Imprimir esta página
Viernes, 27 Julio 2012

Eurozona: los plazos se acortan

Informe de Fundación Pensar

Una mirada superficial a la economía europea muestra que la situación ha cambiado muy poco desde el comienzo de año.
Los países señalados como riesgosos lo siguen siendo y persisten las diferencias de competitividad que dieron origen a la crisis. La primera conclusión, entonces, es que se ha perdido tiempo, lo cual es fundamental en un contexto recesivo. Si el tiempo transcurre y no se perciben mejoras, se incrementa la percepción de insolvencia mientras pierden la paciencia los inversores, generando un deterioro aún mayor en la economía y el desempleo, lo que retroalimenta lo anterior.
En los últimos días se ha prendido otra vez una luz de alerta en relación a la economía española cuando la tasa de interés por un bono a 10 años tocó el 7%. Los inversores se dan cuenta de que la situación española tiene más probabilidades de empeorar que de mejorar y, ante un riesgo más elevado, piden un retorno mayor. El problema por detrás, que también aplica a Grecia, es que mientras los ajustes que lleve adelante el gobierno no alcancen para recuperar la confianza la tasa seguirá aumentando y con ella el gasto y el déficit, generando un círculo que se cierra en un punto cercano a la bancarrota. Con tasas de interés mayores a 7% se percibe que ese punto está cerca. En este contexto, donde es muy caro acudir a los mercados y las opciones se agotan, se explica el rumor de un salvataje a España por aproximadamente 300.000 millones de euros. No todos los países de la zona están en igual condición que España o Grecia; Alemania y Finlandia pagan tasas de 1,3% y 1,7% respectivamente. El diferencial entre países se magnifica cuando los inversores huyen de los países en problemas para llevar sus fondos a lugares más seguros (como Alemania), pudiendo generar corridas bancarias como sucediera en Argentina en 2001.
El tema de la crisis europea no se agota en la cuestión financiera sino que es el reflejo de la confianza y el desempeño de cada economía. Los países con menores tasas de interés todavía no han exhibido una caída en su PBI (hasta los últimos datos del primer trimestre de 2012) y su desempleo se mantiene relativamente igual. En la contratara se pueden citar a España, Grecia y Portugal, que muestran las tasas de desempleo más altas de la zona y aún en crecimiento.
El rumor de salvataje a España muestra que se ha llegado a un momento de definiciones. Si no hay un cambio en el enfoque de la política económica las malas noticias se seguirán sucediendo y, muy probablemente, con cada vez mayor velocidad.