Rosario, Miércoles 22 Noviembre 2017
Miércoles, 18 Abril 2012

Lo que quedó del reutemismo

Escrito por  David Narciso / Cruz del Sur

El día que Celia Arena oficializó su paso desde el reutemismo al bloque de diputados nacionales del Frente Para la Victoria nadie se sorprendió. Vinculada desde hacía tiempo al vicepresidente Amado Boudou, su salto fue otro síntoma de la descomposición del núcleo duro que rodeaba al ex gobernador Carlos Reutemann.

 

Arena movediza

 

“Mi incorporación al Frente para la Victoria es una forma de sacarle responsabilidad a Reutemann por las cosas que yo hago. Ya no quiero que se me vincule más con él. Y lo digo más por él que por mí”, explicó luego de explicitar la diferencia de visión con su ex jefe: “Yo creo que el futuro del peronismo tiene su expresión en el Frente para la Victoria, aunque esto no significa que yo tenga que definirme como kirchnerista porque el bloque se llama FPV-PJ y contiene a la diversidad del peronismo”, justificó. Un debate muy propio del proceso de reacomodamiento post 54% y default del Peronismo Federal.

 

La pionera en salir del entorno de Carlos Reutemann fue Roxana Latorre, en 2009. En realidad fue eyectada de ese pequeño paraíso después de aquel incidente que provocó su firma al pie de un dictamen del oficialismo. Ella insiste hoy en que todo se trató de un gran malentendido y no deja de recordar que la pasó mal, porque eso ocurrió cuando ya había sido electa para un segundo mandato de senadora y hubo un intento de forzarla a renunciar para que asumiera Ricardo Spinozzi.

 

Dos años y medio después de ese incidente, Latorre opina que Reutemann sigue siendo un dirigente importante, que sigue representando a una parte de la sociedad santafesina y argentina, y que en las últimas elecciones sus votos fueron para Omar Perotti y Miguel de Sel. Sin embargo, no se anima a pronosticar cuáles serán sus próximos pasos. Si le preguntan hoy, puede decir que el piso de Lole es volver a ser senador en 2015 y su techo ser vice de Macri. ¿Lo ve a Reutemann asociándose con Macri? “No tengo ningún dato de que ése sea su plan pero es una posibilidad. De acuerdo a cómo va votando en el Senado, se puede concluir que está en las antípodas del gobierno”, contesta.

 

Latorre se siente fortificada desde que formó un bloque independiente: “Tengo la libertad de apoyar aquellas leyes que me parecen correctas y en las cuestiones que no me conforman me diferencio con la ausencia o la abstención. En general, estoy de acuerdo con este gobierno, que me parece el más justicialista después del de Perón, en el sentido de distribución de riqueza y desarrollo”.

 

Los ex ministros

 

De los dirigentes que Carlos Reutemann llevó al Congreso nacional, Carlos Carranza (ex ministro de Gobierno) y Daniel Germano (ex ministro de Educación y de Hacienda) son los que siguen vinculados con él. Comparten reuniones, hablan de política. Ambos están enrolados en lo que quedó del Peronismo Federal. En la Cámara de Diputados son 21 legisladores que responden a Francisco De Narváez, los Rodríguez Saá, el duhaldismo residual, entre otros.

 

Daniel Germano, a quien en el peronismo se lo ubica como un futuro aliado del PRO, a pesar de que él aclara que está dentro del esquema del justicialismo, va directo al grano cuando Cruz del Sur lo consulta:

 

—Sigo reconociendo la jefatura de Carlos Reutemann. Mi jefe es Carlos Reutemann–, dice.

 

—¿Él está ejerciendo esa jefatura?

 

—Por supuesto que sí la está ejerciendo.

 

Acto seguido alude elípticamente a una justificación que dio Celia Arena para saltar al FPV: “Lo que se dice de la libertad de acción, que Reutemann nos dio a todos libertad de acción, la tenemos todos. Yo siempre la tuve, pero mi libertad de acción está identificada con este espacio. Lo que pasa es que hay algunos que no les gusta estar afuera. Pero es lo que nos toca: no estar ni en el gobierno nacional,  provincial o municipal”.

 

Carranza, a su vez, es cabeza de un grupo político del que participan el diputado provincial de extracción sindical Oscar Daniele y el concejal rosarino Diego Giuliano. Es un armado curioso: mientras Carranza revista en el Peronismo Federal en el Congreso, Giuliano y Daniele hoy están asociados a María Eugenia Bielsa, una kirchnerista crítica.

 

Así como Arena definió su pase al FPV, Carranza y Germano están quietos. A fines de 2012, cuando empiece a revolverse el avispero en vistas a las elecciones legislativas de 2013 –ambos terminan mandato– deberán elegir entre las alternativas que se les presenten, entre ellas el PRO, si éste empieza a armarse como opción nacional.

 

Obeid, Perotti y el resto

 

El ex gobernador Jorge Obeid, que terminó su mandato de diputado en 2011 y está haciendo política desde el llano, recurre a todo su oficio para recrear un escenario que le permita volver al Congreso en 2013. Sus huestes quedaron raleadas el año pasado, cuando sólo salvó dos bancas de diputados provinciales y perdió presencia en el Concejo de Santa Fe, ciudad que gobernó entre 1991 y 1995. Y en el Congreso sólo le quedó su amigo Juan Carlos Forconi, a quien mandó hacer un bloque unipersonal. Así tiene manos libres para negociar con el kirchnerismo sin tener que integrarse a él, opción que no tendría si se hubiera mantenido en el Peronismo Federal.

 

Parte de esta jugada quedó a la luz por estos días, cuando Obeid bendijo a José Freyre para presidir el PJ santafesino –candidato que impulsa Agustín Rossi– y desató una ruptura al estilo telenovela venezolana. ¡Traición!, refunfuñan Omar Perotti y los suyos, que en conjunto con el bielsismo tantea la posibilidad de reunir otros pedazos del partido para darle pelea a Agustín Rossi y su candidato Freyre.

 

La alianza Perotti-Obeid nació en 2011 y acaba de diluirse. Los rafaelinos oficiaron de tabla de salvación para Obeid que, vetado por la Casa Rosada como precandidato a gobernador, redireccionó su apoyo a Perotti y logró hacer entrar en la Legislatura a su alter ego, Mario Lacava, y a su hija, Alejandra Obeid.

 

Perotti, exitoso intendente por tres veces de Rafaela, es un jugador a varias bandas. Coquetea y se relaciona con el kirchnerismo porque desde allí alimentó su gestión y ahora la de su delfín Castellano, pero su base electoral mayoritariamente es la que hereda de Carlos Reutemann, con la que fue segundo en las primarias a gobernador de 2011.

 

Unos meses después Cristina lo puso a la cabeza de la lista de diputados nacionales. Hoy está integrado al Frente Para la Victoria, aunque los kirchneristas santafesinos y algunos del gobierno nacional no por eso dejan de verlo con recelo, como alguien que hoy puede estar y mañana no. Su afán por hacer equilibrio entre el kirchnerismo y el imaginario reutemista que todavía seduce a votantes y dirigentes del PJ santafesino, le dio resultados en términos personales aunque le reporta limitaciones dentro del oficialismo, hoy dominado tanto en el frente parlamentario como partidario por un kirchnerismo de tendencia cada vez más monolítica. Como sea, su gran triunfo en 2011 fue haber logrado instalarse como figura provincial.

 

Hay también un grupo de reutemistas que en tanto su jefe hiberna en el Senado se refugia en el PRO. Osvaldo Salomón vio que la pretensión macrista de salir de Capital Federal ofrecía una oportunidad al reutemismo en retroceso. No se equivocó dónde jugar si se tienen en cuenta los gestos de apoyo indirecto que Reutemann tuvo para con Del Sel.

 

Ex presidente comunal de Chabás y ex compañero de fórmula del Midachi, hoy es secretario del bloque PRO de refugiados peronistas no K que integran la reutemista de paladar negro Alejandra Vucasovich (de fluido contacto con el senador), Miriam Cinalli (Salomón es su esposo) y Norberto Nicotra.

 

Otros cayeron por la borda del barco reutemista. El caso más notorio es el del ex ministro de Hacienda Juan Carlos Mercier. Ricardo Spinozzi no puede definir en qué espacio político seguirá su carrera política hasta tanto no termine su mandato como presidente del PJ a fines de mayo. Spinozzi resultó presa de la consolidación del Frente Progresista en la provincia, que le quitó la banca de senador por General López, y de la avanzada del Frente para la Victoria en el partido que preside.

 

Además José Freyre, reelecto intendente de Venado Tuerto, pasó a ser la figura relevante del PJ en General López. Por lo pronto, Jorge Lagna, ladero de Spinozzi, apenas salió de la Cámara de Diputados se integró al staf de la Intendencia kirchnerista de Venado Tuerto. 

 

Epílogo

 

La consolidación del kirchnerismo en el gobierno nacional y la mayoría que ostenta en el PJ santafesino convencieron a muchos reutemistas a reubicarse. Algunos pueden adaptarse y sobrevivir, otros directamente quedaron afuera del circuito de la política y los más militantes volvieron al llano. Hay quienes sin ser kirchneristas buscaron un lugar desde donde trabajar y seguir haciendo política, como el ex diputado y ex obeidista Marcelo Gastaldi, hoy colaborador de Rafael Bielsa en la Sedronar.

 

El kirchnerismo abrió sus brazos en su afán por contener la mayor parte del peronismo, aunque, claro, exige como contraprestación una mínima muestra de amor. Para algunos es un costo demasiado alto. En particular para quienes hasta el 54% de Cristina en octubre le pateaban en contra.

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}