Imprimir esta página
Lunes, 27 Octubre 2014

Dilma ganó el ballottage con Neves y prometió una reforma política en Brasil

ilma ganó el ballottage con Neves y prometió una reforma política en Brasil

Los brasileños reeligieron este domingo a Dilma Rousseff como presidenta por un ajustado margen en el ballottage con Aécio Neves. Fue la elección de segunda vuelta más competitiva y áspera desde que Brasil recuperó la democracia en 1985. Una leve mayoría de alrededor de 3% decidió que Rousseff gobierne por un segundo mandato consecutivo, que será el cuarto seguido de su Partido de los Trabajadores (PT). Rousseff obtuvo 51,58% de los votos frente a 48,42% de su rival centrista. Hubo una importante abstención, de algo más del 21%, pese a que el voto es obligatorio en Brasil. La nación queda muy dividida por una campaña que polarizó como nunca a la sociedad brasileña.Anoche, en su discurso de la victoria, Dilma prometió una reforma política y entablar "un diálogo con toda la sociedad", para sanar estas heridas.

Con el país dividido prácticamente en dos, la elección era considerada un plebiscito de los 12 años de gobierno del Partido de los Trabajadores (PT). Rousseff fue sobre todo la opción de los electores del noreste del país, la zona más pobre, que se benefició más con los programas sociales del PT. Neves, ex gobernador y ex senador preferido por los mercados, que prometía frenar la corrupción que acompaña a los gobiernos del PT desde 2003, y dar un giro liberal a la economía para que el país vuelva a crecer, conquistó los votos de las clases medias del sur, la zona más desarrollada económica y socialmente de Brasil. Estos sectores más modernos reclamaban más que otros "un cambio", con menos intervención del Estado en la economía y una verdadera lucha a la corrupción.

La inflación, de 6,5% proyectado para 2014, y la corrupción, casi le cuestan el poder a Dilma y su partido. El PT también ha sido cuestionado por varios escándalos de corrupción, el último de ellos en la estatal Petrobras, la mayor empresa brasileña, donde fueron denunciados millonarios sobreprecios en contratos de constructoras para financiar al PT y a otros partidos y legisladores aliados. Mediante las maniobras ilícitas en Petrobras, hasta 4.000 millones de dólares se habrían desviado hacia las arcas del PT y sus aliados.
En uno de los últimos giros de la campaña, la revista opositora Veja publicó el viernes el testimonio ante la Justicia de un acusado que aseguró que tanto Lula como Rousseff estaban al tanto de la corrupción en Petrobras, lo cual causó la reacción virulenta de ambos. La justicia electoral prohibió además a la revista hacer publicidad en los medios de su "tapa", que consideró como propaganda electoral. Rousseff debió jurar que investigará "piedra por piedra" el escándalo en Petrobras.
Por esto, y tal vez recordando la caída vertical de su popularidad en 2013 cuando las protestas ganaron las calles con millones de personas, Dilma hizo un discurso de la victoria muy moderado, alejado por completo de revanchismos o triunfalismos. "Vamos a continuar construyendo un mejor Brasil, un Brasil más inclusivo, más moderno, más productivo. Un país de solidaridad y de oportunidades'', expresó ante un público de militantes del Partido de los Trabajadores. Pero sobre todo prometió una reforma política. "El camino es muy claro. La palabra más repetida y dicha de la campaña fue «cambio»", señaló. "Y el tema más ampliamente invocado fue «reforma». Sé que estoy siendo reconducida a la presidencia para hacer grandes cambios que la sociedad brasileña exige". Pero, agregó, "las limitaciones que tiene el presidente" en Brasil son conocidas, por esto "estoy dispuesta a abrir un gran espacio de diálogo con todos los sectores de la sociedad. De todas las reformas, la más importante y más urgente debe ser la reforma política", les dijo a sus seguidores. "Mi compromiso quedó claro en toda la campaña, lanzar esta reforma, que es una responsabilidad constitucional del Congreso. Debe movilizar a la sociedad en un plebiscito, una consulta popular. Quiero discutir este tema profundamente con la sociedad, y tengo la certeza de que habrá interés en el Congreso y la sociedad para encaminar las medidas concretas". Rousseff dejaba así abierta la puerta a un diálogo amplio, que con el motivo concreto de una reforma del sistema político convoque a los derrotados de ayer, que representan a medio país.
Aécio Neves no tardó en renocer la derrota, pero también reivindicó sus reclamos contra la corrupción en el oficialismo. "Felicité hace poco a la presidenta reelecta, le deseé éxito en la conducción de su próximo gobierno, y le resalté que considero que la mayor de las prioridades debe ser unir a Brasil en torno a un proyecto honrado que dignifique a todos los brasileños", dijo Neves, que obtuvo algo más del 48% de los votos.
Los analistas señalan que la corrupción seguirá en la palestra. "La cuestión de Petrobras seguirá después de la elección. La sociedad termina esta elección con una división inédita en Brasil, y la corrupción alimenta ese sentimiento. Una victoria de Dilma Rousseff significa que la oposición intentará ahondar en esas denuncias", dijo el analista político André César.

El 2013. El año 2013 actúa como un recuerdo y una advertencia para Dilma. Indignada por la corrupción de la clase política y la pésima calidad de los servicios públicos como salud y educación, más de un millón de personas salieron a las calles de Brasil en junio de 2013 a reclamar cambios. La popularidad de Rousseff —y de todos los políticos— cayó a sus peores niveles. Pero en poco más de un año la mandataria consiguió recuperarse, organizar un Mundial de fútbol exitoso (aunque de costo elevado) y convencer a los brasileños de que le den cuatro años más en el Palacio de Planalto.

Cristina la felicitó

La presidenta Cristina Kirchner felicitó a Dilma Rousseff por haber sido reelecta. Cristina aprovechó Twitter para saludar a Dilma por el triunfo, al tiempo que también escribió una carta en su página oficial cfkargentina.com. "Querida compañera y amiga Dilma, felicitaciones por el triunfo. Gran victoria de la inclusión social y la integración regional", escribió.

Fuente: La Capital