes. La composición actual de la Corte Suprema fue hasta no hace demasiado tiempo elogiada por casi toda la constelación política del país, a contrapelo de aquel mítico tribunal de los milagros instalado en los 90.

Al vaivén de los sucesos políticos que acompañan el paso del tiempo de los gobiernos kirchneristas esa mirada de ejemplaridad ya no es tan unánime. En ese derrotero el Ejecutivo apuesta todo a la Corte. Sabe que en las esferas tribunalicias nada es para siempre, que el toma y daca se parece mucho a las compensaciones que suelen utilizar los árbitros de fútbol. Y no están demasiado errados. La extensión de la cautelar a Clarín no será eterna, más temprano que tarde llegará el fallo del juez Horacio Alfonso definiendo la constitucionalidad del artículo 161 de desinversión de medios audiovisuales. Alfonso ya suspendió una cautelar presentada por una asociación de empresas privadas de TV por cable contra la ley de medios. Luego, será el turno de las apelaciones, con lo que la sentencia resolutoria tardará meses en concretarse. El gobierno nacional pretendía llegar a este domingo con una victoria judicial que le permitiese volver a poner en escena toda la potencialidad de su relato. Para ello, destinó sus mejores voceros y parafernalia mediática a la hora de convocar a una gran concentración en Plaza de Mayo, con buena parte de los artistas populares que respaldan su gestión.

El 7D era lucubrado, en verdad, como uno de los tantos renacimientos del kirchnerismo, de ahí la caracterización epopéyica que se le pretendió dar a la instancia judicial. El 2012, extrañamente, fue un año en que el oficialismo perdió uno de sus bienes más preciados: el control de la calle. El 13 de septiembre brotó el primer cacerolazo que, finalmente desembocó en el 8N, con toda la carga que significa tener a la clase media movilizada como espada de un nuevo tiempo. A esas marchas debe agregarse la pérdida de un alfil clave para la estrategia cimentada allá lejos y hace tiempo por Néstor Kirchner: Hugo Moyano. Pese a que el jefe de la CGT Azopardo no es bien visto por actores sociales que protagonizaron los cacerolazos, su capacidad de movilización, su estructura concentrada en un aparato aceitado y el poder que le confiere el manejo de los gremios vinculados al transporte lo han convertido en una pieza clave a la hora de hacerse notar.

Esos elementos de doble pinza, anticiparon lo que el kirchnerismo duro quería postergar, y que tiene que ver con los movimientos soterrados del peronismo camino a la sucesión en 2015. Las paradas desafiantes de Moyano y las señales que Daniel Scioli les ofrece a sus visitantes en la sede del Banco Provincia, en Buenos Aires, son receptadas por los radares de Balcarce 50 como actitudes  encaminadas a pelearle al gobierno el futuro inmediato. Ante esos escenarios de nubosidad, nada mejor que imponer como noticia revitalizadora la derrota del Grupo Clarín, al que Cristina puso siempre como enemigo central de sus políticas, pasando por arriba a toda la oposición. La estrategia seguirá como hasta ahora, pero no son pocos los referentes kirchneristas que empiezan a peticionar por tácticas más abarcativas. “Es un error concentrar todas las energías en pelear contra Clarín y los jueces.

Hay que volver a la gestión, a encontrar un rumbo que nos muestre gobernando, gestionando. Esa será la mejor forma para mirar con optimismo el 2015”, sostuvo a este diario un kirchnerista santafesino de la primera época. Debe decirse que, al margen de la caída de imagen que registra Cristina, nada se mueve hacia arriba alrededor de la oposición. Ninguno de los aspirantes a sucederla movió el amperímetro pese a que el año consumió sus días sin demasiadas buenas noticias para el poder central. Esa gran batalla de sumas y bajas deberá reconstruirse para unos y otros en el 2013. Cuando hablen las urnas y se empiece a bosquejar el recambio, o la reforma constitucional que pueda alumbrar un futuro cristinista más allá de 2015.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}