Rosario, Viernes 24 Noviembre 2017
Martes, 06 Septiembre 2016

Logística en caída libre

Tal como ocurrió en los últimos dos años, la Argentina volvió a caer en la medición que realiza el organismo internacional; en la edición 2016, se ubicó en el puesto 66°, detrás de otros cinco países latinoamericanos; Alemania encabeza el ranking

Los avances en el desempeño logístico de las economías menos desarrolladas se desaceleraron por primera vez desde 2007, mientras que las economías emergentes que implementan iniciativas logísticas integrales siguen mejorando su desempeño, según explica la edición 2016 del Indice de Desempeño Logístico "Conectarse para competir: la logística comercial en la economía mundial", que publica el Grupo Banco Mundial cada dos años.

Por tercera vez, entre 160 países que miden su despeño en logística comercial, Alemania es el mejor posicionado, en tanto que la Argentina ocupa el puesto 66°, un retroceso de 6 lugares respecto de 2014.

"El desempeño logístico tanto en el comercio internacional como en el mercado interno es fundamental para el crecimiento económico y la competitividad de los países. Desafortunadamente, la brecha entre los países pobres y los ricos en esta materia sigue existiendo, y la tendencia a la convergencia observada entre 2007 y 2014 se revirtió en los países con el peor desempeño", señaló Anabel González, directora del Departamento de Prácticas Mundiales de Comercio y Competitividad del Grupo Banco Mundial.

Descenso nacional

La situación de nuestro país es preocupante si se piensa que en la primera medición del análisis del Banco Mundial, en 2007, ocupaba el puesto 45°, apenas superado por Chile (32°), entre los países de América latina.

Desde entonces, y en menos de 10 años, la Argentina no detuvo su descenso y hoy se ubica por detrás de Panamá (40°), Chile (46°), México (54°), Brasil (55°) y Uruguay (65°).

Aquellos años en los que el país era reconocido por marcar tendencia regionalmente y recibía a ejecutivos de todo el continente para capacitarlos en logística parecen haber desaparecido al mismo ritmo en que otras naciones apostaron al desarrollo y la competitividad de sus sistemas logísticos.

"En los últimos años, la Argentina permaneció autoaislada y la logística no resulta ajena al deterioro de otras áreas de importancia estratégica tales como la energía, la minería y la industria", explica Alejandro Arroyo Welbers, director de la Maestría en Logística de Integración Regional del Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA).

Para el académico, la inversión directa extranjera disminuyó y la logística no hizo más que acompañar la tendencia. "La no integración, la no competencia, la no apertura, la no observancia de las tendencias globales y la no inversión, causaron consecuencias negativas en la competitividad de las cadenas de valor", sostuvo.

"Las dificultades en términos de eficiencia aduanera, cantidad de trámites necesarios, los extensos tiempos de mercaderías en suspenso, los altos costos de manipulación de las cargas, la falta de plataformas logísticas eficientes y la ineficiente combinación de medios de transporte, con preeminencia del camión -que es más costoso que otros medios-, conforman un menú definitivamente anticompetitivo", destaca el especialista Alberto Schuster, director de la Unidad de Competitividad de la consultora Abeceb.

En este sentido, agrega que "las deficiencias logísticas siguen siendo un gran peso en nuestra estructura económica. Tanto a nivel global como regional, el país presenta falencias significativas producto de la omisión de políticas que enfoquen la eficiencia logística como una prioridad en la agenda de gestión".

Reconstrucción

El mayor declive de la Argentina entre los indicadores que mide el Banco Mundial se percibe en el tema aduanero y en la eficiencia de proveedores, repasa el consultor en Logística Internacional, Roberto Destéfano, y recomienda para mejorar esos aspectos "una revisión de los procedimientos y documentación vigentes en la operativa del comercio exterior orientada a su simplificación y, fundamentalmente, capacitar al personal interviniente".

Respecto de los proveedores de servicios, Destéfano dice que "deberían tomar nota del carácter integrador de los actuales circuitos logísticos que requieren conductas sustancialmente diferentes a las del modo compartimento estanco, como fue tradición en los formatos unimodales".

Por su parte, Schuster considera que "fomentar las inversiones significativas en el área de infraestructura es clave para mejorar la competitividad en la logística. Actualmente, el país destina poco más del 1% de su PBI en esta área y para sostener un crecimiento futuro de la producción, debería invertir el 3%".

Finalmente, para Arroyo Welbers, "el Estado debe hacer inversiones estructurales para intentar gradualmente generar cierto nivel de eficiencia en los distintos segmentos de la cadena de valor y, por su parte, los privados deben invertir en tecnología y gestión que ayude a mejorar la productividad de su negocio". Según el docente del ITBA, "el mercado logístico como un todo, merece un planteo estratégico (largo plazo) y soluciones tácticas concretas (corto plazo). Para ello es clave que se materialice la tan esperada inversión directa extranjera".

El desafío está planteado y el próximo índice del Banco Mundial será en 2018.

Fuente: LA NACION - Comercio exterior

Noticias de Encuentro Argentino de Transporte Fluvial
  • Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur

    Presentación Anuario Hidrovías del Mercosur En el Marco del XXVII Seminario Internacional de Puertos, Vías Navegables, Transporte Multimodal y Comercio Exterior, el martes 28 de noviembre a las 17.30 hs se presentará el Anuario "Hidrovias del Mercosur". Iniciativa del Instituto de Desarrollo Regional de Rosario[…]

    Leer más...
Noticias de Infrapublica.com

Cotizaciones

Dolar ${dolar_c} / ${dolar_v}
Euro ${euro_c} / ${euro_v}
Real ${real_c} / ${real_v}