Imprimir esta página
Lunes, 27 Octubre 2014

Tabaré Váezquez y Lacalle Pou disputarán una segunda vuelta electoral en noviembre

Elecciones en Uruguay. El candidato del Frente Amplio obtenía un 47% de votos mientras su contrincante del Partido Blanco un 32%. En juego la mayoría parlamentaria.

El ex mandatario izquierdista Tabaré Vázquez se impuso ayer en las elecciones presidenciales de Uruguay, pero no logró los votos suficientes para evitar un ballottage el 30 de noviembre con su joven rival conservador Luis Lacalle Pou, según sondeos a boca de urna. El postulante del Frente Amplio, la coalición que gobierna el país desde 2005, obtuvo entre 45 y 47% de los votos, superando el rango de 32% de su contrincante del Partido Nacional, de acuerdo con tres encuestas a boca de urna. El Partido Colorado (de centroderecha), encabezado por Pedro Bordaberry, quedó en tercer lugar, entre 13% y 14% de los votos, mientras que el minoritario Partido Independiente alcanzaría 3% de los sufragios y lograría por primera vez una banca en el Senado.

La Corte Electoral, que realiza el escrutinio en forma manual, espera que los resultados oficiales estén recién en la mañana de hoy. De confirmarse estos resultados, el Frente Amplio, en el gobierno desde 2005, pierde la mayoría parlamentaria que le permitió aprobar en la última década reformas fiscales y de la salud, o leyes como la despenalización del aborto, el matrimonio homosexual y la regulación del mercado de la marihuana.

Polémica ley. Precisamente la legalización de la marihuana, que aún no se aplica, es una de las polémicas leyes aprobadas durante la gestión del presidente José Mujica que podrían ser revisadas.

Además, el FA queda en una situación de incertidumbre de cara al ballottage, ya que los analistas prevén una alianza entre blancos y colorados que podría llegar a desplazar a la izquierda del poder. En ese contexto, el Partido Independiente podría tener la llave de la gobernabilidad, estimó Luis Eduardo González, director de Cifra. "Nadie puede gobernar solo", advirtió.

Adolfo Garcé, doctor en Ciencia Política, destacó que "el Frente Amplio retrocede casi el doble de lo que hizo en la elección pasada", cuando con 48% de los votos Mujica debió ir a un ballotage pero logró la mayoría parlamentaria.

Tabaré Vázquez destacó anoche que "el pueblo se expresa con meridiana claridad y hay que saber interpretarlo", reivindicó "el camino del diálogo y del respeto" para lograr la mayoría y dio por hecho que conversará "con otras fuerzas" de cara a la segunda vuelta."Mayoritariamente se ha votado a esta fuerza política, pero tendremos que ir a un ballottage", agregó, el candidato más votado, con el 47% de los votos, según los sondeos a boca de urna. "Es un enorme reconocimiento a los nueve años del gobierno del Frente Amplio", dijo Vázquez en relación a su alta votación, y recordó que durante los gobiernos de la coalición izquierdista mejoraron los salarios y se redujo la pobreza. "Uruguay tendrá que elegir entre cinco años más de progresismo u otro tipo de gobierno", agregó.

Vázquez, un médico oncólogo de 74 años, también festejó que no se aprobara una reforma constitucional que proponía juzgar a los adolescentes de 16 y 17 años que cometen delitos graves con el código penal que rige para los adultos (ver aparte).

Lacalle Pou, su rival en la segunda vuelta, afirmó en tanto que "la ilusión está intacta". Hijo del ex presidente neoliberal Luis Alberto Lacalle que gobernó entre 1990 y 1995, el centrista dijo que negociará con todos los partidos que quedaron eliminados de cara a la segunda vuelta electoral. "Vamos a hablar con todo el mundo, siempre y cuando en la negociación no nos desdibujemos".

Respaldo asegurado. El tercero más votado, el candidato colorado Pedro Bordaberry, ya anunció que votará y trabajará por el triunfo de Lacalle Pou porque considera que es quien puede mejorar la seguridad pública y la educación, dos materias pendientes de los gobiernos del Frente Amplio.

En las sedes partidarias del Frente Amplio y el Partido Nacional la algarabía se apoderó de los militantes. Al grito de "soy del Frente", los militantes del FA celebraron seguir siendo la primera fuerza política del país. Mientras los dirigentes políticos esperan la llegada de los candidatos, el vicepresidente Danilo Astori admitió que el resultado, pese a ser peor que en la elección pasada, sería mejor "en algún puntito" a lo que esperaba su partido. A pocas cuadras de allí, militantes blancos celebraban que el FA no haya obtenido la mayoría en el Parlamento. "El sentimiento es de incertidumbre", dijo de todas formas Jaime Zilberberg, de 24 años. "Creo que todavía hay que esperar a ver cómo se terminan de ajustar los datos".

Fuente: La Capital