Rosario, Sábado 18 Noviembre 2017
Domingo, 18 Noviembre 2012

Cristina y el peronismo

Escrito por 

La presidenta de la Nación reivindicó a la "poderosa clase media", como primer remedio destinado a restañar las heridas manifiestamente abiertas tras las voluptuosas —e increíbles— imprecaciones de algunos de sus ministros más poderosos. Aquel reguero de emparentamiento de ese sector social con oligárquicos vecinos de Miami fue el canal nutriente del 8N.

La decisión del gobierno nacional de eliminar el impuesto a las ganancias en la segunda cuota del aguinaldo también fue destinada a paliar —aunque con levedad— el desaguisado económico en los bolsillos transversales de las clases medias. Y vendrán en un futuro mediato otras decisiones destinadas a congraciarse con un estamento clave no sólo para ganar elecciones sino para instalar determinados humores sociales.

"Nosotros no tenemos que hablar de re-reelección, tenemos que seguir gestionando. Si eso se hace bien, todo lo demás cae por su propio peso", razonó ante LaCapital una legisladora nacional del riñón oficialista. En verdad, desde las usinas de Balcarce 50 intentan recuperar determinado terreno perdido en la imposición del relato. Las movilizaciones del 13 de septiembre y del 8 de noviembre, sumadas a las protestas cegetistas que desembocarán en el paro del martes próximo, lograron por primera vez quitarle el control de la calle al kirchnerismo, un dato novedoso desde el 2003 hasta hoy, salvo por el intermezzo ocurrido durante la crisis con el campo.

Leyendo encuestas. Saben en Olivos que las marchas de ciudadanos que reclaman un menú heterogéneo y dispar se parecen demasiado a un gigante sin cabeza política ni electoral. Cristina cae en las encuestas pero ningún opositor logra canalizar el descontento. Y el futuro del kirchnerismo no se resuelve ni se decide contando cacerolas sino en las elecciones legislativas de 2013.

La tentación de formatear un adversario perfecto como contrafigura del relato K encontró hasta hace poco a Mauricio Macri como el personaje ideal. Bastaba con sostener que el jefe de Gobierno porteño era "la derecha" y mantener en su redil al resto de la dirigencia opositora para encuadrar bajo el brazo la fórmula de manual: un gobierno también debe crear su propia oposición.

Otras de las grandes apuestas que hizo y hace la Casa Rosada está destinada a bloquear cualquier rebelión que pueda levantarse en el rebaño del peronismo. No es casual que huracanes de furia se hayan posado sobre la humanidad del gobernador bonaerense, Daniel Scioli, cuando apenas insinuó la posibilidad de convertirse en presidenciable. Incluso, obturando esa chance si Cristina decidía ir por la re-reelección.

Ese vendaval de ira reapareció durante las últimas horas, esta vez contra el mandatario cordobés, José Manuel de la Sota. Sabían en Balcarce 60 que De la Sota estaba esperando el momento de estar cara a cara con la presidenta para marcar con un tajo dialéctico sus diferencias y, de ese modo, abrir una potencial vía electoral de recambio adentro del peronismo. La presidenta no fue de la partida y le tocó a la ministra de Industria, Débora Giorgi, soportar el catálogo de demandas a la cordobesa.

Kirchnerismo en bloque. Casi toda la grilla de ministros salió luego a castigar a De la Sota, con un guión casi calcado a aquellas represalias verbales contra Scioli. "Sabemos que desde ahora en más seremos considerados más enemigos que antes, pero el Gallego tenía que decirlo. En Córdoba hay mucha bronca contra el gobierno, por algo fue la ciudad del interior en la que más gente caceroleó", sostuvo ayer un funcionario delasotista, que se sorprendió por la ausencia de funcionarios socialistas de la Municipalidad o la Gobernación a la hora de la bienvenida. "Se nota que le escapan a la foto con De la Sota, tal vez teman represalias de Cristina, ¿no?", ironizó.

Al margen del escándalo cordobés en la fábrica de Renault, el peronismo no soltó amarras con Cristina. Empiezan sí a dar señales de relativa independencia algunos dirigentes que hasta hace poco participaban solidaria y mancomunadamente del proyecto K, pero sin que tome forma de estampida ni mucho menos. El termómetro al cual se aferran es Scioli, quien, fiel a su estilo, prefiere convivir antes que pegar un portazo. Así ha sido siempre la faena del ex motonauta: supervivió a Carlos Menem, Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner. Picante y revelador, el escritor Jorge Asís sostiene que Scioli es "el Lázaro Costa del peronismo: les cerró los ojitos a todos".

Las 4 porciones. La temporada electoral de 2013 en Santa Fe y otros distritos del país podría presentar como oferta una torta con cuatro porciones: Frente para la Victoria, Frente Progresista, PRO y Peronismo Federal. La aparición en escena de un espacio del justicialismo disidente dividirá los votos de la centroderecha. Por eso, desde el macrismo intentan cerrar acuerdos con figuras relevantes de otros partidos, incluso del radicalismo. Esta última opción fue blanqueada en el PRO santafesino, al confirmar lo que se escribió hace meses en esta columna: Jorge Boasso fue tentado para encabezar una lista a concejal.

La decisión de Boasso no será de resultado neutro. Si conforma un frente electoral con el macrismo, podrá pelear directamente en la general con el candidato del oficialismo municipal y liberará los casilleros del radicalismo en el Frente Progresista, donde suenan varios nombres conocidos: Daniela León, Sebastián Chale y Pablo Cribioli, entre muchísimos otros. Si va por adentro de la estructura frentista, terminará Boasso integrando una lista con los socialistas, algo de lo que abjuró Binner a la hora de pronunciarse sobre una interna a diputado contra el hoy edil.

El macrismo y Boasso. Producto del crecimiento, algún clima de interna también se vive puertas adentro del PRO Rosario. Un acuerdo con Boasso (fogoneado por el diputado Federico Angelini) podría salvaguardar una lista de unidad. De lo contrario, ese sector interno confrontaría con otro grupo, encabezado por Laura Weskamp, aunque hoy relativizan esa instancia.

De a poco, la política va ingresando en el terreno conocido de las vísperas electorales, pletóricas en reuniones, roscas y proyección de escenarios. Las elecciones legislativas de mitad de mandato son el próximo objeto del deseo de unos y otros.

Mauricio Maronna

Jefe de la seccion Política del diario La Capital

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}